Mia Sheridan - El honor de Preston

Crítica realizada por Rocío DC

Definitivamente leer a Mia Sheridan es una delicia para los sentidos y para el alma. Cada novela suya que leo me satisface más y me hace más adicta a su pluma. Creo que se supera con cada libro. Y ya es decir...

El honor de Preston es una historia sublime y conmovedora. Una novela escrita de manera magistral; llena de sensibilidad, calidez y sencillez, que no dejará a nadie indiferente. De eso no me cabe duda.

Preston y Cole son dos hermanos gemelos que viven en una granja. Hijos de una de las familias más respetadas y pudientes del lugar. Ellos y Annalia se conocen desde niños, aunque comparten una amistad muy discreta.

Ella no pertenece al entorno de los Sawyer. Annalia, vive en la más absoluta pobreza, en un antiguo cobertizo alquilado al lado de la inmensa extensión de la granja de sus amigos, junto a su madre inmigrante. Lia sobrevive como puede, en un entorno en el que lo material no es lo único que le falta, también el afecto y cariño de alguien.

Preston y Cole son sus únicos amigos, aunque solo cuando no hay nadie cerca. Comparten juegos, bromas y rutinas desde siempre. Sobre todo con Cole, que es el hermano más bromista y cariñoso. Preston es más serio y correcto, y es por quien ella suspira desde que tiene uso de razón...

Preston está prendado de Lia desde que la vio por primera vez. Pero su honor hace que mantenga las distancias con ella... aunque eso les cueste tanto sufrimiento.

La historia entre Preston y Lia es intensa, sensible, desgarradora, preciosa y fuerte. Muy en la línea de la autora. Pero con ese toque original que consigue darle personalidad a sus libros, con unos giros inesperados que hacen no puedas dejar de leer en ningún momento.

Mia crea siempre unos personajes tan reales, y eso me encanta. En mi opinión los perfila en profundidad, de una forma extraordinaria, hasta que casi consigue darles vida propia. Y lo digo así porque realmente me hace verlos tan de verdad que, junto con ellos o por ellos, siento cada emoción que ellos tienen en todo momento; Odio, rabia, pena, emoción, esperanza...
Se han colado en mi corazón y se han clavado en mi alma sin poder ni querer remediarlo. Y es que es una historia tan, tan... especial... que me enamora y me postra una vez más a los pies de la autora.

Ha sido una de esas lecturas que no podía soltar, y a la vez no quería terminar. La he devorado sin darme cuenta y cada página me ha tenido con ese pellizco en el pecho en todo momento que me encanta. Con las lágrimas en los ojos y la sonrisa en la boca, según el momento. Pero siempre, siempre emocionándome. Cuando he cerrado el libro, me han dado ganas de volver a comenzarlo para volver a sentir todo eso.

Una novela de las que dejan resaca.

De las que no se olvidan.

De las que de vez en cuando necesitas releer.

De las que recomiendas hasta el cansancio.

Desde la primera novela de Mia que leí, supe que sería una autora que adoraría. Lo que no sabía era hasta qué punto.

No la recomiendo sin más porque sí, sino que voy más allá diciendo que debería ser una lectura obligada.

Ya estoy deseando descubrir lo próximo de la gran Mia Sheridan.

 

Crítica realizada por Maribel Moreno

Desde que conocí a Mia Sheridan he disfrutado de todos y cada uno de sus libros, si tuviera que quedarme con uno lo tendría muy difícil, ya que todos son completamente diferentes entre sí, pero tienen en común que te atrapan y te hacen vivir un cúmulo de sentimientos, y por descontado que El honor de Preston no podía ser diferente.

El libro empieza en la actualidad y desde luego ya promete, no puede ser más intrigante, Annalia ha vuelto a su pueblo después de seis meses y lo primero que hace es ir a ver a Preston, con el que se nota una gran tensión, a pedirle algo, de ahí la autora nos traslada a once años atrás, y vamos viendo desde el punto de vista de Lia y Preston prácticamente hasta que son adultos.

Annalía y los hermanos Sawyer se conocieron siendo niños y no pueden ser más diferentes, mientras que ella vive con su madre en un cobertizo pasando apuros, Preston y Cole viven en una granja que está en pleno rendimiento.

Lia y los gemelos han crecido juntos y siempre han sido los tres, sin embargo cuando llegan a la adolescencia los sentimientos entre ellos van cambiando, y la dirección de los mismos toman caminos erróneos.

Lía es una niña que ha pasado mucho, ha vivido con su madre, inmigrante ilegal y dependiente de ella, en muy malas condiciones y en la más absoluta pobreza.

Lía no se ha sentido querida por su madre y sus compañeros la dan de lado por su origen, así que cuando conoce a Preston y Cole, que la ven como su igual, vive con ellos momentos muy felices.

Preston es el más maduro y serio de los dos hermanos, aunque físicamente Cole y él son iguales, no pueden ser más dispares, sin embargo siempre han sido uno y han estado muy compenetrados, para jugar y hacer travesuras. Cuando siendo niños conocen a Lía, Preston la acoge bajo su ala, aunque le lleva pocos años de diferencia se siente protector con ella, sin embargo no solo es su amiga, ya que él alberga sentimientos que se van haciendo más profundos con los años, pero ya en su adolescencia su sentido del honor hará que se aleje de la que siempre ha sido y será su amor.

Estamos ante otra bonita historia de Mia Sheridan con unos protagonistas que nos van a hacer vivir una montaña rusa de sentimientos y de emociones.

Porque Lía es todo bondad, siempre mira por el bienestar de los demás, que antepone al suyo propio, y el afán de agradar a todo el mundo y no molestar la ha llevado a una situación con la que no puede, y necesita huir, dejando a muchas personas en vilo.

Preston siempre tuvo el sueño de seguir los pasos de su padre en la granja, y aunque ha estudiado igual que Cole siempre ha pensado en volver y ocuparse de ella, pero no sabe que una serie de circunstancias le llevarán a hacerlo antes de tiempo, eso, y una tragedia que golpea sus vidas hará que se vuelque en el trabajo y deje de lado a Lia, será con la marcha de Annalía que se dará cuenta de que fue un poco egoísta, y con la vuelta de ella, los dos tendrán que subsanar los errores que cometieron y sobre todo hablar entre ellos de lo que les preocupa y lo que quieren y sienten para poder recuperar el amor que ambos sentían.

Como secundarios hay que destacar a Cole, el gemelo opuesto a Preston, que es jovial y siempre está de broma, aunque también demuestre ser un poco egoísta.

Otra maravillosa historia de esta autora que tantas cosas me hace sentir, una novela que aparte de la historia de amor trata el tema de la inmigración y de cómo se sienten esas personas lejos de su hogar y con todos los impedimentos que tienen. Aunque también diré que no es de mis favoritas de la autora, quizás porque la he encontrado demasiado tristona, me he pasado buena parte de la lectura con el pañuelo en la mano y me ha tenido en corazón encogido, no obstante, la he disfrutado muchísimo.

En definitiva, El honor de Preston es una historia intensa, bonita y adictiva, que nos habla del honor de un joven que sacrifica lo que más quiere por cumplir un pacto, y de una joven que no es capaz de encontrar su lugar, de como la falta de diálogo los aleja el uno del otro, y de cómo la vida les da una segunda oportunidad para poder corregir los errores que han cometido. Una historia que no dejará indiferente a nadie.

 

 

Comentarios (1)

  • Beave

    22 Noviembre 2018 a las 01:29 |
    Todas las historias de Mia son hermosas leo todo lo que publica es una de mis autoras favoritas

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |