Lynsay Sands - Mordiscos de amor

Valoración:

Crítica realizada por Tita Yolanda

En esta tercera entrega de los hermanos Argeneau, Lynsay Sands nos presenta la historia de Etienne Argeneau.

Etienne Argeneau ha estado a punto de morir dos veces por el ataque de un fanático asesino de vampiros y las dos veces le ha salvado Rachel Garrett, la forense de la morgue. Ella le atendió, limpió las heridas y casi se muere del susto cuando le vé levantarse de la mesa de la morgue. ¿Qué otra cosa puede hacer él en contrapartida que salvarle la vida a ella de la única manera que puede cuando interpuso su cuerpo al de él para que aquel asesino no le volviera a ‘matar’?

Rachel Garrett habría jurado que ya había visto anteriormente a aquel hombre, lo había visto en la morgue, pero los recuerdos se mezclaban de manera un tanto confusa en su mente. Ahora ese extraño le dice que es una vampiro ¿Vampiro? pero los vampiros no existen. Y cómo puede ser un vampiro ese extraordinariamente atractivo hombre que tiene ante ella. Solo de verle saliba...

Cómo distinguir esa necesidad que siente de beber con la necesidad de sed de sangre, con la lujuria, con una simple atracción, ¿con amor?

Cuando el amor se siente como un pequeño mordisco de pasión.


Es una novela muy divertida y sensual.

Historia de otro de los encantadores hermanos Argeneau. Una família un tanto atípica de Toronto, son vampiros haciendo vida normal, nocturna, claro está. Pero con sus empresas, con sus negocios, con todo lo que un mortal muy adinerado pueda tener.

Buenos diálogos que en algunos momentos parece que faltan, tal vez el diálogo no es algo que sientan como importante los personajes pues, en muchas partes del libro sientes la necesidad de que hablen un poco más. Sands deja un tanto de lado la comunicación entre ambos para llevarnos, a través de la lujuria y el deseo mútuo que les guía a ambos personajes hacia un final un tanto predecible pero siempre bien agradecido.

Etienne es un hombre que, pese a tener unos cientos de años a sus espaldas es un tanto obtuso y tozudo, sorprende su poco conocimiento de la naturaleza femenina, y no me refiero al sentido bíblico de esta expresión. A veces te imaginas a Etienne como un gran oso de peluche con ganas de mimos, tal vez le falta un poco de rabia.

Rachel es una mujer que afronta muy bien el hecho de haberse transformado en vampiro, cosa que, personalmente me habría vuelto medio loca primero de miedo y luego de desesperación. Le falta un poco de profundidad bajo mi punto de vista.

Cierto, buenas escenas hot pero un tanto puestas sin ningún control, también es cierto que hace amena la lectura pero ... ¿y la química? ¿dónde está la química?

Qué distinto este libro de los otros dos hermanos Argeneau. Lástima no haber aprovechado más a este buen elemento masculino para hacer otra cosa que no sea retozar entre las sábanas, en el mar, en la arena, en los sofás, en los baños, en el coche, en los sueños,

Un bueno.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |