Ruth M. Lerga - Amor enmascarado - Be my Valentine

Valoración:

Crítica realizada por Chicle

«Ha llegado la hora de que Helena sea presentada en sociedad y no puede contar con dos padrinos más excelsos: su hermano Sebastian, conde de Hentley, y la antigua pupila de este, Genoveva, una duquesa viuda con la mejor reputación. Pero nadie en Londres sabe que entre ellos hubo sentimientos que nunca llegaron a confesarse. Sebastian detesta a la princesa de hielo en que Veva se ha convertido; Genoveva culpa a Sebastian de haber perdido toda su espontaneidad al forzarla a un matrimonio desgraciado.

Durante seis meses tienen que vivir en la misma casa, acudir a las mismas fiestas y simular una buena relación, cuando el rencor y el arrepentimiento campan a sus anchas en cada conversación que mantienen. ¿Seis meses? Imposible: la situación se verá rebasada en apenas dos semanas, pues la contención no es precisamente la virtud de ninguno de ambos.»

¡Qué preciosidad! Si hay una autora española que me recuerde a Lisa Kleypas, esa es Ruth M. Lerga. Menuda química desprende la relación de estos dos protagonistas. Ufffffffffff, echan chispas. Esta química entre los protagonistas yo solamente la he encontrado en Lisa Kleypas, y me maravilla que una escritora como Ruth M. Lerga, que solo tiene un libro publicado, esté a la altura de mi escritora favorita. Se me pone la piel de gallina al pensar lo que nos puede traer la pluma de Ruth M. Lerga cuando tenga más tablas y libros en su haber.

Aunque reconozco que el mejor relato de Be my Valentine es el de Ana Iturgaiz, sin embargo el que a mí de verdad me ha robado el corazón es "Amor enmascarado" de Ruth M. Lerga. Esta autora creo que ha sabido corregir y madurar respecto a su anterior novela. Creo que con este relato ha logrado el equilibrio justo al mezclar los diálogos con la narración, consiguiendo que sea una lectura muy rápida, emocionante y con chispa. ¡Y qué narración! Escribe como los ángeles.

Creo que el único defecto que le encontraba a esta escritora es que en ocasiones utiliza demasiada narración y usa poco los diálogos, lo cual es una pena porque cuando los personajes interactuan, lo borda. Por eso me ha sorprendido tanto este relato, porque creo que ha corregido su tendencia a meter narración y ha aprovechado maravillosamente las conversaciones y la atracción sexual.

Se me pone la piel de gallina cada vez que recuerdo el baile de máscaras al final de la historia. Mi corazón bombeaba a mil, y sentía mariposillas en la barriga. ¡Cuánta sensualidad hay en esta escena! Bueno, en esta y otras también. Este es el claro ejemplo de que la escritora que tiene este don no necesita el sexo para hacer suspirar a los lectores, con una simple caricia en el momento exacto ya consigue mucha más tensión sexual que otras autoras con un polvo descrito en cinco páginas.

No dejéis de leer este relato, es precioso. Y encima es una historia de reencuentros, con lo que a mí me gustan este tipo de novelas.

¡Qué pena que no sea un libro más largo! Me habría encantado leer esta historia más extensa.

 


Crítica realizada por Katon

 

«Ha llegado la hora de que Helena sea presentada en sociedad y no puede contar con dos padrinos más excelsos: su hermano Sebastian, conde de Hentley, y la antigua pupila de este, Genoveva, una duquesa viuda con la mejor reputación. Pero nadie en Londres sabe que entre ellos hubo sentimientos que nunca llegaron a confesarse. Sebastian detesta a la princesa de hielo en que Veva se ha convertido; Genoveva culpa a Sebastian de haber perdido toda su espontaneidad al forzarla a un matrimonio desgraciado.

Durante seis meses tienen que vivir en la misma casa, acudir a las mismas fiestas y simular una buena relación, cuando el rencor y el arrepentimiento campan a sus anchas en cada conversación que mantienen. ¿Seis meses? Imposible: la situación se verá rebasada en apenas dos semanas, pues la contención no es precisamente la virtud de ninguno de ambos.»

Veva conoce muy bien a Helena y a su hermano Sebastian, conde de Hentley. Durante varios años vivió con ellos tras la muerte de sus padres hasta que Sebastian, su tutor, la prometió en matrimonio sin ni siquiera consultárselo. Tras varios años de un horrible matrimonio con un noble francés se ha convertido en el modelo para la sociedad londinense, todo corrección y autodominio. Poco tiene que ver con la alocada y espontánea Veva que recuerda Sebastian y a la que echa terriblemente de menos.

El relato gira en torno al próximo debut de Helena, pero sobre todo a los recuerdos y sentimientos de Veva y Sebastian. Qué bien los ha plasmado Ruth. Aún noto la tensión de ese encuentro en la biblioteca y suspiro por esa escena final del baile. Con su manera de escribir consigue que olvide que no están ellos dos solos, sino que están rodeados de varias familias de la aristocracia.

El rencor de Veva está más que justificado, hasta yo misma he tenido ganas de decirle cuatro cosas a Sebastian, y si no llega a ser por cierta carta aún seguiría pensando que no se merece su buena suerte. Pero Sebastian purga su error a ojos del lector, o eso es lo que me ha pasado a mí, tendrá que vivir sabiendo lo que ha sufrido la mujer a la que ama.

Ya sabía que Ruth escribía magníficamente y con este relato no he hecho sino afianzarme en esa opinión, pero además es capaz de hacernos suspirar y soñar con una simple caricia, con una simple mirada. Los diálogos llenos de ironía y dobles sentidos son una delicia. En resumen, una historia deliciosa con la que disfrutar de principio a fin. Me he quedado con ganas de leer más y más.


Crítica realizada por Rociodc

Genoveva ayuda a su amiga a su presentación en sociedad, pero mientras llega el día tiene que vivir con ella y con su hermano Sebastian conde de Hentley, su antiguo tutor y por el que sintió algo muy epecial y al ahora culpa por el cambio de su carácter alegre y de su amor por él, y que le culpa de ser el responsable de haberla casado con un hombre al que ni siquiera conocía...

Lo que no sabía es que Sebastian lo hizo para separarla de él, pues también sentía algo por ella, y ahora está atormentado al ver en lo que Veva se ha convertido: la princesa de hielo por su culpa... y aún siente por ella algo especial.

Los días que tienen que pasar juntos bajo el mismo techo harán que que se enfrenten y también que el amor vuelva a ellos.

Es uno de los relatos que más me han gustado, lo he disfrutado muchísimo, me hubiera encantado que hubiera sido una novela larga, porque no tiene desperdicio.

Se ve lo que han sufrido ambos por el matrimonio concertado de Veva, el arrepentimiento de Sebastian, y tantos sentimientos en una historia tan corta, que hace suspirar a cualquiera.

Me encanta la forma de escribir de Ruth, y este relato es una clara evidencia de lo que nos queda por disfrutar de sus futuras y actuales novelas.

Mi valoración 5/5.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |