Nieves Hidalgo - Noches de Karnak

Valoración:

Crítica realizada por Mencía

Muchos siglos atrás, las divinidades egipcias -ya sabemos que los dioses son caprichosos- regalan la tablilla de la Vida Eterna a un campesino. El extraordinario objeto pasa de mano en mano hasta que el faraón Tutmosis III lo hace enterrar convencido de que será para siempre.
Una diosa-demonio había prometido entregar la tablilla a su fiel servidor, Seneptha, pero éste muere a manos del guerrero Karemheb, El Guardián del Valle de los Reyes, y la diosa se venga ordenando que lo asesinen y lo entierren en la tumba de Seneptha.
En nuestros días, los argueólogos Esther Rivet y Moses Connor, descubren la tumba de Seneptha, y en ella una tablilla y un anillo. Y sin proponérselo resucitan al servidor de la diosa. Pero Seneptha no volverá a la vida solo... Karemheb, el ancestral guerrero lo hará con él. Esther no puede remediar enamorarse del enigmático ser de otro tiempo. Y la atracción entre ambos acabará por convertirse en un amor por el que estarán dispuestos a enfrentarse a todo, e incluso a morir por preservarlo.
 
Una de las razones por las que leo romántica es por la posibilidad que me ofrece de soñar con otros tiempos.  A veces, como ocurre ahora en Noches de Karnak, sin tener que abandonar el latido del mundo en que vivimos. Cierto es que la ambientación de esta novela corresponde a nuestros días, pero también lo es, que nos permite escabullirnos por un instante en el esplendor de un imperio, tan grandioso como lleno de misterio. 

¿Quién no ha soñado con Egipto? ¿Quién no se ha sentido atraído por su cultura, sus enigmas y secretos…? 

Esther Rivet lleva su hechizo en la sangre. Sus padres, arqueólogos como ella, perdieron la vida en una excavación igual a la que ahora ella enfrenta. Tan trágico suceso, lejos de provocarle un disculpable rechazo, ha constituido el motivo por el cual encaró su futuro hacia la arqueología egipcia. El hecho de que su educación y cuidado quedara en manos de Moses Connor, compañero y amigo de sus padres, no hizo más que favorecer su natural inclinación.

Profesor y pupila han descubierto una tumba, saqueada siglos atrás, pero que aún conserva en su interior el sarcófago con el cuerpo momificado. Y los enigmas que envuelven a este tipo de enterramientos...

Leyendas, azar y sueños tejen su madeja en una trama llena de intriga que nos llevará a descubrir  al príncipe que se esconde entre sus páginas: Karemheb...

Por  Karemheb corre la sangre del faraón, aunque éste desconozca ese hecho. Su  infancia y juventud transcurrieron apaciblemente en una pequeña aldea, y así hubiera seguido siendo si la tragedia no hubiera llamado a su puerta de la mano de Seneptha. Con el tiempo, y gracias a sus extraordinarias cualidades, Karemheb consigue reconocimiento y riqueza en la corte. Hoy es uno de los hombres de confianza del “hijo de Ra”, su más noble y fiel servidor. Hoy, tras años persiguiendo al que le arrebató lo que más quería, consigue darle caza. Sin embargo, lejos de cerrar para siempre ese capítulo de su vida, la fatalidad y los caprichos de una diosa le llevarán a escoltar a su enemigo al más allá.

No quiero, ni debo, desentrañar el misterio que se esconde entre las páginas de esta novela. Tampoco voy a desvelar  las circunstancias que concurren para que pasado y presente se entremezclen haciendo posible la pasión entre una joven del siglo XXI y un guerrero del pasado. Si lo hiciera, desaparecería el misterio, perdería la intriga y os privaría del placer de descubrirlo. Para saberlo tendréis que leerla.

Y vivirla, porque si algo impresiona de esta autora es la capacidad que tiene de hacernos sentir que formamos parte de su obra.

Las que ya la han leído, saben que la naturalidad en la narración, las imágenes fotográficas que sabe imprimir en nuestra mente, y la agilidad y fuerza de sus diálogos están aseguradas. Como esa parte de intriga, que consigue mantenernos pegadas a sus páginas, desentrañando un misterio, aun teniendo que robarle horas al sueño.

Con  esta obra, de cuidada ambientación, se nos ofrece la posibilidad de viajar en el tiempo, sin abandonar el mundo en que vivimos; conocer parte de los secretos del antiguo Egipto y el  enigma que se esconde tras una tablilla y un anillo, en una carrera a contrarreloj cargada de aventuras. Percibir la tensión, la atracción, el rechazo y rendición, de una pasión atemporal. Encariñarnos de un viejo profesor, exasperarnos con el advenedizo de turno, e indigestarnos con el alma negra, que encarna Seneptha.  ¡Realmente es una gozada!
 
Noches de Karnak es una historia hermosa, adictiva y amena como pocas. Sus protagonistas son inolvidables.  Karemheb se manifiesta como uno de esos hombres que viven por siempre en nuestras más íntimas fantasías.  Debo reconocer que me ha robado un pedacito de corazón. He  seguido sus pasos por este mundo, tan distinto del que vivió, y he visto cómo la nobleza de su estirpe está más allá del espacio y el tiempo.

Recordaré su imagen, con esos ojos enmarcados en Khol, tanto como su fuerza, su coraje y sacrificio. Recordaré su pícara sensualidad, su ternura y terquedad, y sé que lo echaré de menos, aunque tenga el consuelo de poder volver a él cada vez que tome de nuevo esta novela en mis manos.

Noches de Karnak es una novela para perderse en ella, un deseo en tinta y papel, un misterio sepultado bajo la arena del desierto, una fantasía, una pasión tan humana como eterna,  que nadie se debe perder. 

No quiero dejar de agradecer a Zeta la preciosa edición con la que nos la presenta y a su autora el robarme horas de sueño: ¡gracias por construir una  maravillosa ilusión, tan divertida como cargada de sentimiento!   

 

Crítica realizada por Ladywild

Mencía, preciosa tu crítica y muy acertada.

Pues efectivamente este libro invita a soñar. Siempre me ha llamado la atención el tema egipcio y, de hecho, es un viaje que tengo pendiente y algún día llegará. Pero creo que aunque a priori no te llamara la atención, la forma de describir todo el ambiente, el entorno, pasado y presente, te va atrayendo y envolviendo y es inevitable sentir el calor asfixiante del mediodía, la falta de aire en las tumbas, respirar los aromas de la comida y del comercio... en fin a mi personalmente me ha trasladado casi como si llevara el anillo

Me han encantado los personajes:

- Esther: tan resuelta y valiente, nada ñoña, una mujer mezcla perfecta de sentimiento y razón. ADMIRABLE

- Karemheb: es un auténtico guerrero, noble, sensible y con el punto pícaro que le hace encantador. Me encanta como se enfrenta a su situación y me hacía pensar que duro sería en realidad si algo así sucediera. Y desde luego físicamente es tan magnífico que me cuesta ponerle cara: IMPRESIONANTE, me lo imagino con el modelito egipcio y los ojos pintados de khol...

- Moses Connor: me parece un personaje muy entrañable con sus virtudes y sus defectos le hacen más real.

- Seneptha: queda muy claro lo malo que es, esa presencia maligna y sibilina que se escapa a la razón pero que se siente. Creo que a mi me daría miedo.

- Randell: muy bien reflejado el típico niñato, babas, inútil y en el fondo un don nadie cobarde.

Os recomiendo, si no lo habéis hecho que busquéis el Hotel Mena House Oberoi de El Cairo. A mí me ha parecido una pasada la decoración oriental que tiene, pero con muy buen gusto, no en plan ostentoso y hortera

S P O I L E R

La escena en la que ambos se trasladan a la casa de él y ven a su madre y ésta siente su presencia… en fin me parece sobrecogedora. Sí, ya sé que es un libro, pero la magia de ver ese momento y sentirse ahí, está tan bien descrito que hasta que no terminé de leerla no me di cuenta de que estaba conteniendo la respiración. Me pareció un momentazo!

FIN SPOILER

El libro es muy entretenido, invita a hurgar en la cultura egipcia y desde luego me ha parecido una gozada recrearme en las descripciones. Una buena mezcla de todos los ingredientes que deja un sabor de boca excepcional.

 

Crítica realizada por Sandrayruth

He de decir primero, que siempre he deseado leer un libro romántico sobre Egipto, pues siempre ha sido una tierra que me ha fascinado. Y creo que en este libro he encontrado esa relación de amor y aventuras que siempre me han gustado. Y es que en este libro me he encontrado una historia fascinante, y aunque es verdad que quizás no todo lo que se cuenta en este libro sea cierto, pues a mí me ha hecho viajar a un mundo fantástico como puede ser Egipto y ver realmente algo de lo que se podía hacer en aquellos años, e imaginarme lo que sería la vida de los faraones y de la gente que vivía en el desierto.

Nos encontramos con Esther por un lado, una arqueóloga, hija de arqueólogos muertos en un derrumbamiento años atrás, pero que aún así sigue estudiando debajo de la arena buscando tumbas enterradas hace miles de años. Una chica joven, pero valiente, decidida a seguir a su instinto, y que aunque siempre está excavando y llenándose de barro y arena, en el fondo de su corazón está deseando encontrar a alguien que la comprenda para compartir su vida y lo que es más importante, sus aficiones.

Karemheb es un antiguo guerrero, asesinado a traición hace más de tres mil años, pero que gracias al descubrimiento de Esther y Moses, ha vuelto a la vida. Cuando se entera de que no ha sido devuelto a este magnífico mundo que se abre ante él, sabe que tendrá que hacer lo que sea para acabar con su enemigo. Un hombre valiente y decidido, que está dispuesto a asesinar a sangre fría pues es lo que siempre ha hecho en su vida. Y que aunque se despierta en un mundo completamente diferente al que era cuando él vivía, sabe seguir adelante gracias a su fortaleza.

Poco a poco empiezan a aventurarse los tres en múltiples sucesos, en los que no tienen más remedio que unir sus fuerzas para poder salir airosos ante todo lo que tienen que afrontar. Saben que si quieren salir vivos de las garras de Seneptha, no les queda más remedio que buscar ellos mismos la tablilla que tanto desea el ser al que se enfrentan.

Como ya dije, me he encontrado con un libro magnífico de los que a mí tanto me gustan, pues aparte de contener una historia de amor preciosa, tiene humor, aventuras y malos de esos que te ponen los pelos como escarpias. Unos protagonistas de esos que se te quedan siempre grabados, y unos secundarios, que aunque no están siempre presentes también te marcan, como es el caso de Moses, una persona que siempre ha cuidado de Esther como les prometió a sus padres antes de que fallecieran, y que está dispuesto a defenderla de quien haga falta.
Un libro plagado de aventuras, al que quizás y no de manera imprescindible, le hubiera puesto otro final, sobre todo si hubiera podido ser posible el que tanto Esther como Karemheb, hubieran podido acabar sus días en el antiguo Egipto, que es una de las cosas que ella tanto anhela, pero que no es posible por una cosa importante que lo sabrá la persona que se haya leído el libro. Pero que como ya he dicho, el final me ha encantado de igual manera y es precioso. Un libro que recomiendo a todo el mundo que quiera quedarse con una gran sonrisa en la boca al acabarlo, y que es lo que ha conseguido en mí después de terminarlo, y es que creo que Nieves surge ese efecto en mí al terminar sus libros, pues a cada cuál que leo es mejor que el anterior, y creo que entre mis favoritas hay muy pocas escritoras que logren que acabe sus libros con una gran sonrisa en la boca y pensando en el siguiente libro que voy a leer de ella.

Mi puntuación es de 5/5…

 

Crítica realizada por Letra Escarlata

La historia comienza en el antiguo Egipto con el enfrentamiento entre dos enemigos eternos,el Guardián del Valle de los Reyes,Karemheb,un guerrero que lucha por su faraón y por su diosa,Sekhmet.Pero el consejero real,un malvado codicioso que venera al demonio de Neheb Kau,Seneptha está decidido a conseguir las Tablillas de la Vida Eterna y ha pactado con su malvada diosa para poder obtener la eternidad.Pero sus planes no los puede realizar pues el Guardián consigue detenerlo pero por ello Karemheb es asesinado por mandato de la diosa demonio pero no conseguirá su artimaña pues su protectora lo guarda con un conjuro para que despierte de su eterno sueño.

Ether Rivers trabaja las escavaciones con Moses Connor,un buen amigo de sus queridos padres y que ella lo aprecia como si fuera de su familia,encuentran una tumba egipcia y dentro de ella un anillo azul y una tablilla con unos gerogríficos que contienen un conjuro,al leerlo Esther,se transporta al antuguo Egipto y se queda sorprendida del poder que le ha dado ese anillo,tal poder que se encuentra con un formidable guerrero en las entrañas de la cueva donde han encontrado una momia.Al contemplar al hombre medio desnudo Ether deja caer su alma a sus pies e intenta por todos los medios entenderse con él.Al principio renegará de lo que aquél extraño le cuenta pero varias situaciones y desastres la pondrán alerta y confiará en su guerrero resucitado hace siglos e intentará ayudarlo por todos los medios en su cometido.El guerrero le ha robado el corazón y lo seguirá hasta el mrincón más antiguo de Egipto,y las noches en Karnak serán eternas y especiales.

Karemheb al despertar de su largo sueño no se esperaba encontrar a una muchacha tan atractiva y que le levantara el ánimo con tanta osadía.Se había despertado en un tiempo que no reconocía y su tierra había desaparecido...Todo lo que quedaban eran ruinas y sus más queridos estaban muertos.Pero al presentir que Esther está en peligro decide quedarse y luchar por algo que quiere y ya no puede desprenderse de él,el tesoro más preciado,una mujer que lo reconforta y lo ama.

Esta aventura ha sido la más excitante y maravillosa que vivido.He visto los templos y palacios más antiguos de Egipto y me he perdido por las Pirámides...He sentido la magia y el poder de los dioses y la maldad de una diosa envidiosa por tener un templo para que la venere y así jugar con las vidas de los mortales.

La pasión de un guerrero legendario y el amor desenfrenado y puro de dos amantes que se quieren ante una adversidad y el peligro acechando en cada capítulo.No he podido dejar de leer cada capítulo hasta el final.Sin dudarlo esta obra de Nieves me ha encantado y ha sido muy original.

Su puntuación un 5,por supuesto.

 

Crítica realizada por Rociodc

Con esta novela me paso como me pasa con todas las novelas de Nieves Hidalgo, la manera en la que me sorprende, me fascina, me engancha y me transporta a un mundo totalmente nuevo me encanta.

Noches de Karnak, nos transporta al antiguo Egipto, varios siglos atrás, donde enfrentamientos entre guerreros, y venganza, termina con una maldición de los dioses, y Karemheb y su eterno enemigo Senephta están atrapados por la eternidad.

Varios siglos después, en nuestra epoca, Esther y un grupo de investigadores arqueólogos, trabajan en una tumba Egipcia, cuando algo extraño sucede.

Esther encuentra un anillo, el anillo que contiene la maldición que mantiene encerrado a Karemheb, algo fuerte la hace cogerlo, la tentación es fuerte y al ponérselo tiene una visión del antiguo Egipto.

Esto hace que la maldición de rompa, devolviendo a Karemheb y Senephta a la vida....

En el momento en el que Esther y Karemheb se conocen, las chispas entre ellos son inmediatas. El amor y la pasión surge entre ellos, haciendo de esta historia una maravilla.

Pero entre el amor de ellos, varias cosas complican la trama, como las visiones en Egipto, y la venganza de Senephta...

Es una novela que la leí rápido, porque me enganchó desde el principio, y en mi opinión no decae en ningún momento. Para mi gusto no le falta ni le sobra nada, es una historia que atrapa por sus personajes, su trama y la historia que contiene.

Incluso creo que tiene momentos que hace reír, porque ver como alguien, un guerrero del antiguo Egipto, tenga que vivir en nuestra época, tiene su punto. También tiene momentos más emocionantes y emotivos.

Otro punto a su favor, pero es algo que siempre me pasa con los personajes de Nieves, es que me he enamorado de este hombre, el personaje de Karemheb es espectacular... aunque Esther no se queda atrás, en una heroína perfecta.

Una mezcla de paranormal, actual e historia que disfrute muchísimo.

Mi nota es 5/5.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |