Karen Robards - Ojos verdes

Valoración:

Crítica realizada por Mariam

Tras enviudar, Anna Traverne queda a merced de su inescrupuloso cuñado  Graham, quien tiene la intención de convertirla en su amante bajo la amenaza de echarlas a la calle a ella y a Chelsea, su hija de cinco años, si no acepta sus imposiciones.
La misma noche en que, con el corazón en un puño, espera que Graham irrumpa en su dormitorio, se esconde en la biblioteca rezando por una salvación que le llega del modo más inesperado.  Sucede algo que la salva de un funesto destino, dando paso a otro igualmente incierto... aunque excitante.
Julian Chase se desliza en Gordon Hall, la mansión familiar, con la intención de robar unas antiguas y exquisitas esmeraldas que por derecho le pertenecen, además de que éstas contienen la prueba para demostrar su legitimidad como Lord Ridley y heredero no sólo del título sino de la fortuna familiar en detrimento de su medio hermano Graham.
No obstante sus planes se van al traste cuando es descubierto como quien dice “con las manos en la masa” por Anna.

Para evitar que dé la voz de alarma trata de asustarla, pero en realidad, atraído por la belleza de la joven, acaba besándola, momento que aprovecha ella para tratar de salvar su vida y hacer que el ladrón sea atrapado. Como resultado, Julian es encarcelado y enviado a Newgate, donde es condenado a la horca mientras que Anna, en la confusión del robo, recuperó las esmeraldas pero en lugar de devolverlas a su lugar, las robó y huyó con ellas y Chelsea, su hija, hacia Ceilán, donde vivió durante los últimos años con Paul, su difunto marido, donde poseen una plantación de té.

Como hija de un vicario, Anna fue educada para ser justa y misericordiosa, con lo que el hurto de las joyas aguijonea su conciencia, pero se justifica diciéndose que es el único modo que tiene para vivir lejos de las garras de Graham.

Finalmente, Julian logra escapar de una muerte segura, con la intención de volver a Gordon Hall y recuperar lo que es suyo, además de ajustar cuentas con la joven a la que llama Ojos verdes, culpable de que casi acabe en la horca. Al descubrir que la ladrona, no sólo lo fue culpable de ser encarcelado, sino que aprovechando la confusión se llevó las joyas, no lo duda dos veces y la sigue hasta Ceilán, dispuesto a vengarse y a recuperar lo que es suyo: las esmeraldas. Pero una vez en Ceilán no sólo encuentra a Anna y su oportunidad de vengarse, sino que, sin él saberlo, encuentra un nuevo destino...

Ojos verdes, reeditada por Zeta romántica, es una de las novelas históricas de Karen Robards, faceta de esta autora que a mí, personalmente, me gusta muchísimo. La gran mayoría de sus novelas históricas me han dejado muy buen sabor de boca, con historias arriesgadas, diferentes y llenas de matices y aventuras.
Ojos verdes no es, ni mucho menos, mi preferida de esta autora, pero me ha parecido una novela amena y diferente, que ambientada en  gran parte de la trama en las plantaciones de té de Ceilán, nos envuelve en un marco exótico y seductor, tanto como el protagonista: Julian Chase.

Hijo ilegítimo, desprovisto de sus derechos de nacimiento, de su nombre y título, de una vida privilegiada, Julian, cuya madre fue una gitana a la que el anterior Lord Ridley engañó y utilizó, está decidido a vengarse de quien lo humilló y recuperar lo que le pertenece.
Se dice que las esmeraldas, que un día pertenecieron a su madre, contienen la prueba de su legitimidad y por tanto son la herramienta que necesita para llevar a cabo su venganza.
En el proceso se topa con una menuda, hermosa y embaucadora joven de ojos verdes que cambia irremediablemente su destino.

Muy joven, Anna se casó con Paul Traverne con el que tuvo una hija, se trasladaron a Ceilán donde han cultivado una plantación de té. Lejos de Londres y las intrigas que envuelven el título de Ridley, su vida ha sido sencilla hasta la muerte de Paul. Sólo cuenta con Chelsea para seguir adelante, pero la irrupción en su vida de Julian Chase, que dice ser su cuñado, acaba con su tranquilidad.
Julian es fuerte, oscuro, viril y arrogante, tan diferente de Paul que la asusta pero a la vez la atrae. De modo que acaba envuelta en una relación con él, cuyo futuro desconoce.

La relación entre Anna y Julian es ante todo una relación rodeada de secretos, mentiras e incertidumbre. Julian es despótico, autoritario y está empeñado en ser temido y obedecido, sin embargo no puede evitar rendirse a la tentación que Anna representa y así como un día envidió la riqueza y posesiones de sus dos medio hermanos, Graham y el difunto Paul, el marido de Anna, se percata que lo que más le envidia es el amor de Anna.
Tras la muerte de Paul, Anna se siente perdida e insegura y aunque las joyas le dan cierta estabilidad al sacar a flote la plantación de té, la llegada de su supuesto cuñado la arroja a un mundo de emociones desconocidas para ella, lejos de la dulzura y suavidad que conoció junto a Paul. Julian es brusco, sensual y misterioso, en sus brazos se descubre poseedora de una sensualidad de la que no se creía capaz, pero el recuerdo de Paul y los secretos que rodean a las esmeraldas se interponen entre Julian y Anna.

Creo que Ojos verdes tiene un poco del sabor exótico de Ceilán, de sus noches estrelladas, del olor del té y las especias, tiene un poco de aventuras y misterio y una historia de amor en la línea de las de Karen Robards. Aunque creo que la novela carece de la fuerza que tienen otras de sus novelas, de hecho como digo anteriormente no me parece la mejor de sus obras, me ha proporcionado una lectura agradable y muy amena.
Destacaría sobre todo el personaje de Julian, carismático, altanero y rudo, pero apasionado y leal hacia Anna.  Me gusta mucho la fuerza que transmite, ese aura de peligro y arrogancia, ese afán de venganza...

Sin embargo, para mí uno de los puntos débiles de esta novela es la lentitud de algunos capítulos, la falta de profundidad en otros...  y el que pese a contar con un protagonista tan carismático y visceral, me queda la sensación que podía haber sido mejor aún.
Creo que es una novela con excelentes  ingredientes a la que le falta un punto de algo. No obstante, me parece una buena novela,  original y entretenida.

Valoración: Buena

 


 

Crítica realizada por Kalina

Desde la muerte de Paul Traverne, Anna y Chelsea, viuda e hija del fallecido viven en Gordon Hall junto a su cuñado Graham, hermano mayor de Paul.

La situación de Anna es desesperada, pues Graham la está amenazando con echarlas a la calle si esta no accede a convertirse en su amante, y eso las dejaría en un total desamparo, ya que sin un familiar al que poder recurrir, ni dinero del que disponer se verían abocadas a la más absoluta miseria, aunque la alternativa no es mucho mejor. Necesita un milagro y últimamente Anna no cree en ellos.

Julian Chase, supuesto hijo ilegítimo del anterior lord Traverne se cuela una noche en la mansión con la intención de sustraer una esmeraldas que le pertenecen por nacimiento y que pueden revelar su verdadero origen. Con lo que no cuenta es que Anna esté en la biblioteca escondiéndose de Graham y que sea testigo de todo.

Por un giro de los acontecimientos Anna logra dar la voz de alarma y Julian tiene que escapar sino quiere que lo apresen por orden de Graham.

El milagro se produce y un golpe de fortuna le permite a Anna volver a su amada Ceilán , escapando de las garras de Graham y dándole a Chelsea la estabilidad y seguridad que necesita. Pero no puede olvidarse del apuesto ladrón con el que compartió los besos más desvergonzados y apasionados de su vida y que le habían abierto los ojos a un mundo de sensaciones desconocidas.

Lo que Anna no sospecha es que su apuesto ladrón la seguirá hasta Ceilán para recuperar lo que le robó y ver de nuevo a su bruja de ojos verdes cuyos besos despertaron su pasión.

Una novela histórica que nos traslada desde Inglaterra hasta la exótica Ceilán y sus plantaciones de té y nos mete de lleno en la vida de los colonos ingleses y su convivencia con los isleños y en medio de este exótico y exuberante paisaje se desarrolla una historia de amor llena de pasión y desconfianza.

Los protagonistas son Anna, hija de un vicario que se casó muy joven con Paul, su amigo de la infancia y que recientemente ha quedado viuda, y Julian Chase hijo ilegítimo del padre de Paul.

Sus vidas no han podido ser más diferentes, Anna ha tenido una infancia feliz y ha sido querida por su marido, no ha tenido que preocuparse por nada hasta la muerte de su marido y es a partir de ahí cuando tiene que poner a prueba sus principios y hacer cosas totalmente impensables, al igual que sacar adelante su plantación y darle un hogar estable a su hija.

Julian ha tenido una vida dura, repudiado por su familia materna y maltratado por su padre, desde los diez años tuvo que vivir en la calle ganándose la vida como ladrón y carterista, con las ganancias obtenidas inició diferentes negocios que le sirvieron para salir de esa vida, pero nunca olvidó los maltratos recibidos ni el deseo de recuperar las esmeraldas.

Entre los secundarios encontramos a Graham, hombre sin escrúpulos y cobarde que siente un odio visceral por Julian, a Ruby y Jim, amigos de Anna y Julian, la pequeña Chelsea y a los sirvientes nativos con sus creencias y supersticiones.

Me ha gustado, es una novela ágil y rápida de leer, que me ha enganchado desde la primera página, con una historia de amor con mucha pasión y desconfianza por parte de ambos.

 


 

Crítica realizada por Katon

Anna es una joven madre, viuda desde hace seis meses y que se encuentra frente a un dilema: convertirse en la amante de su repugnante cuñado, Graham, o quedarse en la indigencia con su hija de cinco años. Casada muy joven con su amigo de la infancia se escaparon a Ceilán donde se casaron y vivieron los últimos años, pero Paul, su esposo, falleció a causa de unas fiebres. Anna se siente en parte culpable de su muerte. No tiene muchas opciones, ya que sin dinero ni familiares que puedan ayudarla, su futuro se ve abocado a aceptar la propuesta de su cuñado. Escondida en la biblioteca, intentando reflexionar sobre la decisión a tomar y huyendo de las garras de Graham, Anna ve a un ladrón en la sala. El intruso, ataviado con una oscura capa, registra los estantes de la biblioteca hasta dar con las famosas esmeraldas de la reina, propiedad de los Traverne desde hace generaciones.

Julian Chase estaba decidido a conseguir lo que era suyo, decidido a robar las esmeraldas que contenían la prueba de su legitimidad como hijo del fallecido Lord Ridley. Había esperado muchos años para llevar a cabo su venganza, conseguir las esmeraldas sería solo el principio. Hasta que se encontró con una joven de dorados cabellos y ojos tan brillantes como las esmeraldas que se había guardado. Tras una pequeña persecución consigue atraparla y robarle un beso, pero la noche no acabó como él esperaba.

Finalmente Anna consigue escapar de las garras de Graham y se dirige, junto a su hija Chelsea, a la plantación de té que poseían en Ceilán. Julian acaba encarcelado y sentenciado a muerte. Consigue escapar de la prisión y se dirige, de nuevo, a Gordon Hall para recuperar las esmeraldas. Allí descubre que la joven que lo hizo apresar ha huido llevándose las joyas. Sin dudarlo ni un momento se embarca hacia Ceilán. En la plantación de té, Julian se presentará como el cuñado de Anna, y poco a poco se convertirá en la mano férrea que dirija la plantación.

Anna aún tiene muy reciente el recuerdo de su esposo fallecido. Julian es todo lo contrario, desde su aspecto, con el cabello negro como el carbón, los ojos más azules que haya visto nunca y un cuerpo musculoso, hasta su carácter, allí donde Paul era amable y considerado, Julian es autoritario y rudo. Lo que Anna no sabe es que Julian está decidido a hacerle olvidar a su anterior esposo. La quiere para él, pero no puede soportar el recuerdo de Paul en todo lo que hace y dice Anna.

Pero un peligro mayor del que nunca hubieran imaginado se cierne sobre ellos y sobre su exótica vida en la isla. Anna tendrá que confiar en Julian y apoyarse en él. Julian, por su parte tendrá que superar el pasado si quiere tener un futuro con Anna. Con un final impactante la autora nos narra una de las costumbres más brutales de alguna de las sectas que poblaban aquella zona.

La novela en general me ha gustado, la ambientación me ha parecido original y los detalles que cómo debía ser la vida de los colonos y los oriundos de Ceilán me han parecido muy interesante. Si tengo que ponerle alguna pega es que el ritmo de la novela me ha parecido poco constante. El principio es ágil y se lee muy rápido, pero luego la acción se ralentiza, no llega ser pesado pero sí más denso. Es como si fuera a saltos, le faltaba agilidad a la trama, en algunos capítulos parecía que no pasaba nada.

En cuanto a los personajes, Anna me ha parecido un poco pesada en algunos momentos, comparando a Julian con Paul, aunque sin darse cuenta. Y ese sí hay atracción pero no puede haber nada entre nosotros me ha parecido un poco cargante, aunque en líneas generales me ha gustado. Por el contrario, Julian es un personaje con carisma, fuerte, con un toque juguetón y protector, la paciencia que tiene con Anna es admirable. Chelsea es un toque de ternura en la historia, a veces se abusa del papel que juegan los niños en la novela, este no es el caso, sus apariciones y participaciones están bien introducidas en la historia. Como ya he dicho de lo que más me ha gustado de esta novela ha sido esa ambientación poco usual.

Mi valoración es Buena, me ha gustado pero he leído otras novelas de esta autora que me han gustado mucho más.

 


Crítica realizada por Crishi

 

Ay! Qué pena! Una bonita historia desaprovechada por unos protagonistas muy superficiales... Hay partes que se me han hecho pesadas a más no poder porque la relación entre ambos protagonistas estaba basada en el sexo para llegar al amor... Qué horror!!! Demasiados tópicos para mi gusto y muy repetitivos. Me han aburrido y cabreado. Si no llega a ser por el desarrollo de la historia, por saber qué pasaba hasta el final, hubiera abandonado su lectura, ya que sus protagonistas es de lo peor que he leído... A él por lo menos se le veía venir de frente -la fogosidad era una constante en su naturaleza ¡qué pesadez!- y ella... Puaf!! de las de quiero pero no puedo, pero al final estoy como loca por buscarle la boca al protagonista para ver si asíiiiiiiiiiiiiii... ¡Qué aburrimiento! Todas estas partes las he leído de puntillas porque lo que me interesaba era la trama en sí, no un puñado de escenas sexuales cogidas con pinzas que bien podían haberse aprovechado en describir unos sentimientos más profundos y consistentes, porque la relación de la pareja daba para ello. Si a cada uno lo analizo individualmente, sí que me parece que son dos protagonistas con unos sentimientos marcados por sus propias circunstancias, pero la esencia de la relación que ambos mantienen me ha parecido demasiado volátil.

Sé que Karen Robards describe las escenas hot muy hot (valga la redundancia), pero he leído libros de esta autora que tanto dichas escenas como la exposición de unos sentimientos bien definidos a lo largo de la historia han ido unidos de la mano, y me han encantado.

En resumidas cuentas, la historia es distinta a otras por su ambientación y lo bien urdido que está su argumento, pero lo que me ha fallado han sido los protagonistas.

Si el libro es ágil de leer yo lo he agilizado aún más...

Valoración personal: A la historia le doy un Bueno, a los protagonistas... Malos.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |