Nicole Jordan - Amar a un caballero

8.0/10 rating 1 vote

Critica realizada por Maddy

Inglaterra, 1154
La trama trasncurre al año siguiente de la muerte del rey Stephen, cuando su legitimo heredero, Henry Plantagenet, regresa desde Normandía para hacerse cargo de la corona.

Lord Ranulf, señor de Vernay, y apodado el Dragón Negro, forma parte del ejercito del nuevo rey, como uno de sus más fieles servidores y notable guerrero. Así que cuando el rey le encomienda la tarea de recuperar los feudos de aquellos nobles que no han jurado lealtad a la corona, no duda ni un solo momento en cumplir sus obligaciones. La sorpresa llega cuando el feudo a recuperar es el de Claredon. El destino hace que sea el mismo castillo de su futuro suegro, Lord Walter.

Cinco años atrás, Ranulf, llevado por el impulso de aumentar sus tierras y riquezas, pide la mano de Lady Ariane, la única heredera de Walter. Por aquel entonces, ella apenás era una chiquilla de tan solo 14 años. Ranulf, sin querer desafiar a su rey, se dirige pues a Claredon, pero lleno de dudas y remordimientos, sin saber en que se habrá convertido aquella menuda chiquilla.

Lady Ariane, se encuentra sola en el castillo, cuando el ejercito del Dragón Negro de Vernay hace acto de presencia. Su padre, cumpliendo ordenes del noble al que sirve, ha ido al feudo de éste a cumplir con sus obligaciones de siervo.

La primera impresión que ella se lleva, es que, por fin, Ranulf viene a reclamarla como futura esposa, y cual es su desconcierto, cuando un emisario del propio Dragón le indica que su señor se encuentra allí para que le sea entregado el castillo, ya que Lord Walter ha sido acusado de traición a la corona.

Así empieza la trama de toda la historia, Ariane, en contra de la opinión de Ranulf, no le jura lealtad como nuevo señor de Claredon, sino que se mantiene fiel a la palabra de su padre y defiende a la idea de que éste ha sido acusado de traición injustamente. Lo que provoca que ella sea declarada presa politica y su custodia pasa a ser asunto del propio Ranulf.

Comienza pues una lucha de voluntades, Ranulf ya no la quiere como esposa, con lo que decide invalidar el acuerdo matrimonial, ella se siente despojada de todo por lo que ha vivido y el rencor que siente por su prometido crece cada día que pasa. Pero lo que ninguno había tenido en cuenta es que a medida que pasa el tiempo, esa continua lucha se convierte en algo más, algo que les hace sentirse vivos y anhelantes de estar con la otra persona, comenzando así su particular historia de amor.


Analizando a los personajes, nos encontramos con un guerrero, hecho a si mismo, un hombre que ha crecido siempre con la maldición de ser rechazado por su propio padre, quién nunca la reconoció como hijo propio, sino del amante de su madre. Todo ello, ha llevado a que Ranulf les tenga aversión a las damas nobles, no confia en ellas, las compara a todas por el mismo patrón que a su misma madre, conspiradoras, ligeras de cascos y que llevan la traición en la sangre. De aquí viene su reticencia al matrimonio y que deje pasar tantos años sin reclamar a su prometida. Debo decir que es ésta parte de la trama la que me ha resultado menos "creíble", en el sentido de que Ranulf, en su día no ha sido coaccionado por nadie para hacer el contrato matrimonial, sino que lo hace libremente, y luego espera 5 años para reclamar a su prometida, ya que no se "atreve", temiendo que lo traicione como su madre hizo con su padre.

Si nos detenemos a analizar a Ariane, veremos a una mujer que ha sido criada única y exclusivamente para ser esposa. El compromiso con Ranulf, le llego cuando apenas era una adolescente, con lo que ha dedicado toda su vida a aprender a servir a su futuro señor. Sueña con el día en que él llegue y la despose, por eso cuando Ranulf trastoca todos sus planes, se siente traicionada, llegando a cometer alguna estupidez, que luego pagará muy cara.

En general, la historia me ha gustado, ha habido momentos en los que me resultaba un tanto cansina la cabezonería de los personajes, tanto de Ranulf por no ver más de allá de sus propias narices y de Ariane, por resultarme un poco caprichosa en determinados asuntos.

En otros momentos me he quedado literalmente pegada al libro, cuando la coraza del guerrero se va desquebrajando y deja ver su lado tierno, es muy bonito, el personaje de Ranulf, me ha recordado mucho a Royce de "Un Reino de Ensueño".

En definitiva, me ha resultado una lectura emocionante, a parte de que es medival, mi género favorito. Me he quedado con ganas de leer más libros de esta autora, para mí un nuevo descubrimiento.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |