Nicola Cornick - Un mundo en ruinas

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Mc2

Aquella novia pobre esperaba que su amor le diera a su marido una fortuna mucho mayor que la que él buscaba…
Lord Robert Selborne tenía intención de besar a la hija del deshollinador para que le diera suerte…no pensaba casarse con ella. Aunque lo cierto era que, de entre todas las mujeres presentes, era la única que había despertado su interés. Y, si ella no aceptaba aquel matrimonio de conveniencia, Robert perdería su herencia.
Criada en las calles de Londres por un padre brutal, Jemima Jewell se hacía pocas ilusiones sobre la vida o sobre el amor…Hasta que los labios de Rob se posaron en los suyos y le pidió que fuera su esposa.


Novela independiente ambientada en el siglo XIX, en concreto en 1808.

Robert Selborne debe volver de la Península Ibérica en donde se encuentra combatiendo contra los franceses, a las órdenes de Sir John Moore, en la Guerra de la Independencia española. La escarlatina está causando estragos en sus tierras y él se ha convertido en el nuevo conde de Selborne tras la muerte de su padre y su abuela. Lo que no esperaba son las condiciones que establecen ambos testamentos para poder heredar y reconstruir sus tierras. Su padre, no olvidado el enfrentamiento con Rob por su ingreso en el ejército, establece una peculiar última  voluntad. Deberá contraer matrimonio en el plazo de cuatro semanas con una de las jóvenes damas presentes en la boda de su prima, la señorita Anne Selborne, y residir en Delaval los seis meses siguientes si no desea perder las propiedades no vinculadas al título y el dinero asociado. Por si no fuera suficiente, su abuela estipula que debe permanecer célibe durante cien días tras la lectura del testamento. ¿Cómo podrá afrontar las dos condiciones si lo último que desea es una esposa y no cree en el amor?

Robert siempre ha amado sus tierras pero casarse sin amor no es precisamente lo que le atrae. Sobre todo, cuando la escasez de candidatas en la boda se lo pone todo más difícil. Jemima, a sus veintiún años, es la única dama que podría considerar. Sólo hay un problema. Es la hija del deshollinador y su presencia en la boda sólo busca conseguir a los contrayentes una vida de buena suerte. La buena posición económica de su padre le permitió una buena educación. Su belleza y una vestimenta apropiada hicieron el resto. Decidido a todo por Delaval, Rob le ofrecerá a Jemima un matrimonio de conveniencia que le permitirá alejarse de las garras de un padre violento y un matrimonio no deseado. A Rob le proporcionará una herencia y la posibilidad de reconstruir sus tierras. Sin embargo, su intención de mantener la boda en secreto se complicará con la llegada de otros parientes de Robert dando al traste con todo. Obligados a vivir juntos deberán confiar el uno en el otro. Algo para lo que ninguno de los dos está preparado. La desconfianza y las falsas suposiciones les harán la convivencia difícil sucediéndose los problemas en Delaval.

Me han gustado mucho los dos protagonistas de la novela.

Jemima es una mujer decidida que ha podido darse una buena educación a pesar de no pertenecer a una clase acomodada. Su curiosidad  y formación le han permitido tener una opinión sobre la vida y ha decidido no vivir de acuerdo a lo habitual de la época. No desea un matrimonio sin amor. Tampoco parece creer en ello. Prefiere viajar, leer y disponer de un lugar en donde enseñar a otros niños. Pese a las amenazas de un padre violento no se dejará amilanar y aceptará la proposición de Rob para cumplir sus sueños.

Robert es el típico noble orgulloso de sus tierras. Es elegante, apasionado y  rebelde. Aunque no da la pinta de ser un libertino. Haría lo que fuera por reconstruir sus tierras. En principio, sólo verá en Jemima su belleza y, tras un beso, deseará llegar a algo más con ella. A medida que discurre la novela vemos como lucha por evitar sus sentimientos y la pasión que la joven despierta en él.

Dejando de lado si es posible una relación amorosa de este tipo a principios del siglo XIX entre un noble y la hija de un deshollinador he de decir que la novela me ha gustado y me ha resultado bastante entretenida. Me gusta la forma de escribir de Nicola Cornick. Sin ser historias excesivamente largas, crea novelas divertidas y amenas en las que no encuentro párrafos que sobren.

Recomiendo su lectura. La puntúo con un 4/5.

 

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |