Mary Balogh - Por fin llega el amor

Crítica realizada por Wanda

TERCERA ENTREGA DEL QUINTETO DE LOS HUXTABLE.

Cuando Margaret descubre el escandaloso pasado de su prometido, tendrá que jugarse su felicidad al todo o nada.

Tras la muerte de sus padres, Margaret Huxtable ha tenido que dedicar su juventud a cuidar de su familia. Ahora, a sus treinta años, va siendo hora de que se ocupe de sí misma, y todo apunta a un razonable matrimonio con el marqués de Allingham, pero cuando salen a la luz los turbios secretos de Allingham el compromiso se rompe. Es entonces cuando entra en escena Duncan Pennethorne, conde de Sheringford, que solo heredará la fortuna familiar si se casa antes de que su abuelo cumpla los ochenta.

Al ser la tercera entrega de una serie, algunas de la lectoras puede pensar que no es momento de leer esta novela, siempre parece mejor conocer a los personajes según los va sacando el autor. No os desaniméis por eso, esta novela se puede leer perfectamente aunque no hayáis visto las anteriores.

Por poner en antecedentes, el primer libro, Cásate conmigo y el segundo libro, Sedúceme, es la historia de la familia Huxtable. Las historias tratan de los miembros de esta familia, donde ya aparece también Margaret, de la que aquí veremos su propia historia.

Margaret ha ejercido de hermana mayor y de madre, ya que quedaron huérfanos cuando ella tenía solamente 17 años. Ella promete a su padre cuando se está muriendo que cuidará de los pequeños pase lo que pase, aunque para ello deba sacrificar su propia felicidad.

Margaret ha sido una chica preciosa, una verdadera belleza capaz de haber conseguido el mejor partido. No viene de una familia pobre, sino acomodada, aunque la fortuna no es cuantiosa. De jovencita estaba enamorada de Crispìn, el hijo de un hacendado amigo, con el que había compartido muchos buenos momentos de su infancia, con el que había jugado y al que había burlado muchas veces. Alguien a quien quería y con el que no la hubiera importado compartir su vida entera.

Crispín se hace militar y quiere que Margaret le siga, que sea su esposa. Pero ella, fiel a su promesa, le dice que no es posible, que debe cuidar de sus hermanos. Sin embargo, le jura que le esperará hasta que regrese.

Pero Crispin no vuelve a ella, se casa con otra y espera un hijo. La decepción de Margaret la hunde, se pregunta qué ha pasado, ella le ha sido fiel, le ha esperado… A pesar del dolor de esa traición, se hace fuerte por su familia. Pero ya no le interesa saber nada de los hombres, rechaza incluso a los que se le acercan, no quiere sufrir una nueva decepción y se atrinchera en su casa y en los suyos.

Treinta años, soltera y desencantada. Los pequeños ya no son pequeños, están felizmente casados y se da cuenta de que ya no la necesitan, tienen su vida propia. Cuando su primer amor regresa, ha enviudado, y no duda en volver a hacerle proposiciones. Ya nada es igual, todo ha cambiado, ella se da cuenta, o cree, que la lástima ha sustituído al cariño que se tenían.

¿Qué pasa entonces? Pues que Margaret se vuelca hacia el hombre menos adecuado para ella: Duncan Pennethorne, el conde de Sheringford.

El protagonista masculino no tiene buena fama, se dice de él que se burló de su novia el mismo día de la boda, que le puso los cuernos. Desapareció de la vida social y se fue a vivir al extranjero, pero ha regresado. Su mala fama le precede y lo sabe, pero necesita encontrar a una mujer con la que casarse. Y no puede ser una mujer cualquiera sino una que le agrade a su abuelo, el marqués de Claverbrook, o perderá toda la herencia. Le quedan pocos días, muy pocos, apenas dos semanas.

Mientras lees la novela vas conociendo las inquietudes de Margaret, comprendes su rechazo a no volver a involucrarse con un hombre, entiendes que la fachada de libertino de Duncan no la atraiga lo más mínimo. También vas viendo cómo es Duncan en realidad. Lo que es mejor, lo va descubriendo la propia Margaret. Duncan no es lo que parece, es un hombre con honestidad y desesperado.

La forma de narrar de esta autora es excelente, así que he disfrutado mucho leyendo esta novela. No es mágica, tampoco es de esas que cierras con un suspiro, simplemente es una novela de Regencia bien escrita, bien llevada, con personajes fuertes y un romance creíble. Para mí, es mejor incluso que la primera y la segunda entrega. Es posible que sea porque la protagonista es más madura, ha sufrido más, ha sido una persona abnegada que había desestimado ya poder conseguir la felicidad y que por fin la consigue. Tanto Margaret como Duncan son estupendos, están hechos el uno para el otro, la atracción entre ambos se palpa.

Es una novela para disfrutarla de principio a fin.

 

Crítica realizada por Anasy

Y aquí tenemos el libro de Margaret, la mayor de los hermanos Huxtable, la que cuidó de ellos cuando sus padres murieron y la que sacrificó su amor por la promesa hecha a su padre moribundo.

Este año Meg está decidida a aceptar la propuesta de matrimonio del marqués de Alligham, aunque lo ha rechazado tres veces piensa que ya ha llegado la hora de establecerse por su cuenta y el marqués le parece la mejor opción, ya que son amigos, se gustan y se respetan. Pero las cosas no le saldrán como ella se pensaba, en menos de un día descubre que su amor de juventud y al que amó durante años y que la traicionó al casarse con otra, ha vuelto a Inglaterra y viudo y que el marqués de Allingham ya no es una opción al matrimonio.

Pero los giros del destino hacen que esa noche arrolle al conde Sheringford , que casualmente busca esposa desesperada mente. A partir de ahí las cosas se van sucediendo solas.

Meg tiene miedo de quedarse sola y verse relegada a la tía solterona que sus hermanos mantendrán. Ya tiene treinta años y quiere su propia familia después de pasarse media vida cuidando del bienestar de sus hermanos.

El regreso de Crispin no hace más que acicatearla a encontrar marido, la aparición del conde en escena parece una oportunidad caída del cielo, pero en realidad es cuando empiezan los problemas, pues el conde acaba de regresar a Londres después de fugarse cinco años atrás con la esposa de otro.

Duncan parece un granuja que cometió un acto imperdonable hace cinco años y del que no se arrepiente. Vuelve a Londres porque su abuelo amenaza con desheredarlo sino se casa antes de que él cumpla los ochenta años, cosa que sucederá en unas semanas. Pero Duncan ni es un granuja ni un cara dura sin moral. Lo que parece que sucedió cinco años atrás tiene un trasfondo muy diferente de lo que la gente piensa. Ahora que ha dado con Meg que a parte de ser una belleza, parece la solución de sus problemas debería sentirse feliz, pero Duncan es un hombre con una gran conciencia que ha perdido toda la alegría durante esos años y que además tiene responsabilidades por las que se somete a los dictados de su abuelo.

Es una historia preciosa, más parecido al primero de la serie, que al segundo que en mi opinión era muy flojo. La historia entre Meg y Duncan no es un amor a primera vista ni mucho menos, los dos se casan sabiendo que no se quieren pero los dos con la esperanza de que alguna vez exista al menos cariño entre ellos. Poco a poco según avanza la lectura se van descubriendo más cosas de lo que sucedió años atrás, y de como se juzga a las personas por las apariencias sin pararse a pensar en el porqué de sus actos.

Un libro muy bonito donde nos encontramos a toda la familia Huxtable, las hermanas ya con sus maridos e hijos y Stephen siendo un joven ya responsable y centrado, y por supuesto, el primo Con.

Mi valoración: Muy bueno

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |