Ruth Langan - El amor del pirata

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Mc2

Un mundo de sombras y misterio fue lo que Olivia St. John encontró cuando llegó a Blackthorne para trabajar como institutriz. Sin embargo, ella estaba decidida a desentrañar los secretos que escondía la mansión del enigmático lord Quenton Stamford para sacarle de su mundo de tinieblas. Quenton Stamford había jurado no volver a confiar en una mujer, hasta que Olivia St. John entró en su vida. Su espíritu de lucha le hizo despertar de una pesadilla... ¿Pero podría seguir su ejemplo y volver a aprender a vivir... y a amar?

Novela independiente ambientada en la Inglaterra de mediados del siglo XVII.

Quenton Stamford no había podido demorar más su regreso a casa. Un lugar antaño lleno de risas y alegría, pero ahora lúgubre y frío. La muerte de su abuelo le impedía seguir huyendo de su pasado. Pero esta vez no regresaba sólo. Vuelve acompañado de un niño de origen desconocido, cuya presencia no deja de ser motivo de cuchicheos por parte de los criados que no saben que hacer con él. Su carácter introvertido y misterioso precisará de alguien especial. Una institutriz que le haga salir de su mundo imaginativo y oscuro.

Olivia St. John se había quedado huérfana de forma inesperada. La prematura e inesperada muerte de sus padres la había obligado a dejar Oxford e instalarse en Londres. Pero, sus tíos y sus primos Catherine y Wyatt, no parecen ser una familia amante y protectora. Sobre todo su primo, abogado de profesión, empeñado en que firme, sin leer, unos contratos. Su negativa llevará a Wyatt a límites insospechados. Sólo la presencia de una fiel criada impedirá a la joven ser violada. Con un futuro incierto y peligroso deberá aceptar el puesto de institutriz en Cornwall.

Pero Blackthorne no es el sitio que esperaba. No sólo es frío y tenebroso, sino que sus habitantes parecen marcados por el dolor y la tragedia. Lord Quenton es un hombre serio y frío, y el dolor parece habitar permanentemente en sus ojos. Su hermano pequeño, Bennett, es un joven inválido que perdió la capacidad de caminar, además del habla, tras el desgraciado accidente en el que perdió la vida la esposa del señor de Blackthorne. Y, el pequeño Liat, es sólo un niño para el que la costa de Cornwall es un lugar lleno de monstruos que se tragan el sol y le impiden ver los soleados paisajes de Jamaica, el lugar en dónde nació.

Sin embargo, la alegría innata de Olivia y el deseo de ayudar a todos los habitantes de la casa, les hará poco a poco despertar de sus temores y sus miedos devolviendo la alegría a Blackthorne. Pero alguien se esconde entre las sombras, empeñada en revelar sus secretos a la persona equivocada. Un visitante inesperado visitará Blackthorne, pero traerá consigo un séquito en el que alguien no es lo que dice ser. ¿Se repetirá lo sucedido con Antonia, esposa de Quenton, hallada muerta al pie del acantilado? ¿Descubrirá Lord Stamford, en calidad del famoso y temerario corsario "Q", quien quiere destruir a las personas que ama y por qué?

¿Qué puedo decir de esta novela?... Pues ante todo que no he podido evitar leerla de un tirón. Me ha tenido tan atrapada que no pude dejarla hasta leer la última frase. En cuanto empecé con la novela recordé libros con cuyas lecturas disfruté hace muchos años. No puede evitar rememorar la frase "Anoche soñé que había vuelto a Maderley..." de Rebeca, o incluso el libro Cumbres borrascosas. Es como si en mi imaginación volviera al caserón tenebroso y misterioso que había visto en las adaptaciones al cine. La misteriosa muerte de Antonia Stamford pende sobre la casa alterando a todos. Desde Bennett, que fue testigo de su muerte pero cuya pérdida del habla y ensimismamiento interior le impide revelar lo que ocurrió, hasta Quenton convencido de que su mujer le fue infiel y se quitó la vida por ello. Hay un ama de llaves, Qwynnith, gruñona y temperamental. Un mayordomo, Pembroke, que intenta complacer a todos. La antigua doncella de Antonia que odia a su patrón, no sólo por considerarle culpable de la muerte de su señora, sino porque ha sido relegada a funciones de mera doncella. Y un niño, Liat, de madre Jamaicana y padre inglés (no es Quenton para las mal pensadas) que sólo necesita que le devuelvan la infancia perdida, algo que logra la joven cuando descubre su pasión por las mariposas. Un dibujo, muy gráfico y colorido, pasará a formar parte de la colección del rey Charles, Repelús, para sus amigos de la infancia Q (Quenton) y Peque (Bennett).

En cuanto a los protagonistas, Quenton guarda un pasado secreto oculto cuando, como corsario, libró importantes batallas, defendiendo las aguas inglesas de buques extranjeros. Tiene miedo de volver a sentir algo por una mujer. En tierras jamaicanas una pitonisa, la madre de Liat, le dijo que había alguien que deseaba todo lo que tenía... todo lo que amaba... Desde entonces se dedicó con ahínco a guardar las distancias con todo lo que apreciaba. Tal vez los remordimientos, o las dudas, le hacen mantenerse alejado de Bennett comportándose casi como desconocidos. Olivia es una joven apasionada por la vida y la naturaleza que no se conforma con sobrevivir en Blackthorne. Desea devolver la confianza y la alegría de todos los habitantes de la casa, pese a no poder olvidar el miedo pasado en Londres y sentir la presencia de alguien oculto en las sombras de la casa.

En cuanto a los secundarios podemos destacar al pequeño Liat con su inocencia y su ternura, a la joven Miranda dedicada en cuerpo y alma a Bennett, a Qwynnith, a Pembroke, al rey Charles y al malo de la historia, Wyatt.

En conclusión, una novela cargada de suspense, ternura, buenos sentimientos, misteriosos secretos, un asesinato y buenas dosis de amor y romance. La valoro como muy buena.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |