Regina Roman - Quiérome mucho

Valoración:

Crítica realizada por Kkekka

Vamos a ver, ¿qué hay de malo en ser demasiado servicial? ¿Y en estar siempre dispuesta a echar una manita? ¿Acaso no es bonito tener siempre en la punta de la lengua un "Tranquila, que eso ya lo hago yo"? Pues eso, que te puedes encontrar por el camino con aprovechados desaprensivos que te exprimirán como un limón.
Marina es una chica lista, pero tiene un gran problema: es incapaz de decir no. Y para colmo se topa con Adela que peca de lo mismo, añadida su encarnizada lucha contra los kilos de más.
¿Conseguirán estas chicas espabilar y abrirle una puerta al amor que llama con insistencia?
Carcajadas, amor, y altas dosis de felicidad en la nueva comedia romántica de Regina Roman.

Encontramos a Marina en plena búsqueda de empleo tras haber sido despedida de manera imprevista de la empresa en que trabajaba. Es una joven optimista, buenaza, capaz, colorista en el vestir, aunque ciertamente incapaz de llevar sobre sus hombros mucha tensión y de decir no o llevar mucho rato la contraria a alguien.

La búsqueda de trabajo la genera tal tensión que da lugar a situaciones de lo más disparatado y risible. Aunque también despierta bastante ternura.

En uno de estos trabajos se encuentra con Adela, una mujer un poco pasada de kilos, con una vida sentimental complicada y tan buenaza como ella. Como se suele decir "vaya dos patas para un banco...". En fin que se hacen inseparables, son amigas, confidentes, se consuelan.

Adela está casada con un hombre al que conoció en un viaje y con el que no convive. Se ven de vez en cuando para tomar algo y poco más. Aun así ella dice estar perdidamente enamorada y cree que lo suyo tiene solución. Marina lo duda mucho, sobre todo una vez ha conocido al marido. Aunque ella tampoco va mucho mejor ya que desde que salió de pueblo no ha salido con nadie y últimamente bebe los vientos por un hombre que conoció en el parque mientras este paseaba a su perro.

En el trabajo las cosas no van mucho mejor. Todo el mundo sabe que de ellas se puede esperar todo. Las ignoran hasta que las necesitan y ellas no se quejan. Además ahora con una fusión a la vista y nuevos empleados las cosas pintan más feas aún.

El amor, la mistad, las risas, frente a lo que la vida les ponga por delante. De esto se trata la vida de Marina y Adela.

La escritora tiene una forma de narrar muy buena y entretenida, ágil y divertida. Un dominio del lenguaje que para sí quisieran muchas de este género. Aunque utiliza frases hechas y dichos conocidos, no hace de ellos algo constante. Crea unos personajes a los que, aunque ls darías dos bofetones para que espabilara, acabas cogiendo cariño.

Pese a que el libro esta publicitado como "Desternillante", he de decir que en algunas partes me ha resultado un poco pesado. Me daba la sensación de que no salíamos de lo mismo, siempre narrando lo triste de la vida de las dos, lo mal que se las daba todo. Me hubiera gustado menos chiste fácil y más mala baba enfocada en otros personajes que podrían haber dado más juego y creo están desaprovechados.

El amor es una parte bastante pequeña del libro, aunque planea sobre gran parte de las páginas ya que ambas son desafortunadas en ese ámbito de su vida y les gustaría encontrar a su príncipe. Marina sufre mucho en ese tema hasta que se da cuenta de que no puede seguir por ahí. En cuanto a Adela... no me termina de convencer. No el con quién, sino el cómo.

En cualquier caso es un libro de buenas intenciones, de positividad, optimismo. Un libro que nos dice que en la vida todo se puede si te pones en tu sitio y no dejas que nadie te eclipse. Que los demás te ven según tú te ves. A veces es bueno leer libros así, que nos recuerdan cosas que los demás nos hacen olvidar. Solo por esto además de por conocer a las protagonistas, leer a una escritora que se desenvuelve bien en este género, merece la pena leerlo.

Lo califico como Bueno

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |