Sarah Lark - Hacia los mares de la libertad

Crítica realizada por Luciago

Este es el inicio de una nueva serie de Sarah Lark ambientada en Nueva Zelanda. Esta vez trata de los convictos irlandeses e ingleses que poblaron entonces Australia, y en este caso consiguieron escapar hacía Nueva Zelanda.

Aquí se entrecruzan, además de Kathleen, Michael y Lizzie Claire y muchos personajes que irán influyendo en la vida de estos principales protagonistas, y cambiarán su vida y los sueños o sus ideas iniciales. Pero para mí el personaje que más me ha calado y me ha hecho vibrar ha sido indudablemente la inteligente y vivaz Lizzie. Una mujer camaleónica, que no duda en hacer cualquier cosa en la vida por salir adelante y por ayudar al amor de su vida, que perdona los errores del ser que ama y lucha por salir adelante y que es como una aspiradora en aprender todo lo que la rodea. Es la primera que aprende el idioma maorí y la primera que se introduce en la cultura de los nativos. Ellos la respetan y la consideran una persona con "mana". Es una luchadora y pese a su poco fuerte apariencia, su interior es poderoso y firme.

Pero voy a contar a grandes rasgos la trama. Consta de cinco partes. La primera transcurre en Irlanda y aquí la autora nos muestra una tierra arruinada donde sus gentes prácticamente mueren de hambre. Sólo unos pocos viven dignamente, por lo que el resto se dedica a robar para comer y a engañar para sobrevivir, por lo que Michael, uno de estos que han robado para conseguir su sueño de emigrar a América con su amor Kathleen, es detenido y enviado a la Tierra de Van Diemen, en Australia, donde van todos los presos deportados. Mientras, Kathleen embarazada pero con el dinero del robo, cae en las manos del desaprensivo Ian, el cual se casa con ella y emigran a Nueva Zelanda.

La segunda y tercera parte transcurre ya en Nueva Zelanda y Australia. Aquí ya aparece Lizzie. Una reclusa inglesa que ha robado un pan y unos pastelillos para comer y también es deportada junto con Michael. Aquí nos cuenta la autora cómo eran los barcos prisión. Las mujeres iban en barcos separadas de los hombres aunque aquí ella lo ha modificado a favor de la historia y ha incluido a doce hombres en el barco donde va Lizzie para que así se conozcan los personajes. Las mujeres eran mucho mejor tratadas que los hombres, de hecho, casi ninguna cumplía la condena entera, ya que terminaban casándose.

También sabemos cómo va el matrimonio de Kathleen e Ian en Las Llanuras de Canterbury en Nueva Zelanda y la aparición de un nuevo personaje que tendrá una relevancia muy importante en la vida de Kathleen. Claire, una vecina en una plantación cercana, la cual el marido abandona con una niña recién nacida. Una persona vivaz alegre y muy positiva. Otro personaje realmente importante y que es clave en la vida de Kathleen.

Mientras tanto la autora nos enseña también cómo se va terminando ya el negocio de Caza de ballenas, cómo empieza el de la cría de ovejas, todo lo concerniente al esquileo, a las costumbres de los maoríes en relación a este tema. También es muy importante todo el proceso y la inestabilidad que llevó a la zona la fiebre del oro. Todo esto aparece reflejado en la cuarta y quinta parte empezando todo en 1846 y terminando en 1864.

La ambientación es como acostumbra esta autora, perfecta, y la documentación histórica, dentro de alguna licencia que se permite bastante real. Los personajes perfectamente retratados. Las dos mujeres que me han impactado completamente han sido Lizzie y Claire. Tanto una como la otra consiguieron salir de situaciones terribles una y otra vez, con la ayuda de su fuerza de voluntad y su inteligencia, y ayudaron a la vez a las personas que amaban.

Una obra maravillosa que, siendo el inicio de una serie, no dudo que seguiré. Me ha hecho palpitar, sufrir, reír, enfadarme, llorar y sacar todos los sentimientos que tengo dentro y además vivir una aventura y conocer un país que de otra manera no lo hubiese conocido.

Muy recomendable.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |