Kathryn Berla - La casa 758

Crítica realizada por Anasy

SINOPSIS:

Krista perdió a su madre en un accidente de coche hace dos años y, desde entonces, su mundo se ha roto. Siguiendo una rutina inflexible que ella misma se ha impuesto, día tras día se acerca a la casa 758, el lugar donde vive el chico que provocó el accidente mortal. Krista no sabe por qué lo hace: ¿quiere hacerlo sufrir?, ¿necesita poner cara a su nombre?, ¿dar forma a su odio? Pero la vida de Krista empieza a cambiar con la llegada a casa de su abuelo materno, un superviviente del Holocausto de origen húngaro. Su testimonio logrará sacar a Krista de la apatía y le dará la fuerza que necesita para volver a empezar... 

OPINIÓN:

Hace poco vi una crítica de La casa 758 que me intrigó lo suficiente para buscarlo y comprarlo a pesar de que últimamente las historias sobre adolescentes no me van demasiado, sin embargo el libro de Kathryn Berla no es un libro juvenil sino narrativa sentimental que cuenta la vida de Krista un tiempo después de perder a su madre.

Krista Matzke es una adolescente a punto de cumplir diecisiete años, casi dos años atrás pierde a su madre en un accidente y desde entonces su vida no vuelve a ser igual. Se vuelve una joven retraída y solitaria con una única amiga, Lyla, deja de hacer las cosas que más le gustaban, y hace otras sin sentido que sólo la perjudican a ella, que la hacen sentirse mal y que no llega a comprender qué la motiva a hacerlas, deja de ver a gente que antes frecuentaba y no asiste a su psicólogo, no consigue olvidar, perdonar ni seguir adelante.

Otra de las cosas que la amargan y que no comprende es que su padre haya rehecho su vida tan pronto al lado de Marie, una mujer divorciada con dos niños cuya custodia tiene el padre de éstos, y aunque no es desagradable con Marie ni con los niños cuando los visitan , tampoco facilita una relación acogedora ni amigable. Desde que Marie se mudara a su casa, Krista decide vivir en una tienda de campaña en el tejado, aprovechando el buen tiempo del verano pero también mostrando su rechazo hacia la pareja de su padre.

Pero lo peor es que Krista no deja de visitar la casa 758 situada en un barrio muy pobre y donde vive el chico que provocó el accidente que mató a su madre. Está obsesionada con él y con el accidente.

Ese verano sin embargo pasarán algunas cosas que tal vez la ayuden a seguir adelante, como su repentina amistad con Jake que va a su mismo instituto y la visita de su abuelo materno desde Venezuela para hacerse unas pruebas médicas y que vivió el Holocausto nazi en su Hungría natal. Con Jake recuperará la ilusión por algo, con su abuelo aprenderá que el odio no lleva a ninguna parte.

El libro es corto y se lee muy rápido, está muy bien narrado y es una lectura que no decae, me gusta como la autora expresa los sentimientos de Krista y puedes identificarte con ella aunque a veces haga cosas que no te gusten pero que comprendes en una chica perdida y atascada tras la muerte de su madre. Me ha gustado mucho, me gustaría que fuera más extenso o más profundo en algunos puntos porque no deja de ser una lectura ligera pero con una historia muy emocional, el único pero que le encuentro es el final, que me dejó cierto sabor agridulce.

Muy bueno.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |