Sabrina Jeffries - El Benefactor

Valoración:

Crítica realizada por Anasy

Último libro de la Serie: "Escuela de señoritas"

Desde que empezó la serie, los lectores se han preguntado acerca de la relación de Charlotte con su misterioso amigo por correspondencia, el primo Michael. Ha llegado el momento de saber cuál es su verdadera identidad.

Cuando tenía dieciocho años, Charlotte Page cometió un error que cambiaría toda su vida. Agravió a un hombre en un acto impulsivo que llegó a lamentar profundamente, aunque la condujo directamente a lo que ahora es: la señorita Harris. Y sin saberlo, ese hombre es ahora su anónimo benefactor, el misterioso primo Michael.

Su mascarada comenzó como preparación a una terrible venganza, pero se fue transformando en algo muy agradable y ahora Charlotte necesita desesperadamente su ayuda. ¿Podrá salvarla del desastre sin revelar su secreto o conseguirán los errores del pasado separarlos para siempre?

OPINIÓN :

Excepto un par de libros que me encantaron de esta autora, el resto de sus novelas me parecieron entretenidas sin más o me aburrieron, no escribe mal pero a veces sus libros me parecen más de lo mismo, demasiado lentos y no consiguen engancharme, pero después de leer algunas de las novelas que formaban esta serie y de conocer a la señora Harris y al primo Michael, no podía dejar pasar la oportunidad de conocer al fin la historia de los dos personajes que tanta importancia tuvieron a lo largo de la serie.

Charlotte Harris es la directora de la respetada academia para señoritas, al menos era una respetada academia hasta que muchas de sus pupilas organizaron diferentes escándalos que no han dejado bien parada a la escuela. Para todos los que leyeran la serie o algunos de sus libros ya conocen a Charlotte y a su "primo" y misterioso benefactor, Michael. Sin el primo Michael, la señora Harris jamás habría podido fundar su deseada escuela, una escuela con la que ya soñaba de jovencita , una escuela que a parte de aprender las labores propias de una señorita de buena familia , les aprendería todas esas asignaturas que estaban vetadas para las jóvenes y que les proporcionarían una buena cultura y sabiduría. Así que durante catorce años, Charlotte consigue llevar a lo más alto su querida escuela gracias al primo Michael al que sólo conoce por las frecuentes misivas que se mandan, entre ellos se forja una relación de confianza y amistad que se rompe cuando Charlotte insiste en conocerlo en persona.

De repente Charlotte se ve sin noticias de su querido benefactor y se entera de que quieren comprar la finca colindante a la escuela para montar un hipódromo, lo que es intolerable al lado de una escuela de jóvenes damas. A eso hay que sumarle las pocas matrículas que ese año se presentan para la escuela por culpa de los escándalos y que David Masters, el vizconde Kirkwood , reaparece en su vida después de casi diecinueve años.

La relación de David y Charlotte es complicada y lejana, se conocen desde niños debido a la amistad de sus padres, siendo jóvenes se esperaba que la pareja se casara y aunque al principio los dos no toleraban la idea, en seguida empiezan a congeniar y a gustarse, terminan enamorados y dispuestos a casarse, hasta que un mal entendido rompe con esa relación y hace que Charlotte, sin querer, humille públicamente a David de tal manera que él la odiará durante mucho tiempo y hasta planea un astuto plan de venganza. Charlotte termina casándose y quedándose viuda y en la ruina al poco tiempo, es cuando aparece el primo Michael en escena y hace posible su sueño de montar una escuela. David se casa años más tarde y ahora viudo recientemente, decide que ya es hora de recuperar a la única mujer que ha amado en su vida.

Charlotte sigue arrepentida y avergonzada por lo que sucedió tantos años atrás, sabe que hizo daño a David tanto públicamente como en su corazón, pero ella también sufrió las consecuencias, nunca lo ha olvidado y nunca quiso a nadie como a él. Cuando reaparece en su vida bajo el pretexto de un donativo por parte de su difunta esposa, Charlotte no sabe como enfrentarse a tenerlo otra vez cerca y a combatir los sentimientos que despierta en ella después de tantos años.

David por su parte sabe que lo tiene complicado, un paso en falso y toda la red de engaños y tejemanejes que ha llevado a cabo con los años, se desmoronará y harán que pierda a Charlotte para siempre, pero a la pareja se le complican las cosas cada vez más y aparecen frentes abiertos por todas partes. Charlotte no desea perder su escuela ni lo que ha conseguido con tanto esfuerzo y trabajo, le gusta lo que hace y la independencia que tiene, y aunque quiere a David no está dispuesta a dejar que él pueda herirla o dejar en sus manos su futuro y todo lo que tiene .

Es un libro sencillo, sin grandes sobresaltos, que a veces se me hizo un poco lento , salen muchos de los personajes que hemos visto a lo largo de la serie, se conoce por fin quien es el misterioso primo Michael , y sobre todo , conocemos por fin la historia de la señora Harris, la tan afamada directora que tiene un carácter bastante benevolente, aunque con mucho genio e ingenio, una mujer luchadora que consigue lo que tanto quiere aunque en el camino deja al amor de su vida y muchos años para lamentar las acciones que cometió siendo joven.

En general, es un libro entretenido, que se lee bien, que no tiene nada destacable pero no aburre y que a las seguidoras de esta autora, creo que les va a gustar mucho.

Bueno.


Crítica realizada por Mary Jo

 

Hace tiempo que comencé a leer esta serie, como todas las series largas y que se dilatan mucho en el tiempo, algunos de sus libros son memorables otros fácilmente olvidables, pero desde el principio lo que más me gustaba de todas las entregas, eran las cartas o los extractos que aparecían al principio de los capítulos. Me tenía bastante intrigada y siempre me preguntaba quién sería el misterioso primo Michael. Bien, en esta última entrega de la serie por fin se nos desvela el misterio, y pasamos a conocer la historia que hay detrás de un benefactor anónimo.

El libro nos cuenta la historia de la joven Charlotte Harris cuyo padre, hombre poco cariñoso por no llamarlo maltratador, decide presentarla al heredero del vizconde de Kirkwood David Master. Para ello viajan al hogar de la familia Masters, si bien Charlotte es bastante reticente pues se siente atraída por un joven oficial, el capitán Harris. La atracción entre ellos comienza enseguida, y en los días que permanecen en la propiedad, la posibilidad de un matrimonio entre ellos es cada vez mayor. Sin embargo algo sucederá la última noche, suceso que llevará a Charlotte a odiar al joven Masters, y llevar a cabo una acción irreflexiva y peligrosa, que se le escapara de las manos y que dará lugar al mayor escándalo del momento.

Sintiendo un odio feroz por el hombre que le ha provocado su primera desilusión y atemorizada por su padre, Charlotte huye esa misma noche con el capitán Harris con el cual se casa. Años más tarde convertida en viuda, recibe la ayuda de una persona que dice ser primo de su difunto marido, pero que desea permanecer en el anonimato.

Es así como arranca la academia de la Señora Harris, de reputación intachable como su directora, si bien los escándalos provocados por las pupilas han deslustrado un poco su buena fama. La falta de alumnas se une a la peor de las pesadillas de Charlotte, su vecino amenaza con vender la propiedad colindante a un inversor que planea construir un hipódromo y un lujoso hotel para jóvenes dandis. A esto se une el silencio epistolar del primo Michael, y cuando todo parece venirse abajo, aparece lord Kirkwood, con un legado de su difunta esposa que los obligara a mantener un continuo contacto. Si bien Charlotte ya no lo odia, pues con el tiempo descubrió la verdad sobre lo que creyó ver aquella fatídica noche, si se siente muy culpable por que su actuación irreflexiva le ha causado a él muchos prejuicios.

Aunque en un principio la ayuda prestada para la creación de la Academia, formaba parte de un maquiavélico plan de venganza por parte de Kirkwood, a través de los años, de las cartas que comparten y de descubrir ciertos sucesos que aclaran lo acontecido en el pasado, la tal nombrada venganza dejo de tener peso, y ahora años después David intenta arreglar el desastre en que se puede convertir el sueño de Charlotte, y convencerla de que su destino es estar junto a él y ser su esposa.

Me ha parecido una historia sencilla y entretenida, nada memorable, como alguno de los otros libros de la serie será fácilmente olvidable. Su lectura me ha parecido algo lenta y un tanto aburrida. La historia es un tanto traída por los pelos, no demasiado creíble a veces.

En cuanto a los personajes no puedo decir gran cosa, no me ha parecido que tuvieran mucha química entre ellos. La señora Harris me parece poco veraz, acusando a sus pupilas de cometer actos deplorables, cuando ella comete los mismos o incluso peores. A lord Kirkwood le cogí antipatía cuando leí que había cortejado a una de las alumnas de la Academia y se había casado con otra por dinero, entiendo que eso pasa muy a menudo, pero me ha desagradado bastante la forma en que es tratado.

De los secundarios tampoco puedo decir gran cosa, como ya he comentado después del tiempo transcurrido entre un libro y otro he olvidado gran parte de los sucesos y a sus protagonistas.
Mi conclusión, una novela entretenida sin grandes pretensiones, necesaria para las seguidoras de la serie, únicamente para concluirla y desvelar el misterio del benefactor.

Puntuación: Regular

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |