Patricia Gaffney - La mujer cautiva

Valoración:

Crítica realizada por Mencía

La mujer cautiva es una de esas novelas que no dejan indiferente a nadie. Una historia que por la parte del pasado, tristemente bien podría basarse en hechos reales. Con lo que conociendo la crudeza de esos tiempos, no nos ha de extrañar que no sea de fácil digestión. Esta será pues, una de las razones por las que muchas la destierren y por el contrario, otras no nos cansemos de ensalzarla.

La trama es relativamente sencilla y leyendo la sinopsis es fácil hacerse una idea, aunque como es de rigor, alguna situación nueva tiene que introducir para culminar el desenlace. ¿Qué es entonces lo que la destaca? Espero que si seguís leyendo sea capaz de conseguir transmitirlo.

Rachel es apenas el esbozo de una mujer. Hace tiempo que perdió las riendas de su vida, si es que alguna vez llego a tenerlas. En su valle de lágrimas, ha perdido familia, honor, fuerza, juventud y sobretodo esperanza. Es una sombra gris invisible a los ojos del mundo que se desliza dejando una estela de derrota a su paso. No vive, sobrevive. No cuestiona, obedece. Ni siquiera se atreve a levantar su mirada. Ver su transformación asombra y conmueve.

 Sebastian es duro pero hasta decir basta, se nos presenta con una frialdad y decisión, que te hace temblar las canillas. Parece como que los sentimientos no hubieran formado nunca parte de él y sin embargo a lo largo de la novela, vas descubriendo que ahí estaban, esperando ser reconocidos. Siendo el propio protagonista, el mayor sorprendido en el proceso, eso si, mantiene su cinismo hasta el final.

El inicio de su relación sexual es lujuriosa, dominante, injusta y hasta sucia. Llena de egoísmo y prepotencia. Nada de orgasmo que esclaviza a la dulce doncella, nada de he descubierto el paraíso, nada de ahora te has convertido en el amor de mi vida. Aquí el planteamiento va mas a "Yo mando, domino y exijo" menos mal que poco a poco descubres al amante generoso, que te abre los ojos a una realidad, que ni él mismo se permite reconocer: El amor.

Ese amor que no conoce pasados, ni traumas, ni conveniencias. Ese sentimiento que no se puede explicar, pero que se convierte en la razón de nuestra vida y nos lleva a intentar superarnos. Ese amor que nos aparta del egoísmo y nos impulsa a desear luchar por ser mejores.

 Esta es una novela para las que, como yo, creen que el amor tiene mil caras. Unas son dulces y otras, quizá mas amargas. Hay veces que solo requiere un cruce de miradas y otras, en las que hay que luchar, entregar, perdonar y sentir. Pero venga adornado de bellas palabras o nazca en el silencio, sean jóvenes o viejos, cínicos o caballeros, damas o putas cuando te toca, a todos nos iguala.

Que fácil es enamorarse de un principe azul, pero que sobrecogedor es ver, que el amor puede nacer entre las piedras, con personas que perdiendo su conciencia, redescubren el alma y la entregan. En la mujer cautiva encontraras muestra de todo ello permite que encuentre un hueco en tu recuerdo.

Crítica realizada por Isahol

Este es el segundo libro de la Trilogía Wyckerley En él volvemos a encontrar, además de los personajes principales de este libro a los del primero. Hacen aparición y aunque tienen su papel en el libro, si se quiere leer de forma independiente se puede…

Una atractiva muchacha cumple condena por el asesinato de su esposo. Al salir en libertad condicional, Rachel es apresada de nuevo por vagancia, pero esta vez el vizconde D'Aubrey, uno de los magistrados que la juzgan, le ofrece la oportunidad de redimirse trabajando como ama de llaves para él. Rachel sospecha las perversas intenciones del vizconde, un joven libertino y apuesto, pero nada puede ser peor que la cárcel. O al menos eso cree ella.
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Este es el resumen más o menos del libro. Pero dentro del libro hay mucho más. La historia nos presenta a Rachel, una mujer que acaba de salir de la cárcel tras ser acusada de haber matado a su marido. Después de cumplir 10 años en la cárcel y haber sido puesta en libertad, le roban y después es acusada de vagabundear. En esto aparece nuestro protagonista Sebastián D’aubrey que es un magistrado y se siente irremediablemente atraído por ella. Decide salvarla y llevarla a su casa como su ama de llaves.
Una vez en la casa Rachel sospecha para que la ha llevado el vizconde, pero no le importa. Todo lo ha perdido en la cárcel, su dignidad, la posibilidad de ser una mujer normal… etc.
Sebastián sospecha que algo le pasa a Rachel y poco a poco intenta ir minando el muro que ha levantado ella.
Al poco vienen unos amigos del Vizconde y es la gota que colma el vaso. Se dedican a ridiculizar a Rachel y esto hace que Sebastián explote y decida tomar cartas en el asunto, a pesar de que los había invitado a él.
A partir de aquí las cosas empiezan a cambiar... Pero eso es algo que tendréis que descubrir por vuestra cuenta.
A mí el libro me ha gustado. Había oído malas críticas de él, pero nada de eso. Es cierto que el libro tiene una parte muy dura. Que sin lugar a dudas habréis deducido que es la historia de ella. El es un aristócrata que tiene la vida solucionada, un libertino aburrido. Pero ella ha sufrido un matrimonio con un marido perverso. Ha sido acusada de asesinato. Ha sufrido vejaciones de todo tipo. La sociedad le vuelve la espalda. Afortunadamente no todo lo que le sucede es malo. En el camino encuentra buenas personas.

Crítica realizada por Mariam

Poco puedo añadir a todo lo que habéis comentado ya sobre La mujer cautiva.
Me ha gustado muchísimo, aunque es una historia dura, gris y un tanto sórdida, tan alejada de dulces palabras y caricias. Nada que ver, pero poco a poco, al ser testigo de cómo Rachel, la protagonista, va renaciendo de sus cenizas, me ha ido atrapando.
Durante gran parte de la novela, he leído con un nudo en el estómago pero a la vez hipnotizada por la época y entorno en que transcurre y, ante todo, por unos protagonistas tan opuestos...
Por un lado, Rachel, cuya vida ha sido tan denigrante y cruel. Sin embargo,  la autora logra que conozcas esa parte sin ahondar demasiado en las heridas, lo suficiente para que conozcas, intuyas, supongas...
Por otro lado Sebastian, el vizconde D' Aubrey, cruel, déspota, egoísta y hedonista...
En La mujer cautiva he encontrado una historia de amor de ésas que te preguntas cómo y cuándo nacen pues parecían tan irrealizables. Pero ante todo me parece una novela que te hace ver qué incluso las almas más desgarradas y los rufianes más vanidosos pueden enamorarse.
Dura y difícil de digerir, pero una novela romántica diferente, atípica que, en mi caso, me ha parecido un soplo de aire fresco, a pesar del entorno un poco viciado en que nace.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |