Rebecca Donovan - Una razón para vivir

Valoración:

Crítica realizada por Maribel Moreno

Cuando terminé el primer libro me quedé con el corazón encogido, con ganas de saber que pasaba en la vida de Emma después de lo acontecido, pero sabiendo que hay un tercer libro, también me daba un poco de miedo de que hubiera demasiado sufrimiento de nuevo, y la verdad es que lo ha habido, así que espero que en el siguiente la autora nos dé un poco de respiro.

Han pasado seis meses desde que acabara el libro anterior, Emma con el apoyo de su mejor amiga Sara, los padres de esta y sobre todo de Evan, parece que lo va superando, sin embargo las pesadillas no desaparecen, la persiguen, y Emma no se atreve a contárselo a nadie por no hacerles sufrir con su propio sufrimiento.

Cuando ya parece que Emma puede recomponerse aparece su madre, Rachel, y la joven decide irse a vivir con ella para intentar arreglar su relación, sin sospechar que su vida se volverá a hacer pedazos cuando conozca realmente como es su madre.

Pero también aparecerá en su vida Jonathan, el jovencísimo novio de Rachel, que como Emma tiene sus propios demonios, ninguno de los dos puede dormir y poco a poco se irán abriendo el uno al otro, Emma encuentra en él el desahogo que no tiene con Evan, ya que los dos tienen mucho dolor en su corazón, y es así como surge una amistad entre ellos, pero Jonathan es una persona que tiene muchas sombras y se va viendo venir que esa amistad se convertirá en algo tóxico y que acabará por perjudicar a Emma, aunque ella no sea capaz de verlo.

Me gustó mucho el primer libro, aunque sufrí mucho por Emma, sin embargo, con este me he desilusionado un poco, hacia la mitad se me ha atascado porque no veía avanzar la historia, solo veía más y más sufrimiento en la joven, cosa que al final ya no resulta demasiado creíble, y es que estamos ante un segundo libro que igual que el anterior tienen quinientas páginas, y me parece que la autora se ha cebado en un personaje al que parece que no le pueden pasar cosas buenas .

En cuanto a los personajes, mi adoración sigue siendo para Evan, un joven dulce, leal, que ama profundamente a Emma y por ella es capaz de cualquier sacrificio, sin embargo con Emma, esta vez no me he compadecido tanto de ella, porque veía que solo hacía que tomar las decisiones equivocadas, Sara también sigue siendo un personaje con mucho peso en la historia, y me encanta.

Pero tenemos personajes nuevos como Rachel, una mujer egoísta que muestra dos caras y que se me hacía difícil entender qué necesidad tenía Emma de aguantarla. Y también Jonathan, un personaje del que quizás sepamos algo más en la tercera entrega, no sé, al principio es un joven al que adoras porque siempre está ahí para ayudar a Rachel y para apoyar a Emma, pero que vas viendo que esconde muchas cosas y que no está haciendo bien a la joven.

La narrativa de la autora me ha gustado mucho igual que en el anterior, hace que te metas en la piel de los personajes y que sufras con ellos pasando incluso momentos angustiosos.

Llegado a este punto me pregunto si eran necesarios tres libros y para mi opinión, no, creo que en este hemos vuelto a revivir un poco el anterior, se ha hecho repetitivo tanto sufrimiento, y por el final, que me ha vuelto a dejar el corazón encogido y que no esperaba, supongo que nos tocará volver a sufrir otra vez en la siguiente entrega, para mi gusto, es excesivo, aunque también es verdad que tengo ganas de tenerla en mis manos para saber si al final esa chica consigue ser feliz.

Una razón para vivir es una novela intensa y dura, aunque también con momentos bonitos y tiernos donde prima el amor y la amistad, una historia en la que veremos como Emma intenta superar todo el dolor que le ha tocado vivir y aferrarse a una nueva vida, que parece que tampoco le da respiro y que hasta podría poner en peligro su relación con Evan.

 

Crítica realizada por Sandra M

Una razón para vivir es el segundo libro de la serie Breathing de la autora Rebecca Donovan.

Emma Thomas, después de los sucesos vividos en el primer libro, decide mudarse con su madre después de pasarse unos cuantos meses viviendo con su mejor amiga y con los padres de esta; piensa que es una buena idea, porque así podrá acercarse a ella y establecer de una vez por todas una relación con su madre sin que haya ningún obstáculo de por miedo. No obstante, las cosas no son tan sencillas como en su cabeza y descubrirá cosas que no se espera.

En esta segunda entrega podemos ver que, aunque Emma intenta sobrevivir y salir del agujero negro en el que está sumida, le es difícil. Y por supuesto, las pesadillas que la atormentan noche tras noche no ayudan; sin embargo, no todo es negro, y es que hay personas que la apoyan en todo, en especial Evan.

Él es el novio de Emma, y a pesar de que esté con ella en todo momento es difícil mantener una relación con alguien a quien le persiguen traumas difíciles de superar; no obstante, él demuestra que la quiere de verdad y la hace saber desde el principio que la apoyará en lo que haga falta. Eso sí, no puedo evitar pensar que me habría gustado saber más de él.

Dos personajes secundarios muy importantes son Sara y Jonathan; ella es su mejor amiga, y aunque se alegra de que haya escapado de su antigua vida y de esos problemas, no puede evitar sentirse apenada por todo el daño que sufre Emma. Él es un joven que entra de una manera inesperada a su vida, y he de admitir que tenía sentimientos encontrados con este personaje porque estaba segura de sus intenciones. La madre de Emma, por supuesto, también es alguien importante en la trama y que dará mucho juego; con ella, al igual que con Jonathan, tenía mis dudas.

Sabía que me iba a encontrar una historia dura, pero no creí que fuese tanto. Si tenéis pensado leerlo tened en cuenta que vais a necesitar dos cajas como mínimo de pañuelos, porque aunque Emma es una protagonista fuerte es difícil no ponerse en su piel y sentirse acongojado y con el corazón encogido.

La manera de escribir de la autora me ha gustado, sobre todo porque aunque es un libro de quinientas páginas donde ha mucho que contar no resulta pesado ni abrumador. La narración en primera persona permite al lector acercarse aún más a la historia y a la vida de los personajes, y sentir sobre uno el peso de la trama.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |