Laura Gallego - Donde los árboles cantan

8.3/10 Rating (3 votos)

Crítica realizada por Savannah990

Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas... y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso... y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque... el lugar donde los árboles cantan.

Una vez más Laura Gallego me ha sorprendido y enganchado. Como esta autora escribe infantil y juvenil, una no sabe muy bien con que se va a topar cuando compra un libro suyo, pero esta vez acerté. Desde que leí Memorias de Idhun no he dejado de leer sus libros, y con este libro ha demostrado de nuevo su gran talento para las historias fantásticas y de amor.

Lo que empieza con ser una historia de aventuras con unos toques de amor, acaba siendo una novela juvenil de amor con unos toques de aventuras. Al igual que su personaje principal, Viana, empieza ser una doncella soñando con casarse con el amor de su vida, una princesita de cuento indefensa y frágil, acaba siendo una verdadera guerrera luchando por lo que ella más desea, libertad y amor.

La narración me encanta, Laura tiene el don de desarrollar de una manera asombrosa una escena sin quedarse corto ni explayarse demasiado, sin dejar pasar ningún detalle como tampoco desarrollar cada hoja caída o cada piedra en el camino. Los escenarios cambian, al igual que la vida de la protagonista, dejando en un segundo lugar, en el que muchas veces es el verdadero protagonista, al Gran Bosque, un bosque donde se centran todos los cantos de los juglares, y todo el misterio y temor del país de Nortia.

Una historia que engancha de principio a fin, unos personajes históricos ficticios muy bien desarrollados, unas aventuras fantásticas y reales , unos personajes entrañables y fuertes que luchan por la libertad y el amor, un rey Bárbaro aparentemente inmortal, un Bosque mágico y una muchacha capaz de enfrentarse al hombre más fuerte es lo que contiene esta novela. Una novela muy entretenida, diferente, plagada de anécdotas y en la que merece la pena luchar y sobrevivir por la libertad y el amor.

Mi valoración es de 8 sobre 10.

---------

Crítica realizada por LILIAN

PUEDE CONTENER SPOILERS

Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas... y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso... y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque... el lugar donde los árboles cantan.

Los días felices del reino de Nortia, están a punto de terminar. Como cada año, el rey Radis había congregado a todos sus nobles en el castillo de Normont. Era la víspera del solsticio de invierno y, entre torneos y banquetes, se celebraba el aniversario de su coronación. Rumores insistentes anunciaban la llegada de los bárbaros de las estepas, con la intención de invadir Nortia. Cuando los rumores se hicieron realidad, los caballeros partieron hacia la guerra dejando atrás a sus mujeres e hijos que permanecieron en sus castillos. Viana de Rocagrís, se despidió de su padre -el duque- y de Robian de Castelmar, su prometido. Corven de Rocagrís, jamás regresó y su prometido la traicionó. Muerto el rey Radis y perdida la guerra, se erigió con el poder Harak, el jefe de los clanes bárbaros. Un manto de tristeza se extendió por Nortia. Las esposas e hijas de los nobles derrotados, fueron obligadas a acudir al castillo del -ahora- rey Harak para tomar esposo entre los invasores. Viana acabó casada con Holdar y dijo adiós a su antigua vida.

Mientras todo esto ocurría, en el Gran Bosque, una pequeña resistencia se estaba organizando y Viana acaba -como proscrita- uniéndose a ella. Después de mil aventuras y de contemplar como Harak, no perece por una flecha enemiga, Viana decide ir a buscar -en el corazón del Gran Bosque- un manantial del que hablan las leyendas. El agua que brota de este manantial es mágica y todo aquél que la beba, será inmortal. Por el camino se encuentra con Uri y, bueno si queréis saber más tendréis que leer el libro...

Donde los árboles cantan, posee una portada llena de vida. A primera vista te llaman la atención los colores del bosque y la preciosa muchacha que clava en ti su mirada, como invitándote a acompañarla en su aventura. Una mirada limpia que te transmite serenidad pero también algo de misterio. Pero si te tomas un tiempo y observas detenidamente la ilustración, descubres -enredado entre la maleza- un mundo de fantasía poblado por criaturas casi invisibles (pícaros duendes, etéreas hadas del bosque, malignos trols...).

No miento cuando digo que le estaré eternamente agradecida a Laura Gallego por haber escrito este libro. Su lectura ha resultado ser tan apasionante y liberadora, que me ha permitido volver a esa parte de la niñez en la que esperabas encontrar un hada debajo de tu almohada o un duende entre tus juguetes. Donde los árboles cantan narra una historia casi épica, repleta de personajes que parecen saltar de sus páginas y que te permiten soñar despierta. No quiero transmitir con mis palabras que estamos ante un cuento, dulce y tierno, donde la maldad no tiene un lugar, porque no es así. Sin ir más lejos a medida que vas llegando al final, empiezas a tener la sensación de que va a ocurrir algo impactante y cuando ocurre, descubres que no estabas preparada.

La novela es intensa y envolvente. Su argumento está plagado de personajes, que son muy necesarios para el discurrir de la trama. Me ha impactado especialmente, Uri, el muchacho que encuentra Viana en la mitad del Gran Bosque y que acabará convirtiéndose en su otro yo. Con su extraño color de pelo y su piel del tono de la corteza de un árbol, es fascinante. La relación que mantiene con Viana me encanta. Uri, que no tiene ni nombre hasta que Viana se lo adjudica, es ese compañero infatigable con el que sientes que puedes contar siempre y de repente un buen día, descubres que tus sentimientos por él han cambiado... Viana, por su parte, no es una protagonista al uso. Tiene apenas 16 años y ya ha perdido a gran parte de los seres que ha amado. Es una superviviente nata y mientras su mundo se cae a pedazos, ella sigue luchando. No quiero olvidarme de Lobo, el maestro "de armas" de Viana que actúa con ella como un padre, Dorea la fiel nodriza, el valiente Airic siempre dispuesto a luchar contra los invasores a pesar de no ser más que un niño... y esos bárbaros -tan fieros y terribles- venidos de las estepas para conquistar el reino de Nortia. Guerreros casi indestructibles, que conocen el secreto que esconde el corazón del Gran Bosque. Un secreto que puede cambiar el curso de la historia.

La ambientación -cómo no podía ser de otra manera- es maravillosa. Gracias al modo en el que están narradas las diferentes escenas, es muy fácil visualizarlas. De hecho, en este momento, si cierro los ojos acuden a mi mente imágenes de imponentes castillos donde habitan bellas doncellas. Y si me dejo llevar, un poco más, siento como me envuelven los olores y los sonidos del bosque. Ese olor a tierra mojada y a flores silvestres, mientras en la distancia escucho a los animalillos corriendo a ocultarse.

Dentro de la temática juvenil, con sus pros y sus contras, Donde los árboles cantan es un libro excelente


 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |