Robyn Carr - Luz de luna

Valoración:

Crítica realizada por LILIAN

Libro 15 de la serie "Virgin River"

"Kelly Matlock era una sous?chef al alza, pero el inesperado desmayo que sufrió en su lugar de trabajo fue para ella una llamada de atención. Desilusionada y quemada, decidió retirarse durante un tiempo a casa de su hermana Jillian en Virgin River para descansar y poner las cosas en perspectiva.

Estaba bien entretenerse en el jardín de Jill y cocinar variedades autóctonas de hortalizas, pero no podía haber un lugar más distinto a San Francisco que Virgin River, hasta tal punto que Kelly estaba empezando a encontrarse casi demasiado relajada... Entonces, conoció a Lief Holbrook. Aquel viudo tan guapo parecía más un leñador que un sofisticado guionista, pero sin duda la combinación de ambas cosas resultaba irresistible, al menos para ella. Lo que ya no lo era tanto era su hija, Courtney, precisamente la razón por la que habían dejado Los Ángeles, aunque ni siquiera en un lugar como Virgin River la adolescente era capaz de mantenerse alejada de los problemas.

Kelly nunca se había enamorado de un hombre con semejante carga a la espalda, pero había cosas por las que merecía la pena luchar. Además, una adolescente malcriada no podía ser mucho peor que un chef histriónico... ¿no?"

El libro se me ha hecho muy pesado de leer. De hecho, para mi gusto esta serie empieza a rozar lo interminable. Y aunque sé que cada una de las novelas que la integran, narra historias independientes (eso sí, rodeadas del parroquiano rivereño de turno), creo que Robyn Carr tendría que echar el freno.

Para ser justa, debería haber empezado en primer lugar reconociendo que no me gustan especialmente las historias ambientadas entre cocinas y guisos, sean de alta cocina o de taberna de pueblo. Quizá la autora intenta meter algo de glamour en el argumento, con todo ese rollo del restaurante de cinco estrellas, los chef maniáticos y el estrés culinario, pero al final yo me he quedado con la sensación de que el agua con el aceite casan más, que una chef estresada que decide asentarse en Virgin River y su máxima aspiración consiste en pasarse la vida cocinando platos exquisitos para los demás. En fin, que tanta comida no me ha abierto el apetito, sino más bien, me lo ha quitado... Estoy segura de que si la autora no se hubiera centrado tanto en esta parte y más en los paisajes, el modo de vida rural o el romance en sí, mi opinión sería otra. Esto fue lo que hizo Nora Roberts en Nacida del hielo y todavía recuerdo lo que disfruté en la cocina del hotelito rural de Brie Concannon.

Tampoco me ha gustado demasiado ese primer encuentro entre los futuros tortolitos. No le he encontrado mucho sentido a la charleta que se trae Kelly con Lief, en la barra del bar, a los dos minutos de conocerse. El escritor de guiones de cine, viudo y padre de una niña de catorce años y la chef que va a ponerle luz en sus ojos, o merengue, no sé, no me llega...

Puestos a criticar, Courtney, la hija de Lief, es un filón. Esperaba que una adolescente que se volvió gótica y rebelde tras la muerte de su madre, daría más problemas que alegrías.

Mi puntuación es 2/5

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |