Lola Rey - No por primera vez

Crítica realizada por Malory

A veces, los hechos pasados nos persiguen con la acechante marea del dolor. Cambiar de entorno, de trabajo, de conocidos, recluirse, escapar son algunas de las formas que usamos para no caer en le red de aquello que nos afecta.

Ayleen Graham, institutriz de los hijos del conde de Kent, es eficiente, comprometida, cariñosa con los niños, dedicada, correcta. Tanto es así que a la condesa le sorprende que la muchacha carezca por completo de vida social: no hay amigas en el día libre, ni visitas a familiares, ni siquiera excursiones al pueblo. Joven, atractiva, inteligente, cultivada, la joven apenas se decide a dar largas caminatas por la extensa propiedad de los condes.

Louis Fergusson, hermano de la condesa de Kent, se siente abandonado. Su gemelo está en Ceilán, ocupado con los prósperos negocios familiares en las colonias. Su mejor amigo, Tyler Collingwood, acaba de casarse. Ya no habrá juergas juntos, ni bailes, ni borracheras. Se sorprende a sí mismo cuando se nueva amante ya no lo entusiasma.
Entre Ayleen y Louis hay una imposible atracción. Él no quiere atarse. Ella no quiere volver a confiar en las edulcoradas palabras de un hombre. Sin embargo, sin pensarlo, sin saber siquiera lo que están haciendo, deberán permanecer juntos, incluso pese a que no lo desean, para cerrar de una vez las heridas de un pasado que se interpone entre ambos.

No puedo empezar la crítica sin comentar el gustazo que me ha dado leer a Lola Rey, una amiga y compañera (de foro y de aventura literaria) en papel. El formato digital está genial por todas esas cosas que siempre hablamos, pero cuando se trata de alguien a quien admiras y aprecias... como un libro físico no hay nada.

Y ahora sí, ya os cuento que "No por primera vez" me ha gustado mucho. Ya de mano porque está muy bien escrita, y es que Lola tiene un estilo, una forma de escribir, que me encanta.
Creo que ya lo he dicho en otras críticas de sus novelas, y es que sabe plasmar muy bien los sentimientos de los personajes; logra hacerte sentir sus emociones, te hace partícipe de sus alegrías, sus miedos, sus deseos.
Y en esta ocasión no ha sido diferente. Pues si bien en un principio la señorita Graham puede parecer una joven encantadora que sólo se muestra un poquito borde cuando Louis Fergusson anda cerca, porque la provoca y es un reconocido libertino (cosa que evidentemente a una mujer respetable tenía que parecerle horroroso), poco a poco vamos descubriendo que es una muchacha atormentada por el pasado. Un pasado que la autora nos irá desvelando a lo largo de la novela, dejando que el lector intuya qué fue lo que le ocurrió antes de plasmarlo con palabras sobre el papel. Esa forma de mostrarnos la vida de la Ayleen niña y adolescente, me ha gustado y me ha mantenido expectante hasta desvelar el secreto que la atormentaba y que justifican sus reacciones ante Louis.

De él decir que si bien en las otras entregas de la serie Collingwood no había despertado demasiado mi curiosidad, en esta, como protagonista, me ha cautivado por completo. Un pícaro encantador y de pelo cobrizo (con lo que me gustan a mí los pelirrojos), que a pesar de su gusto por la vida licenciosa, ha demostrado que es un hombre responsable, pues maneja son problemas gran parte del negocio familiar. Ha sido casi tierno ver como sus sentimientos por al institutriz van cambiando, cómo se va obsesionando con ella, deseándola más que a ninguna otra sin darse cuenta de que se ha caído con todo el equipo y que se ha enamorado, a pesar de que aseguraba que el amor no era para él.
Me ha emocionado sentir su preocupación, saberlo encendido de deseo por el simple hecho de verla aparecer... borrando de un plumazo al juerguista que siempre había sido y presentándose como un hombre encantador.
Ha tenido momentos de esos que con sólo una frase logra erizarte el vello y te hace pensar: si yo fuera ella ya me hubiera arrojado a sus brazos. Y todo con una sencilla frase, y que no es por lo que dice, si no por cómo lo dice (confieso que me pierde que los protas muestren carácter y decisión).
Juntos forman una pareja ideal aunque tarden en darse cuenta y para hacerlo tengan que pasar primero por varias situaciones complicadas que hacen peligrar su futuro en común.
(¡Ains!, esos mal entendidos que me ponen de los nervios, pero que aportan tanta emoción a las historias jejeje).
Como en toda saga o serie, siempre es agradable reencontrarte con los personajes de las anteriores entregas. Esos hermanos Collingwood que en su día e robaron el corazón, y Gabriel, condesa de Kent, siempre tan cercana, tan atenta y poco convencional. Una mujer adorable.

Ya he dicho que está escrita de forma impecable, cuidando los detalles y con una ambientación que, personalmente, he encontrado perfecta. Sin necesidad de largas descripciones, logras situarte en la época sin problema.
Decir del título, que si bien en un principio no me decía demasiado (vale, a veces tengo menos luces que una lancha de contrabando y no me da...), en cuanto empecé a intuir qué le había pasado a la protagonista me di cuenta de que era perfecto, además de muy en la línea de los otros de la serie.

En resumen, he disfrutado de la historia de Ayleen y Luois, me he emocionado con ellos y he pasado unas horas estupendas en su compañía. Es una historia tierna, romántica, entretenida y que engancha desde el principio, totalmente recomendable.
Valoración: Buena

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |