Nieves Hidalgo - La bahía de la escocesa

Crítica realizada por Katon

Kimberly llegará junto a su fiel amigo y protector, Julius, a Inglaterra para investigar la muerte de su hermano Adam. Ella está convencida que hay algo más detrás de su muerte. Su sorpresa será mayúscula cuando al llegar descubra que Cameron es el hijo de Adam, el afecto y cariño por el muchacho será inmediato. Al llegar a Teriwood, Kimberly encontrará el diario de su hermano, la confirmación de que fue asesinado está entre sus páginas. Kimberly tendrá dos sospechosos; uno será Christopher Gresham, el otro será Lucas Ganford, marqués de Lessenrose, el mayor rival del conde y que parece atraído por la joven. Kimberly intentará aprovechar su estancia den Braystone Castle para averiguar la verdad de esas sospechas.

La guerra contra Napoleón ha acabado, pero aun queda cierto número de personas que apoyan al antiguo general, las tensiones políticas y las filtraciones continúan siendo un grave problema para el gobierno inglés. El conde de Braystone debe investigar este delicado asunto: alguien está vendiendo información a los franceses, el peor hecho de traición posible, además de lucrarse con el contrabando. Es el elegido para esta misión ya que frecuenta los ambientes más selectos y las tabernas de peor reputación del puerto. Por otra parte Chris decidirá investigar la muerte de su compañero de infancia y vecino, Adam Brenton. Ambas investigaciones, junto con un posible acto de contrabando que está teniendo lugar en las propias tierras de los Gresham, será la trama principal de la novela.

No sé cómo lo hace, pero Nieves siempre consigue engancharme desde la primera página. Con ese primer capítulo tan tenso me tenía pegada a sus páginas. Y claro, he seguido leyendo el libro con las ganas de descubrir quién fue el traidor que le hizo eso a Adam. Además de la pareja protagonista nos encontramos con dos ancianas que les harán la vida un poquito más difícil pero con las que no puedes dejar de encariñarte, esas sales y ese ¡Qué vergüenza! son sus señas de identidad. Los hermanos y el amigo del conde también tendrán su pequeño papel como galanes de Kimberly. Una mención a parte se merecen Julius, en leal amigo de Kimberly y Mortimer el ayuda de cámara perfecto de Christopher, la relación entre ambos es un esbozo de las rivalidades entre trabajadores pero aquí cuentan con un objetivo común.

La relación entre Kim y Christopher será explosiva desde el principio. Con unas situaciones que arrancan más de una carcajada, vemos cómo estos dos se atraen aun en contra de su voluntad. Ambos personajes de fuerte carácter tendrán que aprender a confiar y lo que es más importante, Kim deberá tener la valentía de enfrentarse a sus peores sospechas a pesar de los sentimientos que Chris le inspira. Unos personajes con mucha química y que son verdaderos protagonistas del libro, la trama de espionaje gira en torno a ellos y no al revés como tristemente sucede en otros libros de novela romántica.

He disfrutado muchísimo con esta novela. Un misterio por resolver, unas antiguas ruinas, una cala escondida, unos personajes que me han encantado y una prosa cuidada componen un inicio perfecto para estos hermanos Gresham. Ya estoy deseando poder leer el siguiente, la historia de Darel y su misteriosa ladrona. Un libro totalmente recomendable.


Crítica realizada por rociodc

Adam Brenton, vizconde de Teriwood, es asesinado cuando intenta desenmascarar una traicion. Poco despues, su hermana Kimberly recibe la noticia en Nueva York de que Adam su

e ha suicidado e, incredula, decide viajar a Inglaterra para esclarecer los hechos.

Christopher Gresham,conde de Braystone, fue amigo de Brenton en la infancia, y a pesar de haberse distanciado con los años,no ha olvidado su antogua amistad. Por eso decide llevar a cabo sus propias pesquisas sobre la muerte de Adam a la vez que colaboran con el gobierno investigando los robos a barcos ingleses.

Cuando Kimberly empieza a indagar en la vida de su hermano, Christopher se convierte en su principal sospechoso. Ni la atraccion ni el deseo que surgen entre ambos haran cesar a Kim en su decision de vengar la muerte de Adam.

Una vez más, he tenido el formidable placer de disfrutar enormemente con una nueva novela de Nieves Hidalgo.

Como siempre me ha pasado cuando leo sus novelas, la autora tiene la capacidad de internarme de lleno en la historia y vivirla. Tanto los personajes, como la ambientación y la trama me han parecido excepcionales.

Kimberly es una mujer de carácter, independiente y decidida, que está dispuesta a todo por limpiar el nombre de su hermano frente a su supuesto suicidio, convencida de que se trata de un asesinato, aunque para ello tenga que viajar a Londres, un país donde no soporta las normas sociales o la aristocracia, y que es totalmente diferente a sus costumbres y cultura.

Pero una vez allí nada será como esperaba, pues su hermano le dejado en su testamento algo muy importante que la obligará a permanecer más tiempo allí y a esto tendrá que sumarle la inesperada atracción que siente por Christopher.

Christopher siempre ha tenido lo que ha deseado, por eso en cuanto posa sus ojos en Kimberly la atracción y el deseo es inevitable, aunque entre ellos surja una especie de lucha pues, aparentemente, no se soportan.

Kimberly tendrá que luchar contra su duda de que Christopher sea el asesino de su hermano y contra de lo que siente por él. Mientras, Christopher intentará esclarecer por su lado el asesinato de su amigo al mismo tiempo que pretende conseguir a Kimberly como sea.

Me encanta la mezcla de culturas, muchas veces muy evidentes e incluso graciosas, entre los personajes. La trama me mantuvo en vilo hasta el final, pues pienso que está muy bien llevada, y te engancha tras los misterios y pistas que van apareciendo.

Por lo demás estoy deseando que se publique la segunda entrega, ya que en esta se deja entrever la próxima historia que me ha enganchado ya con lo poco que he visto.

Pues aquí una fiel lectora de Nieves que recomienda sin duda alguna esta novela, y espera impaciente la siguiente parte de Los Greham.

Mi nota es 5/5.

 


 

Crítica realizada por Malory

Como siempre que leo algo de Nieves, lo he disfrutado desde al primera página hasta la última, porque con su magnífica forma de escribir te atrapa de principio a fin sin remedio y en esta ocasión no podía ser diferente.

Una historia estupenda, con un misterio por resolver que te mantiene intrigada hasta el final y especulando sobre el posible culpable y haciéndote creer que sabes quién ha sido el asesino...

Los protas estupendos, temperamentales y decididos, crean situaciones divertidas, impetuosas o apasionadas con cada encuentro.

Ella me ha gustado mucho y él me ha enamorado.

Quizás he echado de menos la intervención de alguno de los secundarios, porque después de leerlo, me he dado cuenta de que se ha centrado mucho en la pareja de protas, dejando un poco en segundo plano lo demás y al resto de personajes.

Pero así y todo la he disfrutado un montón y no he podido evitar acordarme de la saga de los Malory al leer esta que ahora nos presenta Nieves.

La ambientación estupenda y las descripciones te llevan a visualizar los lugares de los que te habla.

Una novela muy entretenida, muy bien escrita y que me ha dejado con ganas de leer el resto de las historias de los Gresham.

Valoración: muy buena

 


 

Crítica realizada por Roslynn

Hace muchos meses (diría que más de un año) que no puedo leer novela romántica como lo hacía antes. También ha influido mucho el que me haya llevado muchísimos chascos en los últimos años... para mí la novela romántica está perdiendo toda su gracia, y cada vez me encuentro novelas más raras en el mercado que nada tienen que ver con la novela romántica de toda la vida, la que a mí me gusta, la que quiero leer.

Por ese motivo, leer La bahía de la escocesa ha sido para mí un "volver a mi hogar", reencontrarme con ese tipo de libros que me encanta y que hace que me enganche a la novela romántica. Es una historia de lo más sencilla, con un argumento de lo más corriente y, sin embargo, ha sido todo un placer leerla. Me ha hecho reír, me ha hecho sentir ternura, me ha mantenido intrigada y me ha enamorado su protagonista masculino.

Diría que es un estilo a Brumas, aunque más dinámica. La comparo con los Malory. La bahía de la escocesa es una historia sencilla, con muchísimos personajes secundarios que dan un toque muy divertido a la novela. Las abuelas (lo que me han hecho reír con sus sales y con su "¡Qué vergüenza!), el mayordomo, los hermanos del prota, el perro de ella... geniales, todos geniales.

Me quedo con ganas de leer la segunda entrega de la serie, que ya aquí se deja en el aire una historia por contarse, con un atraco sufrido por uno de los hermanos del protagonista a manos de una misteriosa ladrona. Tengo unas ganas locas de tener en mis manos el segundo libro de la serie.

Este es el tipo de novela romántica que quiero leer, que no me cansa, que siempre es bienvenida. No quiero innovaciones raras... me da una depresión cada vez que consulto las novedades del mes. Yo quiero más novelas como ésta, sencilla, romántica, tierna, divertida y con su puntito de intriga o aventura.

 


 

Crítica realizada por Kalina

Decir que me ha gustado es poco, me ha encantado. Como todas las novelas de Nieves Hidalgo tiene un inicio potente, el asesinato de Adam Brenton, vizconde de Teriwood que alguien logra enmascarar como un suicidio. A partir de ahí está la trama servida y mejora con cada página que lees. Kimberley recibe con estupor e incredulidad la noticia de la muerte de su hermano Adam, no cree ni por un momento que haya sido un suicidio, no había motivos para ello. Decidida a averiguar la verdad pone rumbo a Inglaterra para esclarecer los hechos, pero a su llegada le aguardan unas cuantas sorpresas, unas deudas de juego que tenían al borde del abismo a su hermano y la más importante un sobrino del que no tenía noticia y del que se tiene que hacer cargo.

El conde de Braystone, Christopher Gresham colabora con el gobierno para descubrir al traidor que está pasando información a los franceses. A la vez que investiga la muerte de Adam Brenton, amigo de la infancia y vecino, pues no cree que su muerte fuera un suicidio.

El primer encuentro entre Christopher y Kimberley no pude ser más desafortunado, lo que marca la relación desde el principio, en pocas palabras, no se soportan, aunque la atracción es explosiva. Las investigaciones de Kimberley hacen que sus sospechas se vean reafirmadas, su hermano ha sido asesinado y el principal sospechoso es Christopher.

Una novela de amor, aventura y espías que te engancha desde el principio, con asesinatos, traidores, contrabandistas y una pareja protagonista explosiva de fuerte carácter con unos objetivos claros, ella descubrir al asesino de Adam y él atrapar al traidor que pasa información a los franceses, misiones que pondrán en peligro la irresistible atracción que sienten ambos, los secundarios geniales, entre ellos tenemos a los hermanos de Christopher, Darel y James, que desde el inicio cortejan a Kimberley, y protagonistas de los siguientes libros, y a las divertidísimas abuelas Gresham. Y todo ello junto nos da una historia de amor que tiene que salvar malentendidos, dudas y sospechas y enfrentarse a peligros que pondrán a prueba sus sentimientos. Si el principio es potente, el final es sorprendente.

En definitiva un libro que te engancha desde el inicio, de lectura rápida y ágil que te mantiene pegada a sus páginas hasta llegar a un desenlace sorprendente, que te deja expectante por leer el siguiente libro de la serie. Muy buena y totalmente recomendable.

 


 

Crítica realizada por Mariam

Hay un tipo de novelas que para entretenerte no necesitan ni una trama muy compleja ni personajes atípicos; sólo aventuras, amor, un misterio y esos protagonistas tan característicos de las novelas clásicas: un sinvergüenza encantador y una heroína de armas tomar.

Todos estos elementos sirven para entretejer una historia de amor puede que no muy compleja pero tierna y con un punto divertido. Como La bahía de la escocesa, la novela con la que da comienzo la saga de los Gresham.

Recuerdo que hace años leí los primeros capítulos de esta novela en el blog de Nieves Hidalgo. Ya entonces me formé una idea bastante clara del tipo de historia que podría ser. No es que tenga dotes de adivinación, ni mucho menos, pero creo que era fácil intuirlo si conoces el estilo de la autora. Siendo así sabes con certeza el tipo de historias que encontrarás. Y es lo que he encontrado en sus páginas.

Creo que se vislumbra que los Gresham pueden estar destinados a ser algo así como los Malory de Johanna Lindsey: una serie de libros protagonizados por una familia de aristócratas ingleses que son algo más que unos nobles aburridos. Más bien son todo lo contrario que es de lo que se trata. Bueno... es lo que en el fondo esperas.

Así, hilvanando en sus páginas aventuras, intrigas y un toque divertido que aderecen la trama romántica, encuentras una lectura distendida y agradable.

A veces se dice que es una temática manida, pero, ¿quién puede resistirse a una saga así? Yo no, desde luego.

Pero centrándome en La bahía de la escocesa diré que me ha parecido una novela sencilla, pese a que por la sinopsis pudiera imaginarse una historia compleja -o tal vez sea que está narrada con suma sencillez- y aunque está protagonizada por Kimberley y Christopher, va esbozando más sobre esta peculiar familia, presentando al resto de componentes de los Gresham. De hecho casi al final se produce cierto episodio que imagino es el nexo con la novela que da continuación a la saga.

Aunque el punto de partida de la novela es el asesinato de Adam Brenton, el hermano de Kimberley, y aunque descubrir la identidad del asesino y traidor a la Corona es uno de los puntos clave, para mí La bahía de la escocesa narra ante todo una lucha de voluntades e ingenio. Evidentemente entre Kim y Chris.

A lo largo de las páginas son frecuentes los diálogos y las pullas verbales en que se enzarzan esta pareja. Porque puede que al principio recelen el uno del otro, especialmente ella, que cuenta a Christopher como uno de los principales sospechosos de asesinar a su hermano, pero enseguida surge la atracción y, como en toda novela romántica que te envuelve, quedas a merced de las aventuras, desventuras, encuentros y desencuentros de esta pareja.

La mayor parte de La bahía de la escocesa transcurre en Inglaterra, salvo unos capítulos al comienzo en Estados Unidos, pero pese a que los protagonistas se mueven en el círculo de los aristócratas locales, es una historia que no se centra en las reuniones sociales de dichos nobles. Algo que se agradece porque a mí particularmente aunque me gustan ha llegado un punto en que quiero leer algo diferente. De hecho debo confesar que las partes que más me han gustado han sido aquéllas que se alejan de las mansiones y los salones elegantes. Tal vez por el contraste que he encontrado en la historia y por los cambios de escenario.

La lectura es muy ágil, pues aunque se describen bastantes encuentros, sucesos y acontecimientos está narrado con suma sencillez, sin recargadas explicaciones políticas ni sociales. Eso, junto a los cambios de escenario que se producen, desde los tugurios más sórdidos de Londres, la tan mencionada bahía de la escocesa a la mansión de los Gresham, propicia que el ritmo sea muy ágil.

Como comento antes hay bastantes personajes implicados en la novela, ya sea directa o indirectamente, pero no resulta complejo seguir el hilo argumental, ni te pierdes entre las ramas del árbol genealógico de los Gresham.

En mi opinión La bahía de la escocesa es una novela que ante todo es amena y que contiene un poco de los elementos que propician una lectura para evadirse: aventuras, un poco de misterio, un calavera a reformar, una protagonista más cómoda a lomos de un caballo que en una sala de costura y un sinfín de personajes -algunos un poco excéntricos- para amenizar una historia entretenida y ser el punto de partida de una nueva saga familiar para la novela romántica.

 


Crítica realizada por Dougless

 

Kimberly se ha criado en Estados Unidos, sacando adelante su plantación y viviendo un poco a su manera. Acompaña de su fiel amigo Julius llega a Inglaterra dispuesta a saber que le ha pasado a su hermano Adam, del que le ha llegado noticias de que se ha suicidado. Su sorpresa en mayúscula cuando se encuentra con una tía que no conocía, un sobrino ya crecido y un montón de deudas de su hermano que tiene que saldar. Enseguida se pone manos a la obra para averiguar que fue lo que en realidad le sucedió a su hermano. Sus sospechas le llevan hacia Cristopher Gresham, del cual se siente atraída inmediantamente.

Cristopher por su parte también quiere averiguar que le ha sucedido a Adam y esta inmerso en una investigación de espías para el primer ministro.

Los primero encontronazos con Kim son muy divertidos, siempre sale mal parado y con el orgullo por los suelos, en la americana ve a una mujer insolente y decidida y no sabe bien si le gusta o no.

Me ha encantado la novela, las escenas entre los protagonistas son muy divertidas, con diálogos ágiles y amenos. Los encontronazos entre ellos a causa del perro y el caballo son inmejorables y los hermanos, Darel y James también han sabido conquistarme. Las escenas que protagonizan juntos me han recordado un poco a la que tenían los Malory cuando estaban juntos, todo risas, burlas y bromas.

La intriga está muy bien llevada porque casi hasta el final no sabes quien es el asesino y yo, por lo menos, me llevé una gran sorpresa.

Estoy deseando leer la historia de Darel, ya aquí vemos como es atracado por una ladrona y parece que las pistas van por ahí.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |