Laura Lee Guhrke - La boda de la temporada

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Rosamina

Serie Abandonadas en el altar, libro 1

Will y Beatrix estuvieron prometidos durante un tiempo pero a pocos meses para la boda Will decide irse a Egipto a buscar la tumba de Tutankhamon. Beatrix se niega a acompañarle por lo que la boda tiene que ser cancelada con el consiguiente escándalo para las familias. Seis años después, cuando Beatrix está a punto de casarse con otro hombre, Will regresa de Egipto…

Al contrario de lo que pueda parecer, Wedding of the Season no es una novela de Regencia. Según la clasificación de All about Romance, sería más correcto situarla en el periodo conocido como Eduardiano, entre 1901 y 1914. Estamos entonces a principios del siglo XX, la protagonista conduce un automóvil y lleva pantalones. Las mujeres empiezan a liberarse y a trabajar fuera de casa y la aristocracia inglesa empieza a perder fuerza frente a la nueva burguesía.

Beatrix está atrapada entre esta nueva sociedad que empieza a ver la luz y las antiguas creencias que todavía consideran que la única salida para la mujer es casarse con un aristócrata. Ama a Will desde niña pero las presiones familiares y sus propios miedos le impiden acompañarle a Egipto. Will es todo lo contrario, aventurero y valiente no duda en dejarlo todo, su hogar y a la mujer que ama, para ir en busca de un sueño: encontrar la tumba de Tutankhamon.

Lo que más me gusta de Laura Lee Guhrke es que siempre introduce elementos nuevos en sus novelas de forma que sus historias por una razón u otra terminan siendo muy originales. Puede ser por la profesión de sus personajes como en su serie de Solteronas, por la introducción de elementos policíacos como en Falsa Inocencia, etc… En este caso lo novedoso es la época en la que está ambientada la historia.

No os dejeis engañar por la simplicidad o lo previsible del argumento, LLG sabe lo que se hace y es una buena escritora, así que además de ambientar maravillosamente sus novelas (y esta es un buen ejemplo), consigue meterte en la historia, te atrapa e incluso juega un poco con tus expectativas al final, en definitiva te intriga de tal manera que no puedes dejar de leer. Puede que haya muchas cosas que mejorar, por supuesto. El cambio de opinión de los protagonistas o el final poco realista si queremos ahondar un poco, por ejemplo, pero si hay que analizar el resultado final a mi me ha gustado y no solo eso, me ha entretenido y ha logrado que termine con una sonrisa de oreja a oreja. Si no pedís más, os la recomiendo.

Si Lisa Kleypas deja algún dia de escribir (y espero que tarde muchísimo tiempo), en mi opinión tiene una digna sucesora.


Crítica realizada por Mariam

Me confieso una de las lectores fieles y leales de Laura Lee Guhrke. No hay una novela suya que no lea; no hay ni una sola de la que piense "ésta no me atrae". Me tiene conquistada su prosa ágil, elegante y en ocasiones divertida; me llega al corazón con la manera tan fácil y sutil como te deja con las emociones a flor de piel. Sí, en definitiva, ¡me encantan sus novelas!

Y como no podía ser de otra forma, una vez más he disfrutado, me he emocionado e incluso reído con una nueva novela: La boda de la temporada. Novela que da comienzo a una nueva saga, Abandonados en el altar. Como curiosidad tengo que destacar que esta saga nace de Las chicas de Little Russell o Las solteronas. Es lo que se dice en inglés un "spin-off".

A estas alturas, después de tantas y tantas novelas leídas, tal vez sea difícil encontrar una que te sorprenda, de la que puedas decir "es diferente". También porque la realidad es que a veces no son muy diferentes. Pero Laura Lee Guhrke siempre lo consigue. Al menos a mí me lo parece. Es la sensación que me queda novela tras novela.

El punto de partida de La boda de la temporada puede que, a priori, no sea muy novedoso. Will y Beatrix se conocen de toda la vida. Eran vecinos y con el tiempo se hicieron amigos. Pertenecían al mismo círculo social. Se enamoraron cuando aún eran niños y en cuanto tuvieron la edad apropiada, Will le pidió en matrimonio. Todo parecía perfecto, uno de esos enlaces destinados a ocurrir para unir dos antiguas familias, pero poco antes del matrimonio Will recibió una propuesta a la que no supo ni pudo negarse: unirse a una expedición arqueológica en Egipto.

Lo cierto es que Will siempre fue un apasionado de la arqueología. Tal vez fuera un interés muy poco propio de un duque (en aquel entonces el marqués de Richfield), pero sus inquietudes no estaban en el ducado de Sunderland ni en la Cámara de los Lores. Al contrario, las obligaciones de los nobles le asfixiaban. Así que cuando se le presentó la oportunidad de hacer realidad su sueño, quiso que Beatrix, su prometida, le acompañara. Pero ella no aceptó.

Al contrario que Will, Beatrix Danbury siempre tuvo muy claro cuál era el papel que iba a desempeñar en la vida. Siendo hija de un noble, se la educó para convertirse en la esposa perfecta asumiendo sus responsabilidades y obligaciones, no como hizo su madre que huyó con un amante a París para dedicarse a su pasión: la pintura.

Pero seis años más tarde, cuando por fin Beatrix ha superado el dolor por la ruptura de su compromiso, cuando está a punto de casarse con el apuesto duque de Trathen, un hombre con el que le une una visión de la vida muy similar, afecto y un profundo respeto, Will regresa a Inglaterra. Cuando Beatrix se encuentra con él, literalmente, pasa de largo y lo deja a su suerte en un solitario camino. Esta vez está decidida a casarse, esta vez su boda no será suspendida. Nada ni nadie se lo impedirá.

Puede que el argumento no brille por su originalidad, pero lo cierto es que a mí me ha parecido una novela diferente, dulce, divertida y romántica, y la he terminado con una sonrisa en los labios. Es una de las historias de Laura Lee Guhrke con las que más me he divertido y emocionado y, también, una de las que más en vilo me ha mantenido. Lo cierto que ha habido momentos en que no podía imaginar cómo iba a terminar la historia, a pesar de que, de algún modo, puedes suponerlo. Porque el final debe ser feliz, pero con estos protagonistas todo podía pasar.

Una de las razones por las que esta novela pasa a ser una de mis preferidas -con esto no quiero decir ni mucho menos que sea la mejor de esta escritora, pero a mí es una de las que más me han gustado- es la época en que transcurre.

No es una novela de La Regencia. La novela tiene lugar entre los años 1896 y 1901. Recuerdo que la propia Laura Lee Guhrke comentó en una entrevista que le apetecía mucho escribir una novela romántica ambientada en los años 20, pero que, de momento, los editores le habían pedido que continuara escribiendo sobre La Regencia.

No se si esta saga sea un primer paso para dejar atrás las historias en La Regencia, porque desde luego a mí el resultado me ha entusiasmado. Con lo que espero que algún día escriba esa novela ambientada en los años 20. Si La boda de la temporada es un adelanto, yo desde luego la leería.

La primera que aparece Beatrix en La boda de la temporada lo hace conduciendo un coche. La historia tiene lugar en una época en que la modernidad comienza a asomar la cabeza, con la aparición de los primeros coches. Y Lady Beatrix, educada para convertirse en la perfecta esposa de un duque, conduce uno. Pero pese a ello, Beatrix sigue siendo el epítome de la hija de un noble. Conducir es una válvula de escape, una vía a la que su excéntrica y poco convencional prima Julia, la arrastra y al hacerlo, Beatrix se percata de cuanto le gusta.

Y como la época misma, Beatrix es una mujer dividida entre las ancestrales tradiciones y la rigurosa educación recibida, y un mundo lleno de posibilidades más allá de su alcance.

Por el contrario Will que regresa convertido en el duque de Sutherland, lo hace nada más que para cumplir con algunas obligaciones y recaudar más fondos para continuar con las excavaciones en Egipto. Cree estar a punto de desenterrar la tumba de Tutankamon. Desgraciadamente el ducado le ha dejado más deudas que beneficios y tiene que encontrar un benefactor, alguien dispuesto a invertir en la excavación aunque la idea le desagrada.

Sin embargo, y a pesar de tener muy claros sus planes, cuando se reencuentra con Beatrix vuelven a aflorar sentimientos largamente enterrados y con ellos recriminaciones y sueños nunca olvidados.

Otra de las razones por las que me ha conquistado La boda de la temporada son sus protagonistas. En apariencia son un hombre y una mujer que se comprometieron tanto porque era lo que se esperaba de ellos como por amor. Por nacimiento, eran la pareja perfecta, pero además fueron bendecidos con el amor. Sin embargo bajo la superficie son personas que anhelos e ideales, tal vez, poco compatibles. Beatrix sigue las normas, las acepta y no se rebela. Will persigue un sueño y sabe que su felicidad está entre las ruinas de una excavación, no en su ducado. Pero seis años lejos de Beatrix le hacen pensar en muchas cosas y, sobre todo, en ella. ¿Vencerá el amor o los convencionalismos sociales? ¿Podrá más el deseo de una vida juntos que una vida de aventuras?

Confieso que ha llegado un momento en que entendía tanto a Beatrix como a Will. Ésa es otra de las razones por la que he disfrutado tanto leyendo esta historia, puedes ponerte en la piel de los dos.

Si la novela no cuenta con suficientes razones para atraparnos en una vorágine de dudas, encuentros y desencuentros, la presencia de Aidan, el duque de Trathen, añade más. Porque aun siendo el tercero en discordia, lo cierto es que es un hombre leal, honrado, serio y responsable, quien, al contrario que Will, tiene la convicción de saber qué debe hacer y cuál es su deber para con su título. Es por tanto, en algunos aspectos, más afín a Beatrix que el propio Will. Pero en este triángulo intervienen también los deseos y sentimientos. Y cuando Will, Beatrix y Aidan terminan pasando unos días en una casa de campo, propiedad del marqués de Marlowe (el protagonista de Y entonces él la besó), los acontecimientos se desarrollan de un modo un tanto inesperado. Obligados a convivir bajo el mismo techo, Beatrix se encuentra junto a su actual prometido y el anterior. Evidentemente aquí transcurrirán muchas cosas que marcarán el curso de la historia, aunque el final sigue siendo tan incierto o más que al comienzo.

Como menciono al principio esta saga está relacionada con la de Las chicas de Little Russell. En La boda de la temporada aparecen algunas de las antiguas solteronas, como Emma, ahora la marquesa de Marlowe, a las que les une una amistad tanto con Beatrix como Julia.

La boda de la temporada es una novela refrescante, divertida, emotiva y romántica que nos traslada a principios del siglo XX. Nos describe una sociedad en la que con el cambio de siglo se producen grandes avances. La sociedad cambia, así como las personas y es en ese marco -en mi opinión tan atractivo y lleno de posibilidades- en el que se desarrolla la historia de Beatrix y Will. Una historia de segundas oportunidades y de nuevos comienzos; una historia dividida entre dos mundos y dos realidades. En definitiva, una lectura con la que he disfrutado muchísimo y que estoy segura releeré en un futuro muy cercano.

Valoración: Muy buena


Crítica realizada por Anasy

Soy fan de Laura Lee Guhrke , excepto un par de libros, todas sus historias me encantan y me hacen pasar muy buenos ratos, por eso en cuanto vi que se publicaba un nuevo libro de esta autora, me fui corriendo a comprarlo, y aunque me lo leí en seguida, siento decir que me llevé una decepción muy grande con esta historia.

Tenemos una historia de rencuentro, que suelen gustarme mucho, Will y Beatrix crecen juntos , se enamoran y se comprometen para maravilla de todos los primos de Beatrix que son los amigos de Will, y para los padres de ambos, pero todo se tuerce cuando a Will le ofrecen la oportunidad que estaba esperando de vivir su aventura y explorar Egipto en busca de las tumbas de los más famosos faraones, es entonces cuando la pareja se tiene que enfrentar a una dura prueba, Will quiere que Beatrix lo acompañe dejando a su familia, la vida que conoce y que le espera como futura duquesa y seguir a Will a donde esta la lleve sin un techo fijo ni estabilidad para sus futuros hijos. Beatrix le suplica que se quede, pero a dos semanas de casarse, Will se marcha poniendo fin así al compromiso y dejando abandonada a Beatrix para escándalo de la sociedad londinense y partiendo el corazón de su joven amada.

Han pasado seis años, cinco de las cuales Beatrix se pasa suspirando y esperando a que Will regrese por ella , cuando los padres de ambos mueren y Will ni siquiera regresa para sus entierros, Beatrix comprende por fin que el amor de su vida no va a volver , seguramente porque nunca la quiso lo suficiente. Instigada por su famosa y polémica prima Julia, Beatrix comienza a disfrutar de la vida viviendo nuevas experiencias como fumar, o conducir los modernos y nuevos automóviles, también encuentra a un hombre que la valora y la respeta, uno que está dispuesto a darle todo lo que quiere y que Will le negó, un hogar, hijos y estabilidad, el duque de Trathen.

Will regresa seis años después a Inglaterra y lo hace forzosamente, ya no ve en Inglaterra su hogar ni su sitio, para él Egipto y sus misterios son el lugar al que pertenece, pero por desgracia encontrar tumbas de faraones es costoso y él ya se gastó toda su herencia en financiar sus expediciones, por lo que a desgana regresa a Devon para pedirle a Paul , su mejor amigo y primo de Beatrix, que financie otra expedición con el que está seguro de encontrar la tumba del famoso Tutankamon.

Una de las primeras personas que se encuentra al regresar para su desgracia, es Beatrix, un encuentro de lo más accidentado donde la hostilidad entre los dos se hace evidente. Si bien Bea piensa que Will no la quería y por eso se marchó a pocos días de la boda, Will piensa que era Beatrix quien no lo quería lo suficiente para acompañarlo a vivir el sueño de su vida. Sabe que Beatrix estaba condicionada por todo lo que su padre le decía, un padre demasiado protector y posesivo con su hija que hizo de esta una cobarde que se quedaba mirando como los demás corrían riesgos y aventuras a los que quería unirse pero que nunca hizo.

El rencuentro entre los dos desata el resentimiento y el dolor que los dos pasaron años atrás y a lo largo de todos esos años separados, pero Beatrix va a casarse con otro hombre, uno que aunque es serio y bastante anticuado, la respeta y le tiene cierto cariño con el que se conforma y se da por satisfecha. Pero a Will conseguir la financiación que necesita le lleva más tiempo del que se espera y entre tanto se da cuenta de que fue un necio y un orgulloso años atrás cuando dejó a Beatrix, el amor de su vida y al que no está dispuesto a volver a perder.

Una historia que tenía todos los ingredientes para gustarme, una autora que me encanta, dos personas que se han amado siempre y se rencuentran años más tarde y personajes secundarios que ya conocemos los que leímos los anteriores libros de la serie, sin embargo me ha decepcionado, tanto la historia como sus protagonistas. Ninguno de los dos termina de caerme simpático, la historia en si me parece bastante superficial, Will rara vez se toma nada en serio sino tiene que ver con su expedición que queda demostrado que es lo que más le importa, y Beatrix llegó a parecerme un personaje con poca personalidad a pesar de las apariencias. Hacia el final se arregla un poco la cosa, pero aún así me ha parecido un libro sin pena ni gloria que no me esperaba de Laura lee Gurhke, claro que para gustos colores y además las autoras no son infalibles , no siempre pueden gustar con todas sus historias.

Regular.


 Crítica realizada por Patufet

Con este libro se inicia una nueva serie de esta autora que siempre nos deleita con historias bonitas y sencillas y para mi, ésta no ha sido una excepción.

Beatrix y Will se han criado juntos , siempre han estado el uno con el otro y su amistad se convierte en amor , así que llega un momento que se comprometen, pero  a Will le llega la oportunidad de realizar sus sueños, ir en una expedición a Egipto, le propone a Beatrix que lo acompañe, pero ésta no quiere abandonar a su padre y no quiere dejar la vida que conoce, por lo que anulan su boda  y dedicen separar sus destinos.

Han pasado seis años y Will regresa a Inglaterra solo para  buscar un patrocinador para que le financie la siguiente expedición, pues está muy cerca de descubrir la tumba de Tutankamon,  él considera que pertenece a Egipto, aquí ya no le queda nada.

Beatrix ha pasado cinco de los seis años que Will ha estado fuera, pensando en el momento en que volvería, pero cuando hace un año muere su padre  se va con su prima Julia y empieza una nueva vida en la que ya no hay cabida para el pasado, así que aprende a conducir un coche , lleva pantalones y también fuma y además está preparando su boda con el duque de Trathen , que aunque no se aman, saben que vivirán una vida tranquila, con cariño y sin pasión , pero así Beatrix cumplirá su sueño de tener una familia.

El primer encuentro entre ellos no puede ser más desafortunado, ya que Will se cae del caballo cuando se cruza con el coche de Trix , y a partir de aquí empieza una relación de amor-odio , ya que al reencontrarse vuelven a aflorar los sentimientos, que creían haber superado , pero los dos son culpables de su separación y cada vez que se cruzan no dejan de echarselo en cara mutuamente.

En cuanto a los personajes, los protagonistas no son de los que dejan huella, pero disfrutas con ellos y sus diálogos, Will parece que todo se lo tome a broma y Trix es un poco desconcentante, parece muy moderna, pero en el fondo es bastante recatada en sus acciones.

Como secundarios, el duque de Trethan y Julia , que son los protagonistas del siguiente libro y no pueden ser más dispares, o los Marlowe , que ya conocimos en su otra serie.

La novela me ha gustado , aunque no es ni mucho menos lo mejor de esta autora, ni es un tema original, pero si es verdad que es una historia sencilla , de las que se leen casi de un tirón y con la que disfrutas si lo que buscas es entretenerte.

Mi valoración Bueno

 


Crítica realizada por Yluna

He votado Muy buena.

Pero claro, no soy imparcial con LLG, me gusta casi todo de ella (hay algunas excepciones).
Es un libro, como la mayoría de los libros de la autora, que simplemente cuenta una historia de amor, sin aderezos de intrigas, suspense, secuestros, robos o asesinatos a resolver, lo cual es de agradecer, ya que se centra completamente en el romance. Y esto es complicado, un libro de solo romance, creo que es difícil de escribir.
La historia que se narra en el libro es un reencuentro entre dos personas que se amaron mucho y se siguen amando pero que cada una quiere algo distinto en la vida, y esto es lo que las separa. Creo que este tema es muy peliagudo porque en el libro hay mucha dialéctica sobre quién tuvo la culpa de la separación, sobre lo que quiere Wi-ill y lo que quiere Beatrix, sobre cómo afrontar la vida sin el otro, etc...y esto a lo mejor ha podido cansar y resultar aburrido, pero mirandolo en retrospectiva me ha parecido necesario todo este discurso.

En relación a los personajes, me ha encantado Wi-ill, su personalidad, distinta a la de cualquier aristócrata, su carisma, sus intereses y por supuesto su amor por Trix.
Es un libro, que tiene muchas cosas a recordar (y que servirían para cualquier concurso trivial), cosas distintivas y características de los personajes, que te hacen no olvidarlos.
Es un libro que en algunos puntos me ha emocionado y el final me ha gustado mucho, la verdad es que no me esperaba que la novela acabase en ese sitio.

Es un libro que recomiendo porque es ameno, entretenido y para las que quieran una historia de "sólo amor", pues aquí lo tenéis.

 


Crítica realizada por Rosamoni

 

Hace ya unas semanas que me acabe el libro y pensé quizás si pasa el tiempo y le doy vueltas a lo que he leído no me siento tan decepcionada y cabreada pero bueno ha pasado el tiempo y sigo pensando lo mismo, quería dar un margen para intentar pensar los pros y los contras de la novela ya que es una de mis autoras favoritas pero da lo mismo no es lo que esperaba y por mucho que intente buscar una excusa no la encuentro.

Quizás si hubiera sido una novela escrita por otra autora hubiera pensado no me ha gustado y no volveré a comprar nada de ella y punto, pero es que para mi esta autora es una de las mejores que hay en la actualidad, pero es que para mi esta historia no se mantiene.

Me explico: Will estaba totalmente enamorado de Beatriz, siempre se habían amado, desde que eran niños y justo una semana antes de la boda le surge la oportunidad de ir a una excavación a Egipto, le pide a Beatriz que lo deje todo y que se vaya con él a descubrir la tumba de algún faraón, claro ella le dice que ni hablar del peluquín y él decide que la quiere mucho pero que Egipto le espera y que ya si eso volverá otro día, y así pasan seis años, se marcha sin mirar atrás, ahora ha vuelto pero no por otro motivo que recaudar fondos para seguir ejerciendo de Indiana Jones, su padre ha muerto él ahora es duque, pero sus propiedades están hasta arriba de deudas por lo que con ellas no se puede financiar ni un billete en autobús, por lo que lo mejor es intentar sangrar a sus amigos y él seguir viviendo su vida, sin importarle un pimiento la gente que dependía de él por las tierras que en teoría debía organizar, en su intento por sacarles a sus amigos el mayor capital posible se reencuentra con Beatrix y se da cuenta de que todavía está enamorado de ella aunque ella haya rehecho su vida, por lo que en esos días de arduo trabajo de recolección de fondos si también rompe su compromiso y por fin se la lleva al otro lado del mundo pues mejor que mejor.

Beatrix siempre tuvo claro que amaba a Will, abandonada por su madre desde muy pequeña ha sido criada por su padre que cual hombre abandonado siempre la ha marcado muy de cerca para que ella no le abandone también, pero tenia el compromiso ideal con su vecino que además iba a ser duque con lo que ella seguiría al lado de su padre forever and never y encima siendo duquesa y ejerciendo lo que ella cree que es su lugar en la sociedad, tendría los herederos que mandaban las normas y se dedicaría a tomar el té con lo mejorcito de la sociedad, lo malo es que una semana antes de la boda, Will al que ama por encima de todas las cosas rompe la baraja y le dice que deje todo atrás y que se vaya con él a Egipto ya que todo Indiana Jones necesita una gran compañera, y ella descubre que lo ama pero no tanto como para dejar a papaito y mucho menos para ser una duquesa en el destierro, pasando calamidades por mucho que Tutankamon la esté esperando, tras unos meses de humillación total vuelve a rehacer su vida y comprende que el amor no lo es todo, porque para ser duquesa hay que privarse de algunas cosas y si una de ellas es el amor pues que así sea, por lo que se promete, casualidades de la vida, con otro duque, ahora por fin conseguirá su sueño anhelado, hasta que llega a su vida otra vez Will y comprende que todavía se siente atraída por él pero mientras no vuelva al redil y se someta a sus deseos no sucumbirá de nuevo a sus encantos.

Me han parecido los dos protagonistas más egoístas que he leido en mucho tiempo, el uno que deja todo por perseguir sus sueños sin importarle ya no el titulo y las tierras sino la gente que de él dependía, y que si tiene que dejar a toda la gente que confiaba en él para seguir sus sueños pues mala suerte, y ella que parece que lo único que le importa es ser duquesa y vivir acorde con su posición social, odia a Will pero por abandonarla a ella que es la única que le importa, le echa en cara que abandonara su ducado pero en ningún momento piensa en la gente que por culpa suya lo estaba pasando mal, a ella solo le importa ella misma, y así van dándole vueltas todo el libro cada uno aferrado a su posición intentando cambiar al otro hasta que en las ultimas diez paginas del libro, dan un vuelco en sus ideas tan grande que te deja con cara de ¿pero qué es esto?

Lo único que me ha gustado del libro es que se lee rápido pero poco más, y es una pena porque para mi es una de las mejores autoras, pero es que los dos protagonistas me han caído fatal todo el libro, y de hecho conforme pasaban las paginas peor me caían, hasta llegar a una solución salomónica que complace a los dos, que son los únicos que se importan a si mismos.

De todas formas, esta es mi humilde opinión que puede que no comparta nadie, pero ya sabeis el dicho de para gustos colores, y en este caso para mi el color elegido es el negro.

Valoración: del 1 al 10 le doy un 1 y porque me ha gustado la portada.

 

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |