Karyn Monk - Guerrero de leyenda

Valoración:

Crítica realizada por Lilith

Tengo que reconocer que este libro me ha cautivado y resulta bastante curioso porque se parece muchísimo a la otra novela de esta autora que he leído (Hechicera) y que también me gustó mucho.

No se trata de un libro espectacular que te enganche por ser muy original, en realidad casi todo lo contrario, el ambiente Las Highlands proporciona un tema muy trillado...luchas de clanes escoceses… en fin nada espectacular ni novedoso y menos aún, sí ya te has leído algo de esta autora porque sigue un esquema bastante parecido en sus libros (por lo menos en los dos que yo me he leído). Lo que me ha cautivado han sido los personajes, sobre todo Malcom.

Malcom ha sido el epitome de la caballería, un ejemplo de honor, valor y entrega, en otras palabras un guerrero de leyenda. Sin embargo, el destino, caprichoso como suele ser, decide inmiscuirse en su vida y destrozársela al permitirle sobrevivir en una batalla, pero destrozando la forma de vida que él conocía y en la que destacaba.
Con el cuerpo debilitado para siempre (su brazo derecho está tocado y aunque puede sostener una espada apenas le sirve, su pierna sufriendo una cojera irreversible y la espalda matándole de dolor) Malcom se ve abocado a hundirse en una neblina alcohólica para soportar el dolor y el paso de los días.

Por su parte, Ariella vive y respira por su clan. Es la hija del laird del clan MacKendric. Los MacKendric son un clan pacífico, son escultores, artistas, músicos y han sido descubiertos por un malvado que quiere aprovecharse de su falta de defensas para dominarles y convertirse en su caudillo.
Como es habitual en las novelas de esta autora, la magia y la hechicería están firmemente aposentadas en el relato y el vidente del clan vaticina la llegada de un guerrero magnifico, El lobo negro, que rescatara a los MacKendric y casándose con Ariella se convertirá en el nuevo jefe.

Sin embargo el lobo no viene y Ariella desesperada, tras la matanza que ha sufrido su clan, va en su busca. Lo odia simplemente por no haber aparecido para salvarlos, pero cuando se encuentra frente a frente con el hombre tullido y borracho que se supone va a salvar a su gente su desprecio crece sin límite. Al final hace un trato con el lobo, el les enseñara a defenderse a cambio de oro y luego volverá a su estupor alcohólico.

Reconozco que el libro podría ser casi un clon de Hechicera, pero no he podido evitarlo me ha encantado. Ya me gustó la forma de ser de los miembros del clan de esa novela e inevitablemente, me han encantado también los MacKendric. Los ancianos son adorables, la forma en que terminan apreciando al Lobo herido y curándole el alma… no sé, me ha tocado el corazón. La lucha de Malcom por superar las barreras de su cuerpo y su valiente intento de asumir sus errores pasados, el amor que siente por Ariella y que le da fuerzas… no sé, me quedo sin palabras.

En fin, que si os gustan este tipo de historias pues ya sabeís adelante con el libro... eso sí, escenas de cama pocas... esta autora no es muy pródiga con esa parte, aunque hay un masaje con baño incluido en el que Malcom cree que Ariella es un chico que está muy interesante.

-----------------------------------

Crítica realizada por Mc2

EL LOBO NEGRO
Hubo un tiempo en que Malcolm MacFane era conocido como el Lobo Negro, un jefe admirado y temido, respetado por su clan y por los clanes vecinos. Pero de aquel legendario guerrero sólo queda un cuerpo herido y un espíritu atormentado. Malcolm lo perdió todo y se sabe responsable. Por eso no puede soportar la sola idea de que alguien le recuerde como el valeroso guerrero que fue, como el mítico Lobo Negro capaz de arriesgar su vida por las causas más justas. Y mucho menos si quien se lo recuerda es un impertinente mozalbete con rasgos y formas demasiado parecidos a los de una mujer…

LA BELLA ARIELLA
Bajo su disfraz de hombre, Ariella observa el deterioro del Lobo Negro, un hombre con el cuerpo maltrecho y la mirada cargada de odio y dolor. ¿Cómo es posible que fuese él el escogido por su padre para desposarla y heredar el título de jefe de su clan? Quizás si pudiese acercarse un poco más, descubriría alguna cualidad oculta. Pero el Lobo Negro no debe nunca descubrir que es ella, Ariella MacKendrick, quien ha recorrido el país para solicitar su ayuda. A pesar de que una extraña fuerza parece, inevitablemente, acercarle a él.


Primer libro de la serie Guerreros.

Hace años Malcolm, el Lobo Negro, jefe del clan MacFane, fue temido y respetado por sus adversarios. Sus numerosas hazañas eran narradas a través de las Highlands como recordatorio del impresionante guerrero que en su día fue. Sin embargo, ahora yacía olvidado, permanentemente borracho, en una pequeña y sucia cabaña construida por su fiel amigo Gavin. El único que permaneció a su lado tras ser masacradas más de doscientas personas de su clan cuando él estaba borracho y tomó la elección equivocada. Su error le llevó a ser desposeído de su liderazgo, y expulsado del clan.

Ariella perdió a su padre por la codicia de Roderic, un guerrero deseoso de recibir el legado de la espada que tan celosamente guarda el clan MacKendrick. La leyenda decía que el poseedor de dicha espada nunca podría ser derrotado en combate, convirtiéndose en el jefe del clan. Ahora, como hija mayor del último jefe, Ariella debe buscar a su nuevo dueño, el hombre que se convertirá en su esposo. La urgente necesidad de entregar el legado y conseguir un hombre fuerte, íntegro y poderoso, dueño de un gran ejército que proteja a su clan, no versado en el arte de la lucha, le lleva a recurrir a Alpin, un anciano portador de sueños premonitorios muy versado en pociones y remedios hasta cierto punto mágicos. Disfrazada de muchacho, y acompañada por Ducan y Andrew, dos miembros de su clan, Ariella tomará la iniciativa de ir a buscar a El Lobo Negro, futuro portador de la espada según Alpin. Sin embargo, la joven solo encontrará a su llegada a un hombre tullido, borracho y sin ejército; para nada el legendario hombre de sus sueños.

Malcolm no se encontraba en condiciones de soportar la despiadada lengua de Rob MacKendrick. Las graves lesiones sufridas mientras luchaba a las órdenes del rey, le habían dejado la espalda destrozada, y una pierna y un brazo que nunca se habían recuperado de las heridas y fracturas recibidas. El vino consumido en grandes cantidades sólo le permitía atenuar el dolor y los remordimientos hasta cierto punto. Pese a su estado no puede permitir que la vida de los tres MacKendrick corra peligro y decidirá acompañarles para instruir a este clan en medidas de defensa y ataque hasta encontrar a su futuro líder.

A su llegada Malcolm se da cuenta que el castillo de los MacKendrick deja mucho que desear en cuanto a protección. Nunca cierran las puertas, los parapetos son bajos, pues están diseñados para contemplar el paisaje, las torres son dormitorios y no disponen de saeteras ni protecciones… Y los MacKendrick distan mucho de ser guerreros, temerosos de hacer daño al oponente y deshaciéndose en disculpas continuamente. Cuando Malcolm descubra que la hija del jefe no murió en el devastador incendio de la torre no podrá evitar desear quedarse sólo por ella, aunque nunca podría llegar a las exigencias planteadas por la joven que sólo desea un guerrero perfecto en cuerpo y en alma.

Y, mientras consigue la aceptación de todo el clan MacKendrick, llegará el momento de enfrentarse a su antiguo guerrero Roderic, el hombre causante no sólo de lo sucedido en el clan de Ariella sino también en la matanza de su propio clan. Cuando la vida de la joven corra peligro no podrá evitar acudir en su auxilio a pesar de sus dolencias, sus limitaciones y su traición.

¿Qué puedo decir de esta historia? Pues ante todo que me ha resultado encantadoramente tierna. A veces una se harta de machotes perfectos, indestructibles y llenos de recursos. En este caso el protagonista ha visto como su mundo se derrumbaba y le dejaba convertido en un tullido borracho que no conseguía, pese a todo, olvidar su dolor ni sus remordimientos. Ariella, en cambio es la joven que pese a ostentar el cargo de jefe de clan provisional no deja de seguir con sus sueños infantiles buscando al hombre perfecto. Obsesionada con la perfección, no se da cuenta de las cualidades de Malcolm, que ha logrado devolver la confianza y el orgullo a su clan, ni tampoco es capaz de ver el cariño que despliega por donde pasa. Además la novela no deja de atraparte y sorprendente como cuando se descubre quien es el verdadero traidor del clan MacKendrick.

En conclusión, recomiendo su lectura fervorosamente pues opino que es una de esas novelas que no deja indiferente a nadie. La puntúo como muy buena.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |