Karen Rose Smith - Promesas de futuro

Valoración:

Crítica realizada por Soraya

Era la mujer a la que siempre había deseado, pero que jamás podría tener... ¿o quizá sí?
Los viejos deseos prohibidos renacieron en cuanto Brock Warner volvió a Wyoming a ayudar a Kylie a llevar el rancho familiar. Brock no había intentado conquistarla en el pasado porque Kylie entonces era demasiado joven e inocente... pero había sido su hermano el que la había llevado al altar.
El desastroso matrimonio de Kylie había acabado con la muerte de su infiel marido. Ahora no le quedaba nada más que agridulces recuerdos, una cuenta vacía en el banco y un bebé en camino. Pero el regreso de Brock le devolvió a la memoria el recuerdo de aquel único beso e hizo que se preguntara qué habría pasado...

La muerte de su marido, administrar un racho que se iba a pique, trabajar como directora administrativa de la agencia de empleo temporal y llevar adelante el embarazo, era más de lo que podía soportar Kylie. Sin embargo la gota que colmó el vaso fue cuando una mujer la hizo llamar para quedar con ella y le enseñó una hebilla que su marido había ganado durante un rodeo, y que le había regalado a ésta porque era su amante.

Kylie llevaba tiempo sospechando que su marido la había engañado, pero qué sentido tenía culparle ahora si había muerto, y ella ya sabía que su matrimonio hacía aguas. Además tenía algo más importante de lo que preocuparse que su enfado hacía él, pues la había dejado con una mano delante y otra detrás, con un racho en ruinas y sin poder apenas trabajar debido a su embarazo. Pero el sentido común nunca interviene cuando se trata infidelidades, así que conduce de regreso a casa llorando por la cruda realidad de su vida, pierde el control del coche y choca.

Lleva dos días en el hospital cuando aparece Brock, su cuñado, y el pánico se apodera de ella. Kylie piensa que cuando él vea cómo está el rancho, querrá venderlo inmediatamente, pues tiene pérdidas por todos lados. Además a Brock le pertenece la mitad de lo que se consiga por él, pero aunque Brock no lo sepa esto supondría la ruina para ella y para el bebé.

Una vez, muchos años atrás, ella pensó que podrían ser más que amigos, pero él la veía como a una niña, y después cuando se casó con la que en estos momentos es su ex esposa, ella supo que lo de ellos nunca llegaría a nada, así que meses más tarde se casó con Alex, hermano de Brock. Aunque de su relación con Alex nunca se pudo decir que fuese un amor sin igual, por parte de él fue siempre necesidad, y por parte de ella cariño.

Brock no tenía idea de que las cosas en el rancho estuviesen yendo mal. Ha regresado porque el capataz, tras el accidente de Kylie, lo ha llamado. A él nunca le ha interesado nada que tenga que ver con el rancho, a decir verdad odia aquel lugar. Desde pequeño ha sabido que su padre le dio el apellido por mantener las apariencias, pero que su existencia siempre la consideró un error. Al ser su madre apache, y él no tener la piel blanca, nunca fue aceptado allí como un igual, y desde luego tras el nacimiento de Alex, hijo de otra mujer, quedo claro quién sería siempre el heredero de todo. Todo esto lo pudo comprobar cuando se leyó el testamento tras la muerte del padre, en él que decía que dejaba el rancho a Alex, y que sólo en caso de venta se dividiría lo obtenido entre los dos hermanos.

Sin embargo ahora que ella y el rancho le necesitan, él no duda un segundo en quedarse y hacer que el rancho recupere la posición que antes tenía. A pesar de que todo cuanto le rodea allí, le trae a la memoria malos recuerdos. Pero es que Brock tiene que admitir al menos ante sí mismo, que nunca pudo olvidar aquel maravilloso beso que ella le dio cuando eran dos adolescentes, justo antes de que la vida los separara. Ahora esa misma vida les brinda una segunda oportunidad, ¿serán capaces de aceptarla?

Uno de las cosas que más me ha gustado de esta novela, y que quizás he echado en falta en las anteriores, son los piques verbales entre los protagonistas. Desde el principio ella no duda en plantarle cara, a pesar de que está agotada física y mentalmente, es cabezota como ella sola, y si a esto le añadimos un protagonista acostumbrado a ser independiente y a dar órdenes, nos encontramos con una combinación deliciosa.

Promesas de un futuro es la última entrega de la serie "Unidos por un bebé", y se mantienen muy en la línea de las anteriores. Sin muchos sobresaltos, las tres novelas que componen esta serie tratan sobre el amor entre los protagonistas, las dificultades para superarlo, pero siempre con la peculiaridad de que hay un bebé de por medio que de alguna manera hace que él y ella se conozcan y empiecen una relación.

No sabría decir cuál me ha gustado más, pero sí que considero bastante necesario que se lean en orden porque las tres protagonistas, al ser amigas, aparecen continuamente en todos los libros.

No son unos libros inolvidables porque la verdad es que cuentan unas historias bastante sencillas y sin nada en especial, pero son entretenidos y para pasar unas cuantas tardes con ellos, no están nada mal.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |