Nicola Cornick - Un golpe de suerte

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Teresa

Serie Tallants I

¿Conseguiría un calavera como él una esposa como ella? Aunque había vivido modestamente, Amy Bainbridge era una realidad una dama de buena cuna. Pero de pronto recibió un sorprendente regalo que le cambió la vida. No sólo volvió a reintegrarse en sociedad, también atrajo la atención del más famoso jugador de Londres... un granuja empeñado en conquistarla. Joss, Conde de Tallant, era todo lo que Amy despreciaba en un hombre, y sin embargo se sentía intrigada por él. Era obvio que no le interesaba su fortuna recién heredada, ¿por qué entonces estaba poniendo tanto empeño en seducirla? ¿Y por qué a ella le resultaba tan difícil resistirse a sus atenciones?

Otra novela más de la señora Cornick que podíamos catalogar de deliciosa. Ubicada en la época de la Regencia, esta serie promete y mucho.

Lo que más voy a destacar de este libro es el modo de escribirlo que ha tenido la autora. Porque sí, es de la Regencia, salen todos los elementos de una historia de este tipo, la típica dama de buena cuna que ha tenido problemas que se reintegra a la alta sociedad, el clásico mujeriego-calavera-libertino-cínico que se encandila con ella y que quiere conquistarla a toda costa, pero también es verdad que la narrativa y los diálogos me han parecido estupendos y han activado mi imaginación. No en todas las novelas podemos encontrar este modo de contarlas.

Héroe y heroína que se atraen mutuamente, que ven surgir un amor apasionado entre ellos pero que, a la vez, se resisten, sobre todo ella, para la que los libertinos no tienen cabida en su mundo.

Joss, Conde de Tallant es el protagonista con el que habitualmente nos encontramos: libertino pero encantador, cínico pero maravilloso, calavera pero guapo. Es también un hombre marcado por el pasado, puesto que su madre lo abandonó de niño, lo que le da más intensidad al personaje. Por si fuera poco, no se lleva bien con su padre, que le achaca haber perdido demasiado dinero en las mesas de juego. Es un jugador, sí, lo tiene todo para que la protagonista huya de él. Y como tantos otros, tiene un fondo de oro, un alma limpia, un honor intachable que demuestra a lo largo de la historia.

Vemos la lucha de Amy por no caer en las redes de Tallant porque ella odia a los jugadores, su padre lo era y no obtuvo más que disgustos de su comportamiento. Ella sabe lo que es encontrarse sin nada de la noche a la mañana. Sabe lo que es tener que acabar antes de tiempo con una temporada en Londres que soñaba como toda jovencita, por el suicidio de su padre al verse arruinado. Sabe lo que es ser pobre, en fin. Es un personaje valiente que lucha contra la adversidad sin una queja, dispuesta a todo sacrificio por su hermano. Una heroína de pies a cabeza.

El romance entre ambos, estupendo. De los que enganchan.

Como secundarios, destacar a Richard Bainbridge, hermano de la protagonista, al que nos pintan como un ser egoísta, demasiado libertino, y el vivo retrato de lo que fue su padre con el juego.

Puede que la moraleja de esta novela sea eso, que el juego sin control es peligroso y puede destrozar a una familia. Aunque la autora lo trata de una forma especial al ser una novela romántica, no por ello es menos importante sacar ese aprendizaje del libro.

Me ha gustado mucho.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |