Mary Jo Putney - Pecado y virtud

Crítica realizada por Mariam

Jugador y mujeriego, a Reginald Davenport se le conoce como “La vergüenza de los Davenport”, algo en lo que él no escatima esfuerzos a la hora de reforzar tan negra reputación. Durante años se ha entregado a una vida de desenfreno que mantiene gracias a la asignación mensual que su sobrino, el conde de Wargrave, le concede. Sin embargo, las juergas en las salas de juego y burdeles londinenses parecen quedar de lado cuando hereda la propiedad de Strickland, en el condado de Dorset.
Para Reggie es una gran sorpresa saber por Richard, su sobrino, que legítimamente le corresponde heredar Strickland que, durante generaciones, ha pertenecido a su familia por parte materna. El difunto Conde y tío de Reggie, quien le despreciaba profundamente, le ocultó ese hecho y en un gesto de “caridad” le concedió una asignación mensual. Reggie, hastiado y asqueado, no ha hecho sino vivir la vida de un aristócrata licencioso y crápula: holgazanear, beber y jugar. ¿No es ése el deber de un aristócrata?

Sin embargo, heredar Strickland cambia muchas cosas, pues esta propiedad despierta recuerdos agridulces para Reggie. Allí vivió los años más felices de su vida pero también los más amargos, pues quedó huérfano. Antes de tomar una decisión sobre su futuro, decide viajar a Dorset para conocer al administrador de su finca y tomar posesión de la misma. Su sorpresa es mayúscula cuando descubre que A. E. Weston, el eficiente administrador, es, en realidad, Alys Weston, una mujer.

Durante años, Alys, a la que entre los empleados y residentes de Strickland han apodado cariñosamente como Lady Alys, ha administrado con éxito la propiedad, consiguiendo que la prosperidad y las ganancias lleguen para todos. Pero siempre ha ocultado que es una mujer. Ni siquiera Wargrave conoce su secreto, un secreto que ve la luz cuando Reggie se presenta inesperadamente, sin dar tiempo a la joven a tramar algo para mantener la charada.
Tras estudiar los libros de contabilidad y recorrer sus propiedades, a Reggie no le queda sino reconocer que Alys es una administradora muy eficiente. Despedirla por ser mujer sería un error, dada la magnífica labor que ha realizado, con lo que decide conservarla en el cargo y poco tarda en sentirse profundamente atraído por la misteriosa belleza de la joven.

A sus treinta años, Alys ha renunciado al amor y a formar una familia, aunque es la tutora de tres hermanos huérfanos para los que se ha convertido en casi una madre. Su trabajo como administradora de Strickland le ha permitido darles un hogar y proveerlos de un futuro, como prometió antes de morir a la abuela de los tres jóvenes.
La llegada de Reggie trastoca su vida y los planes que tan meticulosamente ha elaborado para ella, pues éste la hace despertar como mujer, algo que creía muy enterrado desde que, con dieciocho años sufriera una decepción y le rompieran el corazón.

Pero tan incompatibles como el pecado y la virtud lo son, Reggie y Alys no tardan en descubrir que los une algo más poderoso que el amor por Strickland y que, en cierto, modo son como las dos caras de una moneda, a las que el destino parece empeñado en unir.

Pecado y virtud es, desde mi punto de vista, una de las grandes novelas románticas que ha escrito Mary Jo Putney. En su bibliografía destacan historias de amor preciosas que, sin duda, muchas lectoras recordamos y entre las que para mí no puede olvidarse ésta conmovedora novela.
Como el mismo título indica, los protagonistas representan, en cierto modo, dos estereotipos: Reggie es la reencarnación del pecado, pues es un jugador, mujeriego y un alcohólico; Alys es toda virtud, eficiencia y encanto. Aunque su apariencia dista de la de una hermosa doncella inglesa, es demasiado alta y exuberante, algo que ni siquiera las ropas masculinas pueden ocultar, actúa y se comporta como una dama. Es eficiente, meticulosa y siempre obra con prudencia.
Evidentemente Reggie y Alys están destinados a chocar, pues el carácter réprobo e irresponsable de él y el solícito y respetuoso de ella no son compatibles. A simple vista, claro, porque ¿qué sucede cuando en esta compleja relación aparece la pasión y el amor?

Como todas la novelas de Mary Jo Putney, la ambientación histórica es excelente. Está muy bien documentada y descrita. Sin redundar en descripciones ni explicaciones engorrosas, la autora recrea la vida en el condado de Dorset, en un entorno rural, entre ovejas, caballos y cultivos que actúa como marco de esta bonita historia de amor.

Para mí uno de los puntos fuertes de esta historia es Reggie Davenport, “La Vergüenza de los Davenport” que va más allá del estereotipo del libertino licencioso.
Reggie es más que mujeriego, pendenciero o vividor; es un alcóholico. Su dependencia al alcohol es el mayor enemigo, el mayor de los obstáculos que debe vencer para ganarse su propio respeto y encontrarse a sí mismo, sin el cual no tiene nada que ofrecer a Alys.
El papel de Alys es muy relevante evidentemente, pero la lucha de este hombre por reconocer y superar su adicción queda nítidamente retratada, sin que eso difumine la preciosa historia de amor entre él y Alys, sino que la haga más intensa, más conmovedora.
Es un camino arduo que Mary Jo Putney no escatima en transmitir, con sus altibajos, sus miedos y sus negativas.

Pecado y virtud es una novela cargada de emociones, sentimentalismo y lucha, tanto por parte de Reggie como Alys. Alys es una mujer fuerte, valiente pero que también tiene un pasado que no desea dar a conocer. No es sólo el misterio que rodea a su identidad, sino las heridas que esconde en su alma, como resultado de decisiones y errores de la juventud.
Así que tanto Reggie como Alys son dos luchadores.

La novela no está exenta de intrigas y otras sorpresas pues, como cabe esperar, también hay un antagonista que juega su papel interponiéndose entre la pareja y amenazando incluso sus vidas. Además, cuenta con un plantel variado de personajes secundarios, desde Merry, William y Peter, los huérfanos a cargo de Alys, pasando por el Conde de Wargrave, Blakeford, incluso una pequeña aparición de algunos de los Ángeles Caídos y una atípica pareja de animales, Atila y Némesis.

En mi opinión, Pecado y virtud es una maravillosa novela romántica que aún partiendo del estereotipo de héroe libertino, logra sorprender y, lo que es más valioso, emocionar con este personaje, con la preciosa historia de amor que protagoniza y con la lucha que debe vencer, contra sí mismo y sus debilidades, para que no sólo venza el amor, sino la cordura en su vida.
Para mí, repito, que es una de las mejores novelas históricas que ha escrito Mary Jo Putney y que no puedo sino recomendarla muy encarecidamente.

 

Crítica realizada por Laura

"Pecado y virtud" es la segunda novela de la serie Davenport, de la autora Mary Jo Putney.

"El destino ha concedido su última oportunidad a Reggie Davenport para redimirse. Una nueva vida se abre ante él ahora que ha recuperado algo que creía perdido para siempre: la casa de su familia, el hogar que simboliza una infancia feliz pero también el más amargo de los recuerdos. El lugar donde encontrará a Alys Weston, por la cual sentirá nacer una pasión que podría salvarlos... solo si ambos fueran capaces de superar sus pasados y creer en la fuerza del amor."

Como dice un amigo "espetacular", no me extraña que la escritora esté especialmente orgullosa de este libro, ha sabido presentar dos personajes a los cuales va desgranando lentamente a lo largo de la historia, sin dejar un momento para el aburrimiento.

Nos presenta a Reggie Davenport, libertino treintañero que disfruta escandalizando a la sociedad de la época con sus contínuas borracheras y líos de faldas. Se deja entrever que en anteriores publicaciones no sería un personaje que hubiese gozado de nuestro favor.

Por otro lado tenemos a Alice Weston, también treintañera, y un dechado de virtudes a pesar de que se empeñe en administrar, no sin gran destreza, la finca Strikland, en Dorset, eso sí, sin conocimiento de sus propietarios.

Pero todo cambia cuando Reggie recibe su herencia con años de retraso, gracias a su sobrino y cabeza de familia el conde de Walgrave. La "Vergüenza de los Davenport" se encuentra entonces con una fuerte mujer, no solo encargada de administrar su finca, sino tutora de tres jóvenes uno de los cuales es Merry, belleza sin parangón.

La trama te engancha de principio a fin mientras la autora va desvelando el pasado de ambos, ya que aquí todos tienen algo que ocultar.

Acabas entendiendo la actitud de Reggie, que se perfila como un personaje encantador, amigo de sus amigos, al que no afectan las murmuraciones y capaz de hacer lo indecible por los que lo rodean, y la de Alice, mujer fuerte, con caracter, que ha sabido dar un giro a su vida y enfrentarse a un mundo machista en el que la mujer es relegada a simple acompañante, y desenvolverse en él no solo airosamente, sino mucho mejor que muchos hombres de la época, mujer multifacética, a la que la única debilidad que la atromenta es la no consciencia de su belleza.

De veras niñas os encantará, es preciosa.

 

Crítica realizada por Isahol

Reggie Davenport ha recibido una última oportunidad para redimirse. Se le ofrece una nueva vida. La casa de su familia, el hogar que simboliza una infancia feliz, pero también el más amargo de los recuerdos. Allí encontrará a Alys Weston, por la cual sentirá nacer una pasión que podría salvarlos, siempre que ambos sean capaces de superar sus pasados.

Reggie es un hombre marcado por el problema que tiene con el alcohol. Pero para ello habría que remontarse a sus amargos recuerdos. Los recuerdos que guarda del hogar dónde pasó su infancia. También con la disputa que mantiene con su sobrino. Pues este es el que determina con que parte de la herencia se queda Reggie y la asignación que le da. Pues debido a sus problemas con la bebida decide cerrarle el grifo si no cambia de actitud. Así que decide darle una oportunidad cediéndole la mansión que pertenece a la familia de Reggie.

Al llegar allí se encuentra a una mujer disfrazada de hombre. Al principio espera encontrarse con el administrador de la finca y aunque parece que están destinados a no encontrase, cuando al fin lo hacen los dos se llevan una sorpresa. Reggie descubre que el administrador es un hombre y Alys ve al nuevo dueño de la finca y descubre que es un borracho entre otras cosas.
Alys decidió disfrazarse de hombre para poder conseguir el puesto. Y así cuidar de los tres niños, de los cuales es tutora legal. Ella es una mujer fuerte, debido a sus problemas en el pasado desconfía de los hombres. Para ello muestra una autosuficiencia y una dureza que Reggie decide que quiere romper. Alys se esconde y se ha olvidado de sus propios deseos. Ha renunciado al deseo de ser querida, ser esposa e incluso madre.

Este libro muestra una parte dura y profunda del problema de la bebida. De los defectos que tienen los libertinos. Del pecado y la virtud, de ahí el titulo del libro. La autora nos muestra el lado oscuro.

El personaje masculino, Reggie, es un hombre torturado, oscuro, pero tampoco es el típico personaje que solemos ver en otras novelas. En verdad llegas a introducirte de tal manera en sus problemas, en su vida que no es que te sientas identificado ni mucho menos, pero llegas a comprender porque hace lo que hace. Es imperfecto y tiene un sentido del honor muy estricto…Se está autodestruyendo y aunque lo sabe, no tiene ni idea de cómo pararlo.

Cuando se encuentran tienen algunos problemas, pero deciden darse una oportunidad y ser amigos y compañeros. Por el bien de la finca. Deciden seguir mejorando y aplicar todo aquello que está usando Alys en el campo… etc. Sienten además la pasión que corre por ambos, pero que tendrán que superar todos los obstáculos que se les presentará por el camino.

Os puedo decir que la historia es de las que hace que el corazón se te encoja. He llorado y suspirado. En verdad, que el libro es una joya.
Es uno de esos libros en que la escritora no se ha parado tanto a hacer descripciones…, sino que lo importante está ahí, los personajes, sus problemas y debilidades, la pasión que hay…y un largo etc. que os animo a descubrir por vuestra cuenta. Y por supuesto el libro tiene un misterio que acecha.

 

Crítica realizada por Sara

PECADO Y VIRTUD, es un magnifico libro historico. Con él he vuelto a reconciliarme con la historica de la que ultimamente estaba harta y decepcionada.

Una historia con unos personajes esplendidos , con frases inteligentes, con una narracion que te capta del principio al fin . Los protagonistas son con los que me gusta encontrarme en todos los libros, fuertes de caracter, tanto él como ella, sin miedo a resolver todos los inconvenientes que la vida les depara y a saber salir airosos de todos problemas. Estan dispuestos a pasar por encima de normas y sociedades hipocritas con tal de conseguir la felicidad que al fin y al cabo es lo que vale.

Lady Alys me ha gustado en todas sus reacciones, y en como resuelve todos los entresijos de su vida. Es orgullosa hasta decir basta pero sabe cuando mostrar humildad, y dejar su orgullo de lado para poder ayudar a los demás y hacerles felices.

Y Reggie, pese a su historial de libertino, te cala en lo mas hondo y a través de su historia nos va revelando que la fama que tiene no es totalmente cierta, pero no pierde tiempo en demostrar que no todo su pasado es pecado y que tiene muchas de las virtudes que la sociedad niega que tenga.

Un libro maravilloso, con una excelente narración y unos dialogos chispeantes y muy inteligentes.

Valoracion MUY BUENO

 

 

Comentarios (3)

  • LILIAN

    23 Enero 2012 a las 10:33 |
    Pecado y virtud, es de esas novelas que no te cansas de releer.

    Quizá lo que me ha cargado un poquito, ha sido el afán por la botella de Reggie. Entiendo que como todo libertino que se precie, el alcohol y las mujeres deben de formar parte de su vida. Pero creo que una vez que se aleja de toda esa vida disipada y empieza a llevar una existencia saludable en el campo, debería empinar menos el codo. Y digo esto sabiendo que es un alcohólico y confesando -que muchas de mis escenas favoritas- son aquellas en las que está borracho como una cuba y lady Alys se cruza en su camino...

    Por otra parte, me encanta el papel de Allie. Administradora de una gran propiedad, conduce con mano de hierro (eso sí, enfundado en un guante de seda) a todos sus habitantes. Establece con Reggie, el amo y señor del lugar, una relación de aparente camaradería que está a punto saltar por los aires en cada paseo que dan por los alrededores de la mansión.

    Mi puntuación es un 9,5/10

    responder

  • Silvia77

    16 Febrero 2015 a las 18:54 |
    Cinco estrella para este libro. Reggie y Lady Alys son dos personas que conectan precisamente por sus circunstancias personales y sus problemas a nivel emocional. Una lectura romántica perfecta.

    responder

  • ana

    25 Octubre 2015 a las 16:11 |
    Bueno , "para los gustos existen los colores ".
    A mi no me ha gustado nada esta novela.
    No conocía a la autora , este es su primer trabajo que leo.
    No esta mal escrito, habían buenos ingredientes para que fuera una historia profunda y apasionante . Pero no es asi.
    En primer lugar , opino que una situación tan complicada como es al alcoholismo no puede ser tratada en 230 páginas . Es muy poco . Esa situación , aunque tiene momentos de algo realismo y humanidad , carecen de profundidad .
    Soy una lectora que necesita internarse en la historia que me cuentan , quiero sentirla , quiero vivirla .Sin embargo la "tibieza" con la que nos cuenta la autora la superación de esta enfermedad por parte del protagonista me resultó decepcionante.
    Y mas decepcionante es la trama romántica .
    Después de terminar de leer esta novela , concluí sin género de dudas que lo único que une a los protagonistas ( Reggie y Alys) no es mas que un afecto fraterno , un mero y soso entendimiento conveniente para ellos .
    Aquí no encontraréis una gran historia de amor , una pasión profunda de esas que nos hacen soñar y vivirla .
    Nunca había leído sobre unos protagonistas mas sosos que estos ( y no es por las limitadas escenas hot , eso no me importa ni las necesito .Pero es que hasta esas escenas son sooooosasss , sólo "afectuosas" y nada mas )
    Repito que no esta mal escrita , pero a mi lo que me ha dejado es un hueco y un vacío como lectora.

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

relatos online

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |