Robin Schone - El tutor

Valoración:

Crítica realizada por Awen

Cuando una lectora tiene en sus manos una novela erótico-romántica, lo normal es que piense que se va a encontrar con mil y una escenas de cama. Escenas de sexo, unas acordes con el hilo de la historia y otras metidas con calzador, que, a diferencia de una novela romántica, van a sustentar la base de la historia.

Cuando yo cogí "El tutor", esperaba encontrarme justamente eso. Aunque yo no soy muy aficionada a las novelas eróticas, "El tutor" me despertaba cierta curiosidad por la controversia de su contenido. Entre todos aquellos que se han sumergido en su lectura, son tantos los que lo alaban como los que lo critican. Así pues, ávida por descubrir lo que tras sus páginas se encerraba, me dispuse a leerlo.

El libro se centra en la Inglaterra de 1886. La sociedad londinense está gobernada por los conservadores, aquellos políticos cuyos principios y valores se basan en el cristianismo, en la unión de la familia, en la moralidad y en la decencia.

Elizabeth Petre es la ilustre hija del primer ministro del gobierno británico. Tiene treinta y dos años y lleva dieciséis casada con el ministro de Economía y Hacienda, Edward Petre. Éste aspira a suceder al padre de su mujer, así que lleva una vida totalmente centrada en la política. Como buena esposa, Elizabeth, se dedica a acompañar a Edward a todas las reuniones sociales, bailes y beneficencias dando la imagen de una familia perfecta. Aunque la realidad distaba mucho de ser así. Elizabeth lleva años sin ser querida, sin ser amada por su marido. Es consciente de que las únicas veces que ha entrado en su lecho ha sido para engendrar a sus dos hijos. Ni una más. Aun sabiendo que en la mayoría de los matrimonios los maridos abandonan la cama de su esposa para encontrar consuelo junto alguna más jovencita, los dolorosos rumores de que Edward podía tener una amante no la dejaron indiferente. Elizabeth se armó de valentía y decidió volver a seducir a su marido. Así, la distinguida señora Petre comienza la búsqueda de instrucción sexual a cargo del mayor libertino de todo Londres, Ramiel Devington.

Ramiel Devington, más conocido como el Jeque Bastardo, era el hijo ilegítimo de una condesa inglesa y de un jeque árabe. Por las noches, incontables mujeres, incluidas las de la más alta sociedad, compartían sus sábanas y gozaban del cuerpo de Ramiel, mientras que por el día, el Jeque Bastardo era repudiado por la sociedad británica. Cuando éste conoce la proposición de Elizabeth, la acepta a pesar de las dudas y de los problemas que le puede acarrear su parentesco. Para contar con su ayuda, la joven deberá reunirse con él cada madrugada en la casa de éste y deberá traer leídos los capítulos del libro "El jardín perfumado", un antiguo manual de erotismo árabe, que Ramiel le pida. La única condición que Elizabeth exige en este acuerdo es que el jeque no la toque.

Así comienza "El tutor". Una novela en la que el sexo es la palabra clave, sin que las escenas de sexo sean el pilar de la historia. Las lecciones que Elizabeth recibe están cargadas de auténtico erotismo. Ramiel, que a sus doce años le fue concedido todo un harén, transpira sexualidad por cada uno de sus poros. Sus palabras son eróticas, sus enseñanzas son eróticas. Ramiel enseña a Elizabeth desde las diferentes palabras que existen para definir el órgano sexual masculino hasta las cuarenta posturas que se pueden adoptar para realizar el acto sexual. Las palabras son desinhibidas y en ningún caso obscenas. El tema del sexo está tratado sin pudor. Elizabeth quería aprenderlo todo y así iba a ser.

Lo que Elizabeth no sabía es que al principio Ramiel disfrutaba enormemente intentando ruborizar a una distinguida cristiana con un vocabulario sin reservas. Lo que Ramiel no sabía es que las cinco lecciones ofrecidas a Elizabeth para seducir a su marido, iban a convertirse en algo que le ayudara a superar tanto su pasado como su soledad.

Tras cada lección, una abrasadora sexualidad empieza a aparecer entre ellos. Ramiel descubre que tras la fría apariencia y decencia que toda mujer inglesa trata de mostrar, se esconde una Elizabeth ardiente y sensual. Desea a Elizabeth y desea que ella le desee como hombre. Elizabeth, sin embargo, empieza a descubrir un mundo totalmente nuevo para ella. Un mundo que su conservadora familia había tachado de inmoral, pero que a ella le hacía sentir más viva que nunca.

El argumento no sólo se centra en las lecciones sexuales. La autora recrea una trama llena de mentiras, de secretos, de falsas apariencias, de coacción y de venganza. Se aborda con gran sensibilidad un tema que es demasiado delicado en la sociedad en la que vivimos, pero que durante la historia se ha producido en incontables ocasiones.

Robin Schone ha conseguido que "El tutor" me guste. Aunque, como ya he dicho antes, yo no soy muy dada a las novelas eróticas, la Schone ha conseguido que el libro esté cargado de sexualidad y erotismo recreando tan pocas escenas de sexo, que se pueden contar con los dedos de una mano. He ahí, para mí, su logro.

Pero erotismo no es lo único que transmite "El tutor". La autora nos presenta a unos protagonistas muy logrados. Los sentimientos de Elizabeth traspasan el papel y podemos sentir como propios sus anhelos, sus deseos, su angustia y su amor. Lo mismo ocurre con Ramiel, del cual yo me he creído su tristeza y su pasión en todo momento. Además, Robin Schone crea un clima romántico a partir de la segunda parte de la historia que no lo considero nada forzado. Los acontecimientos van sorprendiéndonos con giros inesperados y la historia de amor que va a surgir está acorde con el hilo de la novela. Una historia de amor entre dos personas iguales, aunque nacidas en mundos completamente diferentes.

La autora no se ha olvidado de los protagonistas secundarios. Cada uno de ellos es una pieza fundamental de esta complicada trama. La madre, el padre y el marido de Elizabeth, así como la madre y el criado de Ramiel. El carácter que le otorga a cada uno de ellos permite comprender porqué los protagonistas son como son y viven como lo hacen.

He valorado, además, positivamente la labor de documentación durante toda la novela. La autora nos regala algunos detalles muy interesantes de la época victoriana mientras que nos deleita con referencias del mundo árabe.

Así pues, creo que Robin Schone ha conseguido con "El tutor" una novela muy cuidada. Tanto su estilo narrativo como la expectación que logra que el lector mantenga a lo largo de toda la historia, ha hecho decantarme hacia todas aquellas lectoras que consideran que "El tutor" es un buen libro.


Crítica realizada por Lilith

Dado que en su momento se catalogó El Tutor como una novela romántico-erótica tenía mucha curiosidad por leer este libro y ver cuáles en que se diferenciaba de una novela romántica a secas de las que habitualmente suelo leer.

El argumento de "El Tutor" gira alrededor de un matrimonio que se hunde, o que se ha hundido ya según se mire, el de Elizabeth Petre, hija del Primer Ministro Británico y esposa del candidato para relevar a su padre en el partido. El marido de Elizabeth lleva años sin tocarla, pero cuando ella oye el rumor de que Edward está manteniendo una aventura con otra mujer, decide tomar las riendas de su vida y salvar lo que queda de su matrimonio.

La personalidad Elizabeth presenta una dualidad intrigante, por un lado es una persona muy inocente y que siempre ha vivido muy protegida, por lo que a pesar de haber dado a luz a dos hijos y ser catalogada por la sociedad como una matrona, a cualquier lectora le puede parecer una persona un tanto inmadura. Pero como contrapartida por otro lado, también podemos ver a Elizabeth como un alma valiente, dispuesta a enfrentarse con lo que no le gusta de su existencia, y como si de un corazón parado se tratase, darle a su vida una descarga de vitalidad para que vuelva a latir.

En su ingenuidad, la protagonista cree que las infidelidades con las que le castiga su esposo se deben a la falta de experiencia que ella tiene en el dormitorio así que decide coger el toro por los cuernos y buscarse a un profesor que le ayude a aprender todo lo necesario "para mejorar" en la cama.

Siempre he pensado que debía estar muy desesperada para no darse cuenta de que cuando una persona respeta y quiere a otra no le hace daño engañándola.

En cualquier caso y a pesar del carácter luchador de la protagonista femenina de este libro, ha sido el personaje masculino, Ramiel, el que me ha llegado al corazón.

Ramiel es el hijo ilegítimo de una condesa inglesa y de un jeque árabe. Es un paria dentro de la sociedad inglesa pero también es un amante muy solicitado por las damas de mayor alcurnia dentro de dicha sociedad, por lo que se convierte en el candidato perfecto para las necesidades de Elizabeth Petre.

Y sí, Ramiel es todo eso, pero también y sobre todo es un alma torturada que gracias a la llegada de Elizabeth a su vida, será capaz de reconciliarse con el pasado y comenzar a soñar con alcanzar la felicidad.

El amor entre ellos surge poco a poco, casi al mismo ritmo en que Ramiel va despertando la sensualidad dormida de Elizabeth, sin embargo la suya es una historia de amor muy complicada, ya que ella no solo es una mujer casada, es que es la hija del Primer Ministro Británico y está casada con el siguiente candidato para dicho cargo. No voy a ahondar en detalles sobre las partes más oscuras del libro, porque no quiero meter spoilers ni nada, pero tengo que decir que algunas puntos de la trama me han parecido un patinazo mental de la autora.., como si se le hubiera ido la historia de las manos mientras la escribía. En cualquier caso y desde mi punto de vista, todo esto se convierte en una losa enorme a la hora de conseguir que el argumento tenga una cierta credibilidad, y es que como poco, en esa época Elizabeth Petre habría sido asesinada antes de poder liberarse de toda la basura que Robin se ha empeñado en amontonar gratuitamente a su alrededor.

Pero en fin, tampoco es que me vaya a quejar del final, porque justamente leo romántica para tener finales felices.

La otra tara que le pondría a la novela es la rapidez con la que se resuelve la trama. Sé que al ser una historia erótica, las descripciones de las escenas sensuales tienen mucho peso, pero es que la autora se extiende tanto en ellas que ¡¡el nudo del libro se resuelve en poco más de tres capítulos!!, y la verdad me habría gustado saber más.

Por último decir que el estilo literario de Robin Schone me ha resultado un tanto denso y agobiante, y aunque es bien cierto que de alguna manera esa sensación encaja perfectamente con el argumento, por momentos puede resultar ser una novela bastante pesada de leer.

A pesar de todo ello, "El Tutor" es un libro intrigante, y no solo por los diálogos y la ambientación, increíblemente cuidada con la que nos ha regalado la autora, sino también y especialmente por las lecciones teóricas de erotismo que Ramiel da a Elizabeth. En relación con esto último, tengo que resaltar la pequeña ventana que la señora Schone abre hacia el mundo árabe, especialmente por las descripciones de los baños árabes, y también las ganas enormes con las que me he quedado de conseguir El jardín perfumado y echarle un vistazo, pues es la novela que usan Ramiel y Elizabeth como libro de texto para sus clases particulares.

Le doy un 2'5/5


Crítica realizada por Yolanda

Robin Schone irrumpe con fuerza con esta novela que, más que novela es una pequeña obra de arte a la romántica erótica.

Inglaterra. Regencia.

Elizabeth Petre. Casada, esposa de un aspirante a primer ministro. Madre de dos hijos. Una mujer que se supone que lo tiene todo se siente desgraciada. Desde hace 14 años su marido no visita su cama. Convencida que tiene un amante decide aprender las técnicas necesarias para seducirle y recuperarle. La única solución es ponerse en contacto con el hombre más odiado de todo Londres : Ramiel Devington.

Ramiel, hijo bastardo de una condesa inglesa y un sheik árabe. Odiado por muchos, deseado por muchas. Se sorprende al encontrarse a la pulcra, bien dispuesta y bien enseñada Elizabeth solicitándole que le enseñe todo lo necesario en el fino arte de la seducción para recuperar la atención de su marido. Quiere que sea su tutor.

Unas clases en seducción. Unas clases en erotismo. Unas clases en los reales sentimientos entre dos personas. Unas clases de cómo aprender amar.. a sentir.. a disfrutar.

Unas clases que es imposible que te dejen indiferente.

IMPRESIONANTE. BRUTAL. INCREÍBLE. DELICIOSO. MARAVILLOSO.

No hay calificativos suficientes para poder hacer una crítica con objetividad de un libro de Robin Schone. La bien llamada reina de la romántica erótica irrumpió con fuerza con este título en un mundo en el que, aún hoy en día, las relaciones sexuales explícitas en una novela romántica no son muy bien aceptadas por todas. Tanto es así que se arriesgó a plasmar, no solo los sentimientos que los personajes sentían, sino a mostrar las relaciones sexuales que podían tener a raíz de esos sentimientos. Creando unas atmósferas insuperables y unas parejas que, por muchas veces que las leas, siempre quedaran en tu memoria una y otra vez..encontrándoles nuevos puntos de vista... nuevas ideas... nuevas visiones.

En esta novela nos presenta la desesperación de una mujer que no es feliz. Una mujer que cree que será feliz si su marido regresa a su lecho. Una mujer que tiene dos hijos estudiando internos en un colegio pero que no tiene ninguna razón real para vivir. Una mujer sola, apartada y obligada a seguir la estricta moralidad británica.

Es una mujer con la que todas nos podemos sentir identificadas en algún momento de nuestra vida. Una mujer que tiene una gran capacidad de amar oculta ... latente.. esperando que alguien la ayude a salir.

Ahí es donde entra Ramiel. Una mezcla de ambos mundos.. el exigente, cerrado y frío mundo occidental con el apasionado, sensual y provocador de oriente. Un hombre que ha de enseñarle el fino arte de la sensualidad a una mujer que ya posee dicho don pero que no sabe como utilizarlo.

Estas clases derivaran en un arma de doble filo para ambos. Unas clases en las que las palabras crean imágenes realmente seductoras, provocativas y llenas de magia.

Imágenes eróticas.. a cual más..

Cierto es que la señora Schone nos deleita con unas escenas sexuales que a algunas personas puede no gustar por no estar acostumbrada a una realidad así. Pero, seamos consecuentes, esa realidad es la realidad de la vida.

Tal y como ella misma dice.. toda mujer necesita amor, pasión.

Pasión es lo que nos muestra sin ningún género de duda.

Una pasión desbordante que hace que las páginas ardan una tras otra en tus manos.

Una pasión que hace que desees saber más.. y más.. que sueñes incluso (y no es broma ) con Ramiel.. con sus manos.. con su voz acariciando delicadamente tu oído.. regalando a tu imaginación imágenes provocadoras.. para al final.. envolverte en tus brazos con sus cálidos brazos.

Desearás hacer lo mismo que la protagonista.

Decisiones. Son duras. Son necesarias. Pero con un libro como El tutor estas decisiones son ... maravillosas.


Crítica realizada por Kalina

Me encantó la novela, fue mi primer libro de erótica, con una trama bien desarrollada y una historia de amor muy bonita y apasionada que tiene que hacer frente al escándalo y a una sociedad hipócrita que esconde los trapos sucios de puertas para adentro.

Elizabeth es una mujer casada y madre de dos hijos, cuyo marido la tiene únicamente como elemento decorativo y ella para recuperar la atención de este recurre a un experto en seducción para que la instruya. Ramiel es el experto en cuestión, hijo bastardo de una condesa inglesa y un jeque árabe, un paria para la buena sociedad, pero el sueño de cualquier dama de alta alcurnia para pasar una noche de pasión.

Lo que empieza como unas simples lecciones de seducción acaban convirtiéndose en todo un festín para los sentidos de Elizabeth y le abren los ojos a todo un mundo de sensaciones y sentimientos que le harán replantearse la clase de matrimonio que tiene y si merece la pena seguir luchando por algo que está muerto desde su inicio.

Ramiel junto a Elizabeth logrará curar heridas todavía abiertas por un hecho acaecido en su pasado que le obligó a abandonar su hogar y todo aquello que amaba. La relación de maestro y alumna va dando paso a algo más profundo donde los sentimientos van tomando el mando y el amor abriéndose camino.

Es una novela con escenas hot muy logradas y diálogos sensuales, con una trama donde las mentiras, los secretos y las apariencias pueden llevar a la muerte.

Una buena novela con una ambientación muy lograda y unos protagonistas que te gustan y que te llevan en volandas hasta finalizar el libro.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |