Laura Sanz - Harry Wolf

Crítica realizada por Rocío DC

Una vez más Laura Sanz me lo pone difícil a la hora de hacer una reseña. Y es que, aunque me gusta dar mi opinión sobre lo que leo, novelas como esta, que son tan magníficas, que me hacen sentir tanto y que se clavan tanto en el alma, me dejan con el miedo y la responsabilidad de no ser capaz de expresar todo lo que quisiera.

No voy a contar nada de la novela, pues creo que con la sinopsis ya es suficiente y porque pienso que hay que descubrir qué más hay detrás de estas páginas por uno mismo. Así que solo hablaré de mis impresiones.

Pero sí. Laura Sanz lo ha vuelto a hacer.

Ha vuelto a fascinarme, a engancharme, a sorprenderme, a maravillarme...

Ha vuelto a crear magia con las palabras al escribir una historia tan brutal, conmovedora, desgarradora, especial y romántica como esta.

Ha vuelto a arañar mi alma hasta traspasarme el corazón y meterse de lleno dentro de mí.

Ha vuelto a hacerme llorar, reír, resoplar, disfrutar, enfadarme y enamorarme de esta nueva historia.

Y es que Laura Sanz tiene una forma única de contar historias.

Harry Wolf contiene en sus páginas la historia de amor más dura y bonita que pudiera escribirse y que yo haya leído. Pero no es una simple historia de amor no. Es más. Mucho más.

La historia de Harry y Sara es una historia de superación, de errores cometidos, de lucha, de resurgir de las cenizas...

La novela es única y diferente principalmente por sus personajes protagonistas. Y es que Sara y Harry son humanos; con sus fallos y virtudes. Con sus miedos y sus metas.

He sentido una empatía bestial con Sara. Es una mujer valiente, tenaz, fuerte y persistente a la que he admirado en todo momento.

Con Harry no he podido sentir más que un amor inmenso. ¡Cuántas lágrimas me ha hecho soltar este hombre! Y es que la explosión de emociones que me ha hecho sentir este personaje y su historia es indescriptible.

Es sin duda una novela tierna a la vez que dura. Entrañable a la vez que intensa. Una novela que se devora casi sin darte cuenta. O ella te devora a ti, aún no lo tengo claro. Pero es de esas que no puedes parar de leer, que a la vez que estás deseando saber cómo continúa no quieres que acabe. De esas que al terminar sientes la necesidad de volver a empezarlo y volver a sentir todas esas emociones. De esas que se graban en la memoria por siempre. Yo al menos no la olvidaré.

Hay escenas y momentos que se han clavado tan a fuego en mi corazón que será imposible borrarlos de ahí. Como ese epílogo... un epílogo apoteósico que he leído hasta tres veces.

Desde que leí su primera novela recién publicada, supe que esta autora se volvería indispensable para mí y una vez más mi intuición no me falló. Cada vez adoro y admiro más la pluma de Laura. Ya estoy deseando saber con qué me volverá a sorprender.

No me queda más que recomendarla encarecidamente. Es una novela que no dejará indiferente. De verdad que la historia de Harry y Sara es para disfrutarla en más de una ocasión.

Enhorabuena a su autora Laura Sanz por demostrar que puede conquistarnos con lo que se proponga.

 

Crítica realizada por Maribel Moreno

Conocí a esta autora con los hermanos Landvik (aún tengo pendiente a Till), y me encantó su estilo y su forma de escribir. Cuando me enteré que autopublicaba una nueva novela y además que era independiente me lancé a por ella.

Solo puede decir que leyendo las primeras páginas ya me quedé completamente enganchada a la historia y conforme avanzaba me iba maravillando más y más.

Harry es un hombre de treinta y seis años, hace siete hubo una gran tragedia en su vida, se encerró en sí mismo y se convirtió en un completo ermitaño, perdiendo toda relación con el mundo exterior, incluida su familia.

Sara es una joven de veintitrés años que cada día al salir del trabajo va a visitar a su abuela, algo delicada, pero el camino a su casa es largo y solitario, así que Sara encuentra un atajo atravesando el jardín de una casa aparentemente abandonada.

Harry hace días que está observando que una chica atraviesa su jardín, y cada día espera ese momento con ansiedad porque aún sin conocerla se ha convertido en un aliciente para él. Pero un día Sara tropieza y se hace daño, Harry después de pensárselo mucho acude en su ayuda, y ese momento cambiará sus vidas para siempre.

Sara después del susto inicial se sentirá atraída por ese hombre, no es una atracción física en un principio, pero si siente curiosidad, desea conocerlo y ayudarlo, por que Harry necesita mucha ayuda.

Empiezan viéndose los domingos cuando Sara come con su abuela, Harry cada vez se va abriendo un poquito más, aunque es hermético en cuanto a su pasado, y Sara aprovecha cada semana para hacer algo nuevo . Los dos se sienten cómodos y poco a poco se van enamorando, pero Harry está muy tocado y "a veces, solo el amor no es suficiente".

¡Qué novela tan bonita! me ha hecho sentir de todo, porque es dura y dolorosa, pero preciosa. Por no hablar de los personajes que me han gustado mucho, mucho.

Sara es una joven dulce, sencilla, muy madura para su edad, ya que con Harry tiene un comportamiento espectacular, poco a poco se va haciendo un huequecito en su vida y en su corazón, lo hace con toda la paciencia del mundo sabiendo que Harry tiene muchos demonios todavía en su vida. Pero ella va sembrando su semilla y enamorándose a la vez de ese hombre tan bueno y tan roto.

Harry es mucho Harry, no se siente digno de ser querido pero a la vez ya no ve la vida sin Sara, pero es consciente de que tiene que ser él mismo el que acabe con sus fantasmas. Me han enternecido las conversaciones que mantiene consigo mismo, como siente, como padece y, desde luego, como se enamora.

La historia de amor es bonita, muy bonita, primero de amistad, Sara se convierte en un pilar muy importante para Harry, ella es el estímulo que necesitaba para querer seguir viviendo, y solo por ella conseguirá salir de ese oscuro pozo en el que se encuentra.

Secundarios aparecen muy pocos, tan solo la abuela y la amiga de Sara, que son las que le ofrecen el hombro en el que llorar cuando se ve perdida.

La narración de la autora es sencilla pero perfecta, el ritmo no decae y aunque el tiempo que vemos a Harry no hay demasiado diálogo, no lo he echado en falta, me parecía tan intenso lo que decía o hacía que ya me parecía bien. Está narrada en tercera persona y conocemos perfectamente a los dos personajes. Además me ha hecho gracia la ambientación de los años 80, he recordado cosas y canciones que también formaron parte de mi vida.

Este es uno de esos libros que aunque me han tenido el corazón en un puño la mayor parte del tiempo, no quería que se acabase, y que sin duda, con el tiempo volveré a leer.

Harry Wolf es una historia dura, hay mucho dolor, pero a la vez tiene momentos muy tiernos y llenos de esperanza. Es una historia de superación, de segundas oportunidades, donde Harry, un hombre roto por el dolor y la culpa no ve razón para seguir viviendo hasta que aparece en su vida Sara, una chica dulce que se volcará en ayudarlo a encontrar la luz en ese mundo tan oscuro en el que ha sobrevivido durante esos últimos siete años.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |