Nan Ryan - La ciudad perdida

Valoración:

Crítica realizada por Mailo

Ellen Cornelius sabía muy bien quién era el señor Corey: un timador sin escrúpulos, un sinvergüenza dispuesto a despojar a su anciana tía de su fortuna. Sin embargo, era incapaz de resistirse a su provocativo encanto. Steve Corey ponía a prueba la reserva de Ellen haciéndole insinuaciones que un caballero jamás haría a una dama. Le encantaba enfurecerla y dejarla perpleja. Se había convertido en el misterioso seductor de sus sueños, y había envuelto en un torbellino de éxtasis a una mujer solitaria y sencilla que había padecido muchos desengaños y decepciones en la vida. Corey se había propuesto seducir a Ellen sin imaginar que su propio corazón se estaba dejando cautivar por ella.

La historia transcurre en 1899. Ellen Cornelius está haciendo compañía a tu tía en su visita a Londres. Allí, en esa ciudad repleta de pobreza pero también de ricos comerciantes y acaudalados señores, de aristócratas y vividores, tiene intención de ir en busca de un elixir mágico. Dos hombres de Estados Unidos se mezclan en sus vidas: Steve Cory y su socio, Padjan.

Bien, no es que el argumento sea de los normales, porque eso de buscar la fuente de la eterna juventud suena más a novela fantástica que a novelas romántica, pero al menos es interesante por ver en qué acaba la búsqueda. ¿Qué película o libro de aventuras que hable de la fuente de la eterna juventud no nos ha gustado? Por muy malas que hayan sido siempre tienen ese punto de fantasía que todos guardamos en nuestro interior, aunque los sueños, sueños son, se dice.

Estos dos hombres se buscan las triquiñuelas para escoltar a la anciana tía hasta donde creen que está la fuente de la juventud, seguros de que van a encontrarla. Mientras, Ellen está convencida de que no son más que dos aprovechados que quieren sacar tajada, unos estafadores del tres al cuarto que lo que quieren es sablear a su pobre tía, ya muy mayor. A pesar de sus dudas, los cuatro se ponen en marcha.

Resulta gracioso que una anciana emprenda un viaje como ese, pero la señora es empecinada y capaz de todo, como nos demuestra. Es uno de los personajes que más me han gustado.

Durante el viaje, Steve empieza a flirtear con Ellen, se propone seducirla a toda costa y ella está entre la espada y la pared porque se siente atraída por ese tunante pero, a la vez, le odia por lo que piensa que está haciendo con su tía. Es divertido ver el que sí, que no de los protagonistas, a Steve le encanta hacerle proposiciones deshonestas a Ellen, asombrarla, dejarla muda. La ironía está a la orden del día y las escenas chispeantes se suceden.

No voy a decir que es una novela magnífica, creo que esta autora puede hacerlo mucho mejor, pero nos deja aquí un libro de aventura, con un poco de intriga y mucho romance, que hace que lo leas rápido y lo pases bien. Para mí, eso es una de las claves de una novela, olvidarme del resto del mundo durante unas horas.

Hacer mención especial a que en el libro nos da a conocer los lugares en que ubica la historia de un modo fácil, sin extenderse demasiado y ser pesado leerlo.

Espero que mis comentarios pueden servir para que otras lectoras se hagan una idea de este libro.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |