Nicola Yoon - Todo todo

4.0/10 rating 1 vote

Crítica realizada por Sandrayruth

Antes de nada os aviso de que esta reseña está hecha a cuatro manos, las de mi hija Ruth y las mías.

Todo, Todo es un libro muy comentado en la blogosfera y cuenta con muy buenas reseñas que dotan a la novela de una alta puntuación de media. Es imposible no haber oído hablar de esta historia, aunque sea por el hecho de que tiene una adaptación a la gran pantalla. Este fue el hecho que más nos llamó de la historia: los buenos comentarios y el hecho de que tenía una película que complementaba a la lectura. Leímos el libro gracias a una LC y hemos de admitir que si hubiésemos sabido que sería así no nos habríamos apuntados o habríamos propuesto otra novela.

Como bien hemos dicho antes, sino hubiese sido por la lectura conjunta no lo habríamos leído en el momento en el que lo hicimos. Nos pareció una buena elección de lectura y el tiempo de lectura idóneo. Lo malo es que si bien la historia promete muchísimo, porque a nosotras al menos nos parece original, está mal desarrollada. La idea en un principio está bien planteada, pero llega un momento en el que decae y entra en tópicos que no nos han convencido nada.

La historia trata de una adolescente que ha vivido encerrada en su casa toda su vida debido a un factor muy importante: está enferma. Esa enfermedad impide que pueda salir al exterior, ya que los gérmenes y las sustancias del entorno son nocivos para ella. El libro está en primera persona, lo que no hace difícil que comprendamos su situación y la tortura de no poder al instituto ni salir con nadie. La autora nos presenta a Maddie, la protagonista, y desde el minuto uno nos metemos en su piel.

Como bien he dicho antes, la protagonista se llama Maddie. Es una adolescente que no ha salido nunca de su casa, y eso influye en ella en todos los sentidos: no puede estudiar fuera de casa y tiene que hacerlo a través de Internet; no tiene amigos y se siente sola; se pasa el día con su madre, y a pesar de que muchas veces está cansada de hacer con ella siempre lo mismo, no dice nada. De golpe entra en su vida Olly, un muchacho de su edad que se ha mudado en la casa de al lado. Como Maddie no puede hablar con él ni salir, se dedica a observarle a través de la ventana cuando su madre no está. Él no tarda en percatarse, y a través de pancartas que se enseñan de una habitación (como en el videoclip You Belong With Me) a otra, se pasan los e-mails. Así empieza su relación.

Los personajes secundarios están muy mal desarrollados a mi parecer. Está la madre de la protagonista, que es muy sobreprotectora con ella: se preocupa de que nadie entre a su casa para ver a su hija, a pesar de que haya una cámara antes de entrar al salón para que una persona se purifique y esté "limpio" y no pueda contagiar a su hija; se encarga de vigilar que estudie y que la enfermera que contrató para cuidar a Maddie haga bien su trabajo para que no enferme y observar que no tiene ningún contacto con el exterior.

La enfermera se llama Carla, y es uno de los mayores apoyos que tiene Maddie y su único contacto con alguien de fuera (ya que la mujer llega por la mañana y abandona la casa). Es como su segunda madre, ya que la trata como una hija y la cuida como tal. Se preocupa por ella y más de una vez le da consejos y lecciones de vida a través de sus propias experiencias. También aparece la familia de Olly, pero no se menciona más allá de unas pocas páginas. Como si no importasen.

En general los personajes están llevados de una manera muy extraña, y en muchas ocasiones resultan planos. Maddie muchas veces actúa como una adolescente mimada (que lo es) y no piensa con la cabeza: hace chorradas sin considerar las consecuencias que sus actos pueden causar, y después de hacerlo se da cuenta de lo que acaba de hacer. Olly es demasiado despreocupado y muchas veces es fácil dudar de sus intenciones, porque pensemos bien: ¿no es complicado que un chico que tiene tantas facilidades para salir con una chica y crear una vida sin miedo a que esta enferme se fije en una enferma? Muchas veces actúa por sus instintos, y si bien duda que su relación con Maddie pueda continuar, sigue y lucha por ella. Quizás por eso ha sido mi favorito.

La madre... agh. Por un lado me daba pena, porque es normal que cuides tanto de una hija que tiene SCID (también conocido como el caso burbuja o algo parecido), pero en otros sentidos me parecía demasiado exagerada. Cuando se entera de que Carla le da información sobre los nuevos vecinos se cabrea tanto que luego paga su malhumor con su hija, sin considerar que Maddie a pesar de tener una enfermedad tiene vida y que puede interactuar con la otra familia sin verse. Pero no, a la madre eso en la cabeza no le entra. Carla es otro de mis personajes favoritos, porque me ha parecido el menos plano: tiene una historia a sus espaldas y a pesar de ella sale adelante y se encarga de cuidar a su propia hija y a Maddie.

La trama me parece que podría haber sido llevada de una mejor manera. La enfermedad del CID es algo que sinceramente nunca había oído, y me parece una idea original que podría haber dado tanto de sí... Pero se queda en eso: en una idea, y además mal llevada. A lo largo del libro no se deja mencionar a través de escritos, de dibujos, de folletos médicos, pero pierde fuelle a lo largo que las páginas se suceden. Hay un pequeño giro casi al final de la historia, pero es muy muy predecible y no sorprende nada.

La ambientación es bastante limitada. Sabemos que estamos en Estados Unidos, concretamente en una casa. Y ahí es donde se sucede la mayoría de la historia, a pesar de que hay una historia relacionada con el pasado y Hawaii. Ese cambio de zona me gustó, porque era algo diferente que estar leyendo los pensamientos de una adolescente encerrada sin ganas de hacer nada, pero duró demasiado poco y podía haber dado más de sí.

La pluma de Nicola es una de las más sencillas que he leído. El hecho de que se narrase la historia en primera persona y a través de los ojos de una Rapunzel con SCID hacía que fuese algo infantil y bastante plana, pero lo bueno es que es ágil y amena. El libro es muy fácil de leer, eso sí, y es muy difícil controlarse por capítulos; algunos son de una página y otros solo e-mails, por lo que no es muy complicado empezar el libro por la mañana y terminarlo por la noche.

En conclusión, Todo Todo es un libro que nos ha decepcionado, y es difícil sacar de él cosas buenas. Íbamos con las expectativas altas debido a las buenas críticas que habíamos leído, y también con ganas de complementar la lectura con la película, pero Todo Todo ha sido un libro que nos gustaría borrar de la memoria o cambiar lo sucedido en sus capítulos. No nos ha transmitido casi nada, Maddie nos parecía una adolescente hormonada que se arriesgaba demasiado en lo referente a Olly sin pensar en las consecuencias. La pluma, sencilla, hace que haya sido fácil de leer y la ambientación, al igual que muchas otras cosas deja que desear, pero este último punto es más comprensible debido a que es difícil desarrollar una historia que trata sobre una enferma de SCID fuera de su entorno. Hemos echado de menos que estuviese en tercera persona para conocer más a Olly, Carla, su madre y el entorno e historia de estos. Lo mejor: se lee rápido. Lo peor: los personajes planos y el giro argumental mal llevado.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |