Olivia Ardey - Doce campanadas y un beso

Crítica realizada por Rosamoni

QUIÉN SABE, QUIZÁ HAY QUE CREER EN LA MAGIA DE LA ÚLTIMA NOCHE DEL AÑO...

En la boda de Celia y Álvaro uno de los invitados no parece disfrutar del momento... Diego ha vuelto a Tarabán para empezar de nuevo.
Viudo y con dos niñas, es demasiado joven para vivir de recuerdos pero su trabajo como veterinario rural y su agotador día a día de padre en solitario no le dejan ni el tiempo ni las ganas de volver a enamorarse.
El mismo día del enlace más esperado en el pueblo, tropieza con una rubia agente de la guardia civil con muy malas pulgas y muchas ganas de poner multas, que pondrá su vida del revés. Vanesa es un soplo de aire fresco, desafío y pasión, suave como una mariposa y dura como el acero. El amor llega como un regalo inesperado pero Vanesa ha escogido una profesión de alto riesgo. Diego ya sabe lo que perder a la mujer que amas, y el miedo a tener que pasar de nuevo por lo mismo pondrá las cosas aun más difíciles.
Aunque, quién sabe, quizá hay que creer en la magia de la última noche del año...

Después de leer Regálame Paris y disfrutar como una loca de una buenísima novela me puse a buscar mas libros de esta autora que no hubiera leido y así es como mis ojos se abrieron como platos tras ver Dos campanadas y un beso, porque tenia un libro nuevo en mis manos en el que encontraría calidad y además me acercaba a estas entrañables fechas de Navidad, y desde luego que me esperaba que me gustara pero debo decir que he disfrutado como una energúmena.

Estamos ante una novela cortita, y según he podido ver salen personajes que ya deben tener libro (debo encontrarlo). Diego es el veterinario de Taraban un pequeño pueblecito de Teruel donde ha vuelto tras perder a su mujer en el parto, ahora solo y con dos pequeñas a las que cuidar no quiere volver a sufrir. Le han invitado a la boda de unos amigos y a pesar de que desea su felicidad todo eso le trae recuerdos demasiado tristes, al salir para ir a por sus hija va hablando por el móvil y casi se carga a un guardia civil pero será su compañera la que haga caer toda la autoridad de la ley sobre ese peligro al volante que además va a pagar los platos rotos de su mal humor.

Vanesa está destinada en el cuartel de la guardia civil de Taraban y no está en uno de sus mejores días por lo que cuando un coche casi embiste a su compañero decide darle una lección a ese loco al volante y si encima el hermano de ese loco va de graciosillo pues la multa será peor, pero eso es antes de que Diego la sorprenda y poco a poco vaya conquistando su corazón.

Me ha encantado, ojala hubiera tenido muchas mas paginas, he disfrutado de una relación llena de tira y afloja, con unos diálogos divertidos, llenos de ironía y de buen humor, y es que Vanesa desde luego tiene carácter y no está dispuesta a que Diego juegue con ella o la utilice.

Si los protagonistas me han encantado los secundarios son de lujo, los padres de Vanesa, Max y Nico, las hijas de Diego, incluso el abuelo Cele y Thor, todos me han hecho reir, me han hecho emocionarme, con escenas llenas de ternura, y sobre todo diversión son unos personajes que sin ser nada original saben meterse dentro, es una historia con la que te identificas, que puede perfectamente pasarte a ti, es gente con la que convives y que recuerdas.

A pesar de ser corta no deja ningún fleco, pasando por un tórrido verano hasta una fria Navidad, veremos avanzar una romántica relación, y junto al resto del pueblo contaremos las campanadas sabiendo que frente al miedo puede ganar el amor.

Valoración: muy bueno


Crítica realizada por Artemisa

Acabé Bésame y vente conmigo y me encantó. Tras hacer la crítica fue la propia autora la que me dijo que en este libro cortito aparecían personajes del otro libro y que además estaba ambientado en el mismo lugar. No me lo pensé dos veces y lo compré.

La verdad es que tenía ganas de ver de nuevo a los personajes del libro anterior y he disfrutado muchísimo conocer el día a día tras la otra historia. He vuelto a disfrutar con todos ellos pero sobre todo, y lo más importante, me han encantado estos nuevos protagonistas.
A Vanesa ya la vimos en el libro anterior y la verdad es que no me imaginaba que ella pudiese ser la protagonista... Pero me ha encantado esta chica tierna y un poco alocada y a la vez un agente de la Guardia Civil con muy malas pulgas. El primer encuentro entre ellos es genial y después todo es un ir y venir con un ritmo genial en la novela. Ella le da mucha vida.
En cuanto a Diego, el es el nuevo fichaje y trae con el dos tesoros. Me ha gustado mucho este protagonista masculino. Tiene mucho que dar y al mismo tiempo está muy necesitado de recibir. Es el perfil de hombre por el que cualquier mujer siente ternura y admiración.

En definitiva Doce campanadas y un beso me ha parecido una bonita historia de manera individual y una encantadora continuación de Bésame y vente conmigo. La verdad es que se me ha hecho muy, muy cortito pero recomiendo que lo lean a todos los que le gustó el libro anterior porque lo disfrutarán seguro.

 

 

Comentarios (1)

  • sara

    06 Diciembre 2013 a las 10:24 |
    Como todos los libros de Olivia Ardey te cautivan desde las primeras lineas y no los dejas hasta la palabra FIN. Tambien éste me ha parecido MUY BUENO.

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |