Karen Rose Smith - El mayor regalo

Valoración:

Crítica realizada por Soraya

Tres personas esperaban que alguien las encontrase en la fría noche de Wyoming.

Gwen Langworthy había sido abandonada por su madre nada más nacer y después frente al altar. Había renunciado a poder disfrutar del amor, del matrimonio y de los hijos.

Garrett Maxwell había perdido a su hijo y a su mujer y ahora se dedicaba a unir a otras familias.
En algún lugar una infortunada madre primeriza añoraba al bebé al que había renunciado por miedo y había abandonado en casa de Gwen.

Tres personas perdidas... y un bebé que los hará volver a casa.

La situación se volvía a repetir. Cuando Gwen tenía dos años fue abandonada en una iglesia, y nunca supo nada de sus padres biológicos. Ahora en el invernadero de su casa ha aparecido un bebé envuelto en una manta, y lo único que se sabe de ella es lo que pone en un papel, su nombre, Amy.

Por el tamaño del bebé, Gwen sabe que no puede tener mucho más de unos cuantos días, sin embargo parece estar limpia y bien cuidada. No tiene ningún sentido que alguien que cuida y mima a un bebé, por las ropitas que ésta trae, luego la abandone. Así que, con este pensamiento, Amy decide acudir a Garret Maxwell, el cuál según ella ha leído en internet, es muy bueno ayudando a equipos de búsqueda y rescate de niños perdidos.

Aunque en un principio él le dice que sólo ayuda a buscar a niños, pues ya no es un agente del FBI, y que por lo tanto les concierne a éstos encontrar a la madre de la pequeña, al final termina diciéndole que se pondrá en contacto con ella la noche siguiente y le dará una respuesta.

Mientras tanto la pequeña está ingresada en el hospital, y le están buscando una familia que la adopte. Aunque a Gwen le habría encantado poder adoptarla, sin la figura paterna no tiene demasiadas oportunidades. Junto al hecho de que fue abandonada de pequeña, esto también influye en que quiera encontrar a la madre. Ésta podría conseguir que le diesen la custodia a ella, pues la dejo precisamente en su casa, por lo que es bastante posible que la conozca del programa de ayuda para madre solteras donde trabaja Gwen como enfermera de obstetricia.

Garret también tiene sus propios demonios con los que luchar. En esos momentos podría ser padre de una niño de cinco años, y es la visión del bebé, cuando acude a verla a la mañana siguiente al hospital, lo que despierta sus recuerdos. Sabe que debería darle la espalda a este caso en concreto. Además, nada más conocer a Gwen, Garrett se ha sentido atraído por ella, y eso es algo que también quiere evitar a toda costa. Pero no puede evitar hacerle preguntas a la enfermera que está a cargo de Amy, para intentar encontrar un punto de inicio en la investigación. Inconscientemente sabe que no podrá ignorar este caso así sin más.

Como cada día, Gwen acude al hospital a ver a Amy, pero al pasar por el mostrador una de las enfermeras le informa que un tal Garrett acaba de estar ahí hace apenas unos minutos haciendo preguntas sobre la pequeña. Gwen decide buscarlo para poder hablar con él sobre su decisión de ayudarla a encontrar a la madre, cuando da con él descubre, sin saber muy bien qué le ha hecho cambiar de opinión, que ya está buscando pistas sobre los posibles padres de la pequeña.

Juntos, poco a poco, irán acercándose cada vez más al paradero de la madre de la pequeña, que resulta ser una adolescente asustada que no puede, aunque quiere, cuidar de su hija. Tanto Gwen como Garrett se involucrarán en una relación con esta chica, intentando hacer todo lo posible para que pueda recuperar y mantener al bebé. Mientras tanto la relación entre ellos dos irá cada vez a más, a pesar de que Garrett siempre para antes de hacer algo que pueda complicar aún más lo suyo con ella, pues piensa que ella supondría enfrentarse a muchos inconvenientes, y definitivamente él no es bueno para ella.

Sin embargo Gwen le hará ver que él es especial para ella, y llegarán a un punto en el cuál será él, el que tendrá que decidir si dejarla marchar de una vez por todas, o arriesgarse y conseguir el amor de esa mujer.

Ésta es segunda entrega de la serie "Unidos por un bebé", y en mi opinión ha superado a la anterior. En esta novela la relación de ellos dos parece más natural y no tan forzada como la sentí en la primera. Ambos personajes me han gustado mucho. Aparentemente son la noche y el día, ella es optimista mientras que él es cínico, ella quiere el cuento de hadas al completo, él sabe que los finales felices no existen. Pero a pesar de todo, la atracción que sienten desde el principio da paso a un sentimiento mucho más profundo.

Ambos personajes me han encantado. Gwen es una mujer que siempre ha querido tener hijos, pero tras el abandono en el mismo altar, por parte de su prometido, todos sus sueños se vieron truncados. Sin embargo es optimista, siempre ve el lado positivo de las cosas, y sin pretenderlo aporta muchísima luz en la vida de Garrett.

Garrett, sin embargo, vive recluido. Más que vivir, ve pasar la vida, y sólo parece reaccionar cuando hay un niño en una situación alarmante. Entonces se convierte en un luchador dispuesto a todo para rescatarlo. Pero será junto a Gwen cuando descubra el verdadero significado de la felicidad y luche por ésta.

Como digo es una novela bastante bonita que merece la pena leer, aunque probablemente sea de las que después se olvidan. Aun así yo sí que creo que la persona que la lea, disfrutará de una tarde muy entretenida con esta dulce historia.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |