Kylie Scott - Trapos sucios

Crítica realizada por Maribel Moreno

Me gustó mucho la serie Stage Dive y me gustó también el estilo de la autora, así que no me lo pensé dos veces cuando vi que Libros de Seda empezaba a publicar una nueva serie, que además, está relacionada con la anterior.

Lydia está a punto de dar un gran paso en su vida, ya preparada con su vestido de novia y a punto de salir para la ceremonia recibe un vídeo que va a hacer caer su mundo en un momento, su novio está enrollándose con el padrino de boda.

Lydia no sabe qué hacer, si encararlo o salir pitando, aunque al final opta por esta última opción, corriendo, saltando vallas y quedando un poco maltrecha, acaba por encontrar una casa con una ventana abierta por la que no duda en entrar, allí va a parar a una ducha en la que al fin se derrumba, y en la que la encuentra el propietario de la vivienda.

Vaughan vuelve a la casa donde creció y a la que no había vuelto desde que sus padres murieron en un accidente, su vida ahora mismo es un desastre, ya que su banda de rock se ha disgregado y apenas tiene dinero, así que lo que menos necesita en ese momento es encontrarse una novia en su ducha llorando y con un aspecto deplorable.

Lydia y Vaughan se entienden desde el primer momento, él, aunque no ha vuelto con muchas ganas de socializar, ve en la joven a alguien que necesita un hombro en el que llorar y desahogarse, y le ofrece un sitio en el que quedarse hasta que vuelva a marcharse, y pronto se convierten en buenos amigos, aunque las chispas saltan entre ellos desde el momento en el que se conocen.

Como las anteriores novelas de la autora, me ha gustado y me lo he pasado muy bien leyéndola, porque sobre todo al principio tiene momentos muy divertidos, en cuanto a los personajes me han gustado mucho, Lydia es una joven bastante solitaria, ya que para sus padres su prioridad siempre ha sido el trabajo, así que cuando conoce a Paul y empieza a salir con él, no se da cuenta de las señales inequívocas que éste le envía, ella está convencida de que le quiere, aunque también ve una vida segura y con cierta comodidad por delante. Cuando conoce a Vaughan se da cuenta que con Paul no era ella misma, y con él le cuesta muy poco serlo, por eso le resulta muy fácil enamorarse de nuestro protagonista.

Vaughan es un hombre que adora la música, está en un mal momento porque siente que ha fracasado, pero llega Lydia con su frescura y ternura y ve un atisbo de luz, aunque tiene claro que quiere seguir su camino.

Los dos inician una relación de amistad, pero ¿por qué no aprovechar el tiempo que tienen juntos y darle un gusto al cuerpo?, sin embargo, aunque se conocen de pocos días se dan cuenta de que no es solo sexo, pero saben que su relación tiene fecha de caducidad.

Como secundarios destacar sobre todo a Nell, la hermana de Vaughan, propietaria del Dive Bar y separada desde hace un año de Pat, aunque se sigue viendo amor entre ellos, no sé si la autora en las próximas entregas nos explicará más cosas de los dos, espero que si, por otra parte está Eric el socio de Nell y Joe, su hermano y próximos protagonistas de las siguientes entregas.

Como todos los anteriores libros que he leído de esta autora, está narrado en primera persona desde el punto de vista de la protagonista, y aunque la trama varía de unos a otros, el desarrollo viene siendo el mismo.

En definitiva, Trapos sucios es una historia ligera y divertida, que decae un poco conforme avanza, o al menos a mí no me han convencido el giro que da la autora a la historia secundaria, eso sí, cuenta con unos protagonistas adorables y unos secundarios que desde luego prometen mucho.

 

Crítica realizada por Rocío DC

Libro 1 de la serie Dive Bar

Lydia está a punto de casarse cuando descubre la verdadera naturaleza sexual de su prometido. No solo la ha engañado con el secreto de su homosexualidad, sino que además le ha sido infiel con su amigo y padrino de la boda.

Lydia, ante semejante humillación, huye despavorida de la boda y termina escondida en una casa cercana al lugar, donde su ya complicada situación se volverá aún más caótica cuando la encuentre el dueño de la casa de aquella guisa...

Y es que el sexy dueño de la casa, no es otro que Vaughan Hewson, un ex músico de éxito que acaba de volver al hogar de su infancia después de un fracaso profesional importante, arruinado y abatido.

Lo último que Vaughan espera encontrar es una chica vestida de novia, (o eso parece por lo que queda de su atuendo) en su bañera y con el autoestima por los suelos.

Es la primera vez que leo a la autora y si algo me ha quedado claro es que no será la última. Esta novela, Trapos sucios, da comienzo a una serie que parece muy interesante y divertida.

En esta primera novela la autora nos pone en antecedentes de lo que encontraremos en las demás entrega aparte de entretener con esta ágil lectura. Y es que, teniendo algo de tiempo libre, la novela se lee de forma rápida.

Entre otras cosas, lo que me ha llamado la atención de la novela son las situaciones que viven ambos personajes, que son como poco, interesantes. Sus caminos, a priori, se unen en el momento más inapropiado a la vez que conveniente.

Lydia acaba de recibir un golpe a su ego más que a su corazón, y Vaughan tres cuartos de lo mismo. Por eso, aunque por diferentes desengaños ninguno quiere una relación estable, pero sin duda algo entre ellos surge de manera inesperada e inevitable.

Lydia y Vaughan, junto con los personajes secundarios, comparten unas escenas y diálogos que a pesar de lo surrealista que puede resultar, me han hecho reír e incluso emocionarme. Y es que aunque realmente no estamos ante una novela con demasiada profundidad en cuanto a sentimientos, tiene todos los ingredientes para pasar una lectura agradable.

Contiene los puntos adecuados de humor, sensualidad y originalidad. Quizás, siendo sincera la pega que le pongo es que me h faltado un poco de profundidad e intensidad, como señalaba antes, sobre todo en los personajes protagonistas.

Otra cosa interesante que destacaría es la narración de la novela.

Algo que me ha agradado y divertido es que la novela está contada en primera persona desde el punto de vista de nuestra protagonista femenina, pero que además interactúa de una forma muy buena con el lector. Es como confesiones e ironías que el personaje confiesa hablándole al lector directamente, haciéndonos partícipe a cada momento. Un dato curioso que me ha parecido un punto muy positivo en la lectura.

Por último señalar la importancia que tienen los personajes secundarios que aparecen en la novela y de los cuales estoy deseando conocer sus historias pues prometen bastante.

En conclusión, mi valoración es buena para esta novela, por lo que la recomiendo.

 

 

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |