Mery Eirabella - No diré adiós

Valoración:

Crítica realizada por Malory

Leer a Mery Eirabella nunca decepciona. Sus novelas son intensas, emotivas y apasionadas y no exentas de dureza, aunque en esta ocasión (afortunadamente para los protagonistas y para una servidora) la historia de Cris y Misha, es un poquito más suave. Lo que no quiere decir que no tenga algún momento de esos que te encoge el corazón, porque no ha faltado el personaje repulsivo y desalmado que parece disfrutar con el dolor ajeno (me fascina la manera en que la autora consigue reflejar la Maldad humana).
He disfrutado muchísimo con la amistad que surge entre los protas, la forma en que poco a poco y a pesar de ser muy diferentes, se van acercando, conociendo y haciéndose inseparables. Me ha encantado como surge el interés, como aumenta la atracción y el deseo; la tensión sexual fluye sin necesidad de escenas hot.

Me ha parecido una historia muy tierna, sensual, con dos personajes muy bien definidos y coherentes. Uno, cabal y seguro de lo quiere o no quiere en su vida, el otro, un muchacho falto de afecto, inseguro que después de los palos que le ha dado la vida, desconfía hasta de su propia sombra. Conocerse hará obrará una transformación en ambos, en su manera de pensar y de afrontar la vida, aunque ninguno de los dos esté dispuesto a ceder del todo, a dar el último paso; las decepciones, el miedo al rechazo, la desconfianza, serán las sombras que planearan sobre sus cabezas, poniendo freno a unos sentimientos que, por mucho que se nieguen a aceptar, están ahí.

Secundarios, pocos y no interfieren demasiado en la trama, salvo la intervención de cierta "petarda" y la desagradable presencia del padre de Cris; personaje al que sin duda terminarás detestando.
Lo dicho, "No diré adiós" es una historia preciosa y tierna, no demasiado extensa, que al final deja una sonrisa en los labios.

 

Crítica realizada por Patufet

Cris es un joven que no ha tenido una infancia feliz, su madre lo abandonó, y aunque vivía en la misma ciudad nunca más quiso saber nada de él, su padre es un hombre violento que cuando bebe emplea los puños con Cris, ya que viven en la misma casa. Ha tenido una relación tranquila desde hace diez años, pero ahora su novia acaba de romper con él porque se va a casar con otro, lo que hace que Cris no le encuentre sentido a su vida, ya que ni tiene amigos ni nadie por quien valga la pena luchar, lo que no sabe él es que eso va a cambiar en el momento en que Misha entra en su vida.

Misha vive con su compañero desde hace seis años, está enamorado de él, pero cree que lo está utilizando, ya que está financiando la mayor parte de sus gastos, no obstante, esta Navidad lo ha invitado a pasarla con su familia, algo que ilusiona a Misha, ya que en todo este tiempo nunca se lo había propuesto antes. Pero cuál es su sorpresa, cuando lo presenta como un amigo, no como su novio, y además Misha descubre que sus sospechas eran ciertas, por lo que decide romper con él.

Cris trabaja en el restaurante del cuñado de Misha, donde se conocen por casualidad, y después de que Cris le ayude con unas clientas pesadas, Misha decide invitarle a tomar una copa. Cris, al principio está receloso po que piensa que Misha quiere tirarle los tejos, pero Misha no quiere pensar en ninguna relación de momento, solo puede ofrecer amistad.

A Misha le gusta mucho Cris, pero no quiere estropear la bonita amistad que ha surgido entre ellos, y Cris se va sintiendo cada vez más atraído por Misha, de hecho, se está enamorando de él y quiere dar el siguiente paso en la relación, a lo que Misha se opone, porque teme que puedan perder lo que hay entre ellos.

La autora sabe cómo crear historias románticas y con unos personajes que gustan, porque son humanos y reales.

Cris, es un joven un poco inseguro, todo el mundo acaba alejándose de él, por eso cuando conoce a Misha encuentra en él al amigo que necesita, pero poco a poco sus sentimientos van cambiando, aunque al mismo tiempo aparecen sus miedos e inseguridades, y eso le hace tomar decisiones dolorosas.

Misha es un hombre dolido, después de dos relaciones fallidas no quiere saber nada que tenga que ver con el amor, así que guarda sus sentimientos a buen recaudo, prefiere tener a Cris en su vida como amigo que perderlo, y se teme que si inician algo, será lo que pase.

Si al primer libro de la autora no le encontré ninguna pega, a éste le he encontrado una, y es que el final me ha parecido un poco brusco, esperaba una buena declaración de amor, (será que soy una romántica empedernida) y no la hay, eso sí, la autora nos deleita con un bonito epílogo, cosa que se agradece.

En definitiva, No diré adiós es una bonita historia donde el amor se cuece a fuego lento, los protagonistas primero disfrutan de una buena amistad en la que acaban necesitándose tanto que tienen miedo a dar un paso adelante para no perder lo que ya tienen. Unos protagonistas humanos y reales, con sus miedos e inseguridades, que tienen un largo camino que recorrer para que su historia de amor triunfe.

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |