Richard Paul Evans - El carrusel

Valoración:

Crítica realizada por Crishi

Esta emotiva historia me ha hecho reflexionar sobre aquellos actos más cuya generosidad, puede llegar a ser trascendental en la vida de las personas que lo necesitan, así de cómo su resultado sana el propio espíritu de la persona que se presta a ellos. Leer este libro ha removido mis entrañas. No sólo por las distintas historias que conlleva, sino también por la profundidad y sencillez con que el autor plasma un arcoiris de sentimientos repletos de mensajes. El libro está escrito en primera persona, y el comienzo de cada capitulo va precedido por un intenso extracto del diario del protagonista: Michael Keddington.

Michael Keddington es un chico bondadoso y de condición humilde, que compagina sus estudios de derecho con un puesto de trabajo como auxiliar de enfermería en una residencia de ancianos en el norte de Utah. Michael es acusado falsamente de malos tratos por parte de un interno del centro pero, durante el proceso, es ayudado por otra anciana quedando absuelto de los cargos que se le imputan. Dicha anciana, a su muerte, le da un anillo de esmeraldas el cual regala a Faye para pedirle en matrimonio.

Faye Murrow es la típica chica de familia bien que, en los momentos más duros de la vida de Michael, ha sido su único apoyo convirtiéndose en el refugio anhelado por él, y en el recipiente donde verter su amor. Estamos ante un vínculo sentimental ya consolidado. El padre de Faye, un orgulloso y reconocido médico de la localidad, rechaza de lleno la relación que ambos mantienen ya que tiene puestas unas mayores expectativas en el futuro de su hija. Por otro lado, Faye está a punto de cursar estudios de medicina en una prestigiosa universidad de Baltimore y, por ello, tendrá que residir en otra ciudad lejos de Michael. Sin más dilación, deciden casarse en secreto dos días antes de su partida. Este hecho cambiará el curso de sus vidas y los situará frente a una serie de retos que, al margen de cuánto se amen, provocará dudas, recelos, deseos, rencores, miedos, sensación de traición y sentimientos de culpabilidad que pondrán en peligro el matrimonio o, bien, saldrán airosos y reforzados en el amor.

Durante su estancia en Baltimore, Faye descubre que está embarazada. Esto, unido al distanciamiento que los separa, dará lugar a un enfriamiento en la relación de pareja surgiendo así los primeros problemas que tendrán que superar. A su vez, Faye conoce a Judy, una camarera que padece esclerosis múltiple y que, junto a su hija, vive en la indigencia escondiendo su identidad por temor a que salga a la luz su doloroso pasado. Ambas, emprenderán una amistad de insospechadas consecuencias para el destino de Judy y su hija, e incluso en el de la propia Faye.

Mientras tanto, Michael traba amistad con la nieta de un residente del centro: Blythe.

Blythe que, ocupa parte de la soledad de Michael, acaba de salir de un desengaño amoroso derivado en un divorcio, pero su dulce y vulnerable corazón estará abierto al del consternado Michael dejándose consolar no si ciertas reservas. En el momento más crítico de la relación con su esposa, Blythe demostrará su magnificencia.

Y hasta aquí cuento ya que prefiero eludir la presencia de otras tramas secundarias que, con sus consiguientes personajes, interfieren en la ya difícil situación en la que se encuentran atrapados los protagonistas, y que conducen al desenlace del libro. Sólo añadir que, Michael, tras toda una amalgama de situaciones complicadas, tratará de recuperar la confianza de Faye... Cuando piensas que las cosas no puede ir peor, surge la esperanza que abre la puerta de los corazones afligidos.

Esta historia, repleta de adversidades, recoge un amplio abanico de emociones que se han apoderado de mi conciencia, llevándome a realizar un análisis introspectivo del contenido de la misma.

El carrusel es una historia real y, como tal, le puede suceder a cualquiera... La vida gira en torno a una continua sucesión alterna de acontecimientos tanto positivos como negativos. No es segura ni previsible pero, si regamos nuestro sembrado corazón de buenos deseos, podremos aspirar a vivirla sin reproches. En nuestras manos está que se haga posible.

En resumidas cuentas, este precioso libro me ha ocasionado una cadena de intensas emociones que han acabado, gracias a Dios -el cual el autor hace referencia y asocia en varias ocasiones con los pensamientos de Michael-, en un final feliz. Escrito con suma ternura y y sencillez, Richard Paul Evans, me ha hecho recapacitar sobre los valores humanos que siempre tengo en tan alta estima, y ha logrado desmontar mi alma dividiéndola en pequeñas parcelas donde han aflorado sensaciones de diversa índole... Algunas lágrimas han brotado de mis ojos y hasta una sonora carcajada ha retumbado en mi garganta.

Valoración personal: Muy bueno.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |