Nieves Hidalgo - La página rasgada

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Elsa

Emilia Larrieta nace en Madrid a finales del siglo XIX, en el seno de una familia acomodada. Su vida sufre un giro radical cuando la locura de una de sus hermanas destroza la familia. Emilia crece en una barriada marginal y se transforma en una jovencita audaz y desenfada que ve cómo su vida cambia de nuevo cuando, tras un desgraciado accidente, queda coja de por vida. Pero ni la pobreza ni la cojera podrán con el espíritu de Emilia. Cuando llegue el amor, se entregará a él sin reservas, pero el destino no se apiadará de sus sueños. Emilia rasgará esa página de su vida en pedazos, y luchará para mantener a su hija y a su propia madre durante lo duros años de la guerra civil. A pesar de todas las contrariedades intentará vivir de acuerdo con sus deseos, eso sí, desquitándose siempre que pueda, a veces a costa de quienes no lo merecen.

Ya anciana, la imparable curiosidad de su nieta Nuria arrancará de Emilia recuerdos de amores perdidos, de verbenas, de hambre, de injusticias y justicias de andar por casa, que enseñaran a su nieta – y la los lectores- muchas cosas que nunca estarán en su libro de historia.

La novela empieza con el nacimiento de Emilia, la cuarta hija de una familia acomodada y que con su llegada provoca unos celos enfermizos en su hermana, la pequeña de la familia hasta entonces y que hace todo lo posible por molestar a ese bebé que le ha quitado la atención de su padre, hasta que al final la ataca con una tijeras, enloqueciendo y muriendo de un derrame cerebral. Este es el desencadenante del cambio de suerte de una familia, a raíz de estos acontecimientos la vida de esta familia da un giro de 180 grados y se encuentran con el padre muerto, el negocio arruinado y teniendo que mudarse a una barriada marginal, donde la madre se dedica a coser para mantener a sus hijos.

Emilia crece, es alegre, atractiva, joven y es la típica castiza madrileña, pero como si la vida no se hubiera ensañado suficientemente con ella un día se cae y de una simple torcedura de tobillo, la cosa se complica, posiblemente debido a las pobres condiciones sanitarias y le tienen que amputar la pierna. Pero Emilia no se arredra, es una luchadora nata y con una muleta que se convierte en un apéndice inseparable de su cuerpo, continúa viviendo una época dura de España en los albores de la segunda república.

Está convencida de que algo va a cambiar y es por esa época cuando conoce al amor de su vida, no es un amor de juventud, ambos rozan la cuarentena, y se entrega con toda la pasión de su carácter. Hasta que España un día se acostó monárquica y se levantó republicana y es ahí cuando ante la esperanza de unas nuevas leyes, se ve obligada a rasgar esa página de su vida y a continuar viviendo para ser fiel a sí misma y a sus conceptos.

La novela narrada en primera persona por la nieta de Emilia, nos va trasladando a través de las charlas que mantienen abuela y nieta por todos los acontecimientos desde la proclamación de la segunda república hasta la celebración de las primera elecciones generales de 1977.

Emilia se ha convertido en una persona dura, revestida de una coraza para que la vida no le haga mas daño, es una persona, un poco cínica, sarcástica a veces, con buen corazón otras, no traga a su yerno, siendo capaz de calumniarlo con el mayor descaro, no se lleva bien con su nieta Almudena, pero siente un especial cariño por su nieta Nuria a la que cuenta todas sus cuitas y es a través de sus relatos, como va relatando con anécdotas divertidas unas veces, amargas otras, toda su vida.

No es esta una novela como las que estamos acostumbradas a leer de Nieves Hidalgo, ella la califica de costumbrista en su entrevista, yo diría que es real como la vida misma. Mi abuela era contemporánea de Emilia y yo a través de ella y de lo que contaba mi madre he escuchado esas historias, así que me he sentido muy identificada con la nieta. Pero pese al tema que trata no destila amargura o revanchismo, nada de eso, Nieves narra con ese estilo que la caracteriza, con un absoluto dominio del lenguaje y unos diálogos ingeniosos y chispeantes la vida de Emilia, una mujer que pese a sus defectos le plantó cara a la vida y supo sacar, dentro de sus posibilidades, lo mejor de ella. No se privó de sus verbenas, de sus chocolates con churros o sus tertulias. Es generosa, injusta, deslenguada, pero en definitiva un ser humano.

Esos diálogos entre abuela y nieta son encantadores, me ha recordado montones de cosas, esos lingotazos de agua de carabaña que me daba mi abuela, los malditos zapatos de Segarra, que te hacían polvo los pies...

He sufrido con Emilia, me ha reído de su gracia dicharachera y me ha emocionado al final cuando en realidad se da cuenta que se ha perdido algunas cosas.

Me gusta como escribe Nieves Hidalgo, es una de mis autoras favoritas, pero con esta novela me ha demostrado que es una gran escritora, que se atreve a tocar todos los palos, que con una vida sencilla y llena de penalidades es capaz de crear una novela, que me ha tenido pegada a ella hasta que la he terminado.

Mi valoración : Excelente.


Crítica realizada por Julia Siles Ortega

A menudo encuentro a gente que me pregunta: ¿Qué buscas en una novela? Parece fácil la respuesta, y no lo es. Busco emoción, magia (no a Harry Potter), sensibilidad, pasión, intensidad. Busco que despierte todo lo que hay escondido en mi interior, lo bueno, lo no tan bueno, e incluso lo peor... Que me haga vibrar, que me haga sentir VIVA. Y sí, lo habéis adivinado, La página rasgada ha conseguido todo eso y mucho más. Es de esos libros que atesoras en tu estantería, como una joya exquisita, y te preguntas si no será demasiado egoísta no prestarlo, no dejar que otros lo lean... Bueno, para eso estoy aquí haciendo esta reseña: para animar a todo aquel que aún no ha tenido la oportunidad de leer esta maravilla, que vaya, que la compre y la pague, ¡¡¡coño!!!, que con la tontería de Amazon (con perdón) la gente se está acostumbrando a malbaratar la obra ajena como si valiera lo mismo que un pack de Donuts. Y cuando yo encuentro un libro que vale lo que pago por él, doy cada euro besado y requetebesado. Y el libro me costó, si no recuerdo mal, porque lo compré en abril en Córdoba, 17'50€. Vaya, que digo yo que más nos gastamos una noche cualquiera yendo de copichuelas con los coleguitas.

¿Qué vais a encontrar en esta nueva novela de Nieves? Amor, crudeza, un pelín de maldad, otro pelín de locura, mucha miseria... y mucho optimismo, muchas ganas de vivir, de salir adelante... aún a costa de todo y de todos. ¿Quién es Emilia? Particularmente me recuerda a mi bisabuela, o al personaje que yo he hecho de mi bisabuela. Y no es un piropo. Que nadie se equivoque. Al principio le coges cariño porque es optimista, está llena de vida y de buenas intenciones... pero luego da un viraje brusco y, realmente, puedo asegurarlo, llegas a detestarla. Pero por eso me gusta, ¡fíjate tú! Por eso... Porque estoy HASTA LAS NARICES de ver heroínas melosas y remilgadas, todo virtud, todo castidad, todo bondad cristiana, que me ponen de los mismísimos nervios. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargh!!!!!!! Cuando llegó a mis manos la novela, necesitaba a Emilia como agua de mayo, porque por un lado no se hace querer fácilmente, la verdad, pero por otro, es un soplo de aire fresco en la literatura actual donde la mayoría de protagonistas femeninas son tan buenas, tan buenas, tan buenas que te preguntas qué leches hacen las pobrecitas en un mundo tan cruel.

El mundo "cruel" que rodea a Emilia parece hecho a su medida, es un mundo que la pone a prueba diariamente, que no le da tregua ni un instante. Desde bien pequeña ha visto la tragedia campando por su casa como si se sintiera allí la mar de a gusto; primero su hermana, luego su padre, sus hermanos, que pronto emprenderán el vuelo, escapando de la angustiosa situación familiar; el accidente, el primer amor, prohibido, como no podía ser de otro modo, la guerra, el deterioro de un mundo que se desintegra minuto a minuto; la madurez, el segundo amor que, más que amor, es gratitud, o conformismo o qué sé yo... Y la hija, y el yerno, ¡pobre yerno! (Pensando en mujeres como Emilia se hiciero los chistes sobre las suegras), y la nieta (lo mejor de la novela, con diferencia).

Nieves nos avisaba que ésta no era una novela romántica, e incluso juraría que estaba asustada (la muy tontina) porque no sabía cuál iba a ser la reacción de su legión de seguidoras (entre las que tengo el honor de hallarme). Pero a ver, ¿desde cuándo hay alguien que sólo lea un género literario despreciando los demás? Yo leo casi de todo, menos ciencia-ficción y la biografía de Ana Obregón...

Que no es romántica, que es una novela dura sin final feliz, sin "princesa conoce a príncipe y se casan y son felices", pues ¡qué alegría! No seré yo quien le diga: escribe esto o lo otro de más allá. Nieves ha escrito una novela genial, que, para mi gusto, no ha sido suficientemente valorada, ni debidamente promocionada. El tipo de novela que si la escribe Almudena Grandes (y me gusta mucho esta autora) o Maruja Torres, todos se hacen lenguas de lo estupenda que es. Es la Envidia Española. Ya la conocemos todos, ¿verdad? Doy gracias a las diosas de conocer bien a Nieves, de saber que iba a escribir esta novela, y cuándo saldría a la venta... Entre tantísimo libro como vemos a diario, sobre todo los que, como yo, vivimos en una gran capital, es fácil que una novela como esta pase (fatalmente) desapercibida. Pero entre todos los que miramos, algunos vemos. Y entre todos los que se quedan con la paja, yo busco el grano, como la pepita de oro en el fondo del río. Y providencialmente lo encuentro. Y ese hallazgo me hace feliz por un instante, una hora, un día, una semana, un mes, un año... Y al cabo de mucho tiempo puedo volver otra vez a abrir ese libro y volver a sentir, si no las mismas sensaciones embriagadoras, sí otras muy parecidas e igualmente placenteras. Así que por último pero no menos importante, una petición desde lo hondo de mi corazón: Quiero otra novela como esta...

Gracias por este regalo.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |