Laura Kinsale - El profesor de francés

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por ANITA

Lady Callista sabe que hay cosas que una dama no se debería permitir. Ser pelirroja y algo tímida. Seguir soltera a los veintisiete años. Preferir una apacible existencia en el campo a la temporada en Londres. Entregarse a sus alocadas fantasías de una vida aventurera y romántica. Ser una experta en la cría de ganado (afición que su familia ha ocultado tanto como ha podido). Haber tomado unas particulares lecciones de francés… Y, sobre todo, dejar que el elegante, atractivo, imprevisible y siempre misterioso Trevelyan, duque de Monceaux, su compañero de juegos y travesuras en la infancia, su loco amor de juventud, reaparezca en su vida tras nueve largos años de silencio para volverlo todo, hasta su corazón, del revés.

La novela gira en torno a Callista, la cual, ha estado prometida tres veces y las tres ha sido abandonada por el pretendiente de turno. Callie es el único personaje puro, real y sensato del libro. Inteligente, coherente, sin pelos en la lengua y que sabe lo que busca, lo que puede esperar y por lo que luchar, aunque de vez en cuando, en su fuero interno, sueñe con rocambolescas aventuras románticas. Los demás, del primero al último, son caricaturas de su propio carácter. Unos para bien, como Trev, que citando el libro “era un insensato, un granuja y un cuentista mentiroso, pero nunca la había abandonado ni permitido que le ocurriera nada malo”. Y otros para mal, como el Comandante Sturgeon, el primer pretendiente que la abandonó y que reaparece con la intención de reconquistarla. Un personaje esperpéntico, presumido y desleal.

No es la primera vez que leo una novela de Laura Kinsale en tono divertido e irónico, pero es lo que caracteriza a El profesor de francés. El libro es alegre y trepidante, lleno de aventuras, peleas, intrigas y golpes de efecto, todo ello, como nos tiene acostumbradas la autora, bien descrito y sin pausas.

En mi opinión Laura Kinsale ha sido muy valiente escribiendo una novela romántica de estas características; surrealista, divertida y atípica. No creo que goce de muchas admiradoras, pero para mí ha sido como un soplo de aire fresco por su originalidad.

MUY BUENA, la recomiendo a quien busque algo novedoso y diferente.

---------------------------------

Crítica realizada por Crishi

Soy una incondicional de esta autora, pero a pesar de ello voy a tratar de ser objetiva...

El libro por supuesto me ha gustado, tiene una narratíva impecable y unos diálogos muy cuidados con juego de palabras y dobles sentidos entre la pareja protagonista que me han hecho reir. El tema animal me ha encantado... es el toque de originalidad que Kinsale ha introducido en un libro que como ella misma bien define es <ligero>, pero que yo no he podido evitar comparar con otros en los que esa "originalidad" es más contundente y por lo tanto yo he echado en falta...

El protagonista masculino aunque tiene su pasado, no se nos presenta como el ser torturado psicológicamente al que nos tiene acostumbradas la autora, sino que le otorga un comportamiento liviano, conectando así con el temperamento de la protagonista, y muy acorde con un libro que lo único que pretende es divertir.

El desarrollo de la historia... aventuras, enredos, amor... todo muy bien hilvanado y ambientado.

En resumidas cuentas, me gustó, y partiendo de la base sobre la "ligereza del libro", no le puedo pedir más... tal vez esperaba un libro menos tranquilo, tipo El señor de la medianoche. Qué se le va a hacer, yo soy así de rarita.

De todas formas yo lo recomiendo encarecidamente porque si lo que queréis es leer algo distinto a lo que se viene escribiendo en Regencia, en este libro lo vais a encontrar.

Mi valoración es BUENA.

------------------------------------

Crítica realizada por Mariam

De todas las novelas que a fecha de hoy he leído de Laura Kinsale, creo que El profesor de francés es una de las menos oscuras. No sé si calificarla de “más ligera”, al principio sí me lo pareció pero a medida que avanza la historia, no me resultó tan sencilla como me las prometía, pero sí es cierto que desde mi punto de vista se aleja bastante de la gran mayoría de novelas anteriormente publicadas. En cualquier caso y antes de explicar por qué, decir que me ha gustado mucho esta historia.
Además las novelas de Laura Kinsale podrán gustarme más o menos, pero nunca podría decir que no es una buenísima escritora, más que buenísima, me parece magnífica por varias razones. Nunca tengo la sensación de estar leyendo la misma historia una y otra vez, le confiere un rasgo distintivo que la marca como suya; la ambientación está magistralmente retratada; los personajes están muy vívidamente perfilados y, por último y para mí no menos importante, la narración es impecable.

El profesor de francés está ambientada en la Inglaterra del siglo XIX, la protagonista Lady Callista es una joven que ha estado comprometida tres veces y las tres veces ha sido abandonada antes de la boda. No es la típica belleza inglesa y, además, es un poco excéntrica: adora el ganado, especialmente a su toro Hubert. Dicho así, sé que la sensación que transmito es la de una novela atípica, pero a medida que leí las peripecias que Trev y Callista viven a causa de esta excentricidad, la historia me fue divirtiendo y atrapando de principio a fin.
La historia de amor que nos cuenta, la de Trev y Callista, es la de un reencuentro. Un primer amor frustrado que, pasada la adolescencia y alcanzada la madurez, ambos viven de diferente manera pero también con temor e inseguridad. Las novelas de segundas oportunidades y reencuentros me gustan, así que con esto ya me tenía bastante ganada, pero poco a poco los personajes, el entorno y las intrigas y aventuras que viven me hicieron pasar un muy buen rato y dejarme con una sensación muy especial.

El misterio al que juega sobre el pasado de Trevelyan, el duque de Monceaux, creo que es una de las bazas más importantes de Laura Kinsale. Qué le sucedió en la guerra, si ha recuperado o no sus posesiones, por qué no lucha por recuperar a Callista son algunos de los interrogantes que me mantuvieron en vilo. Además, uno de los rasgos de Trev que me sedujo porque no es frecuente que encontremos en otros protagonistas de novelas, sobre todo nobles, ambientadas en épocas aproximadas, es su inseguridad por merecer a Cally. A pesar de su apariencia arrogante, de su atractivo físico, de sus mentiras y trampas, Trev me parece un personaje muy vulnerable. Tal vez más que Cally. Y eso es algo que creo nos aleja de unos personajes y una historia que podrían ser estereotipadas pero que no es así.

Además ese punto cómico que encontramos en muchos momentos con relación a Hubert, al comandante Sturgeon -el primer pretendiente que abandonó a Cally- que reaparece dispuesto a volver a conquistarla, a sus enfrentamientos con Trev, incluso la duquesa Monceaux, una mujer frágil y enferma que en muchas ocasiones ha puesto la nota divertida o coherente en la novela y han logrado hacerme sonreír.
Tal vez decir de una novela de Laura Kinsale que es divertida, que me ha hecho sonreír a menudo, que es amena, que se aleja de otras historias más intensas u oscuras, pueda llevar a pensar que no es una buena historia pero para mí es todo lo contrario. El profesor de francés es una novela que me ha sorprendido muy gratamente,  que me ha hecho pasar un muy buen rato con sus diálogos ingeniosos, brillantes, con una historia irreverente, atípica pero a la vez emotiva, con unos personajes aún más irreverentes y atípicos. Él un duque de raíces un tanto oscuras, con un pasado misterioso, que no sólo estuvo en el ejército sino que ha trampeado, engañado y mentido... Ella una joven soltera comprometida y abandonada tres veces cuya preocupación por el toro Hubert le importa más que un posible nuevo prometido.

No añado más, no sé si con todo lo que he contado he logrado transmitir por qué me ha gustado El profesor de francés. Pero es una novela que por su ingenio, por ese carácter un poco mordaz y chispeante y, sobre todo, por esa atípica y excéntrica como es la historia de Trevelyan y Lady Callista, me ha calado mucho.
Para mí es una muy buena novela.

-----------------------------------------------------

Crítica realizada por Trini

He de reconocer que soy una incondicional de Laura Kinsale y con excepción de “Por el Corazón de mi Dama”, el resto de sus libros me apasionan. Sus historias son siempre originales, intensas y cautivadoras. Con “El Profesor de Francés” me ha sorprendido, no esperaba de esta autora una historia ligera como esta. Si bien este libro no tiene la intensidad ni las aventuras de anteriores escritos, es una novela realmente divertida. Me he reído como pocas veces con un libro y, como siempre, me mantuvo enganchada a sus páginas de principio a fin.

Lady Callista es una protagonista atípica en las novelas de romance histórico. Es la primera vez que me encuentro con una dama que, sin necesitarlo, se dedica a la cría de ganado y que prefiere pasar el día con un toro o una vaca en lugar de bailar en los elegantes salones de la alta sociedad. Es tímida y no se encuentra cómoda entre la gente. A sus veintisiete años, es ya una solterona sin esperanzas de contraer matrimonio ya que, además, cuenta con tres compromisos rotos de manera inexplicable. Tiene una imaginación desbordante y sus fantasías llenan su vida de aventura y romance. A pesar de haber estado a punto de casarse hasta en tres ocasiones, no estaba realmente enamorada de sus prometidos, el protagonista de sus sueños más ocultos es siempre el mismo, el Duque de Monceaux, su amigo de la infancia y primer amor de juventud. Aunque se había resignado a una vida de soltería, cuando Trev reaparece después de nueve años de ausencia, sus fantasías más salvajes inundan sus sueños...

Trevelyan es el típico noble, atractivo, encantador, aventurero y algo atormentado por las experiencias vividas en los últimos nueve años. Oculta varios secretos que le impiden llevar la vida que él realmente desearía.  Lo que no puede ocultar es el intenso amor que siente por su amiga de la infancia. Aunque reniega de sus sentimientos por la vida que ha llevado en los últimos años y que podrían marcar su futuro, arrastrando consigo a Callie...

Un personaje importante en el desarrollo de la historia es la Duquesa, madre de Trev, mujer encantadora y cariñosa que jugará un importante papel en la relación amorosa de su hijo y su querida amiga Callie.

Como siempre, Laura Kinsale nos ofrece una historia escrita con la maestría habitual en ella. Los personajes están bien definidos y desarrollados y además nos encontramos con un relato divertidísimo y entretenido, no exento de pequeñas aventuras (la mayoría de ellas en la imaginación de la protagonista) e intrigas que mantienen el suspense sobre los secretos que guarda con celo Trev y que no se resuelven hasta el final.

Por otro lado, a pesar de tratarse casi de una comedia, tanto la tensión sexual entre los protagonistas como la intensidad de los sentimientos está presente durante toda la novela; con lo que, página a página,  pasamos de la risa a la emoción más profunda y cautivadora.

Con su experta pluma, Laura Kinsale ha vuelto a sorprenderme con un argumento original, lleno de una fina ironía, con diálogos ágiles e inteligentes y una historia de amor apasionante e inolvidable.

Realmente ha sido un auténtico placer y una delicia leer “El Profesor de Francés”. Es una novela para leer en más de una ocasión y disfrutar como si fuera la primera vez.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |