Robyn Carr - Luces de invierno

9.0/10 rating 1 vote

Crítica realizada por LILIAN

Libro 16 de la serie "Virgin River"

Becca Timm ha rehecho su vida o eso cree. Es maestra y acaba de perder su trabajo en una escuela privada de San Diego. Es una chica desenvuelta pero algo ingenua, ocurrente y muy guapa. Cuando escucha a su hermano Rich planear una excursión de pesca y caza con sus amigos marines, ni corta ni perezosa, decide apuntarse. Tiene la espinita de Denny clavada profundamente en su corazón y quiere hacer un experimento. Necesita volver a verle y que su corazón hable. No quiere engañar a su nuevo novio universitario con promesas que sea incapaz de cumplir.

Denny Cutler es un pipiolo de 25 años que se ha comido la vida a mordiscos. Militar, durante 4 años perteneció al Cuerpo de Marines y ya conoce dos guerras. En la primera conoce a Rich y por tanto a Becca. Su noviazgo va viento en popa hasta que la muerte se lleva a su madre y no puede digerirlo. Denny decide dejar todo y a todos y volver a enrolarse en los marines. Becca se queda destrozada porque no entiende nada. Pasa el tiempo y Denny vuelve a buscarla muy arrepentido pero ya es tarde. Becca le rechaza y Denny se traslada a Virgin River. Cuando cree haber encontrado la paz que estaba buscando, aparece Becca para torturarle. Becca, nada más desembarcar acaba en el hospital y con muletas. ¿Adivináis quién es su enfermero?

Robyn Carr ha conseguido transportarme de nuevo a la rutina diaria de los habitantes de Virgin River, un pequeño pueblo rural americano rodeado de bosques y con un río que es el nirvana de cualquier pescador que se precie. El encanto de Virgin River no se ve a simple vista (hasta Becca lo describe como un pueblucho de mala muerte antes de caer presa de su magia). Y es que fuera de lo que es la belleza de la naturaleza, las casitas necesitan unas cuantas reparaciones y hay más de un lugareño al que le cuesta mucho poner un plato en su mesa. El verdadero poder del pueblo viene de la fuerza que poseen todas las personas que lo habitan, muchos de ellos protagonistas de otros libros de la serie.

Esta serie me sorprende bastante. Terminé de leer Luz de luna con mucho esfuerzo y claro, no esperaba que me gustara tanto Luces de invierno. Y es que las historias sobre reencuentros y segundas oportunidades me chiflan. En este caso, ha sido todavía más interesante porque sabes lo que siente Becca pero los sentimientos de Denny los desconoces. Está distante con ella y no se prodiga en miradas ardientes. Encima su mejor amigo es Rich (el hermano de Becca) y tiene que ir con pies de plomo, para que no se resienta su amistad. Nadie ha olvidado que 3 años antes, dejó tirada a Becca sin una explicación convincente.

La verdad es que he vivido la lectura de esta novela intensamente. Hay unas cuantas escenas que han quedado grabadas en mi memoria como cuando están los 3 amigos pescando en el río mientras Becca los observa desde la camioneta o cuando van a cortar el gran abeto al bosque y luego lo colocan en la plaza mientras van cayendo los primeros copos de nieve de lo que luego será una gran nevada. Y fuera de estas escenas bucólicas mi favorita es la que protagonizan Becca y Denny, después de los 20 minutos de ducha fría a los que se somete Denny...

Después de tantos años leyendo romántica y viendo el giro nefasto que han dado las editoriales en cuanto a las portadas, tengo que felicitar a Harlequin por el mimo con el que cuida las portadas de esta serie. Desde luego, con la de Luces de invierno se han salido, la encuentro adorable. Quizá sea porque se acerca la Navidad y una se pone algo sentimental cuando ve ese árbol enorme con todas esas lucecitas blancas, rojas y azules sobre un fondo rojizo que aunque no parece muy navideño a mí me tiene entregada.

Por todo lo anterior y muchas cosas más que he dejado en el tintero para no resultar empalagosa, mi puntuación es 4,5/5

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |