Karen Ranney - La novia de Glenlyon

Crítica realizada por Mc2

Lachlan está convencido de que ha conocido a la mujer perfecta. Pero surge un pequeño problema, puesto que Ealasaid, su flamante esposa, no es exactamente quien dice ser.

Cuarto relato de la antología Cuatro Novias. Y, como los anteriores, discurre en Escocia.

Lachlan Sinclair estaba desesperado por terminar con las penurias que asolaban Glenlyon, sus amadas tierras. Hacía tiempo que había tenido que vender todo lo que había de valor en el castillo. Los animales estaban flacos y los niños hambrientos y con la ropa tan remendada que apenas les calentaba. Antes podían conseguir trueques a cambio de su apreciado whisky. Sin embargo, el encargado de esta tarea había fallecido sin contarles como elaborar un buen uisge beatha. Podía solucionarlo todo si cumplía la profecía y se casaba, pero no estaba seguro con unirse de por vida a una inglesa. Decidido a conocerla antes de tomar una decisión se encaminará a la casa de su fututo suegro en Inglaterra.

Janet MacPherson de Tarlogi estaba ilusionada con volver a su amada Escocia. La muerte prematura de sus padres la había obligado a viajar a Inglaterra trabajando como dama de compañía de la hija de un familiar lejano. Aunque la insoportable Harriet era una arpía, su próxima boda con un laird escocés le permitiría acompañarla. O eso pensaba, hasta que un comentario inapropiado la condena a la más absoluta soledad en Inglaterra. Decidida a hacer algo alocado se dirigirá de noche a un cercano riachuelo en donde conocerá a un escocés impresionante, con el que deseará regresar a Escocia aunque sólo sea por una noche.

La novia de Glenlyon es una novela corta basada en un equívoco. Un error de identidad le lleva a pensar a Lachlan que se trata de su prometida. Una mujer que en nada se parece al ogro que le han descrito. Una mujer con la que merecería compartir el resto de su vida, a pesar de ser inglesa. Al mismo tiempo, Janet ve en Lachlan a uno de esos escoceses que atraviesan la frontera en la oscuridad, con intenciones no muy buenas. Uno que le trae recuerdos de unos sueños infantiles, que tan celosamente oculta en su interior desde que marchó de su amada Tarlogi. No he podido evitar leerla de un tirón. Ha habido momentos en que no he podido evitar reírme, en otros he estado a punto de soltar alguna lagrimita, pero sobre todo me ha dejado un buen sabor de boca al final. Mucho tiempo tardó en desaparecer la sonrisa de mi cara.

Lachlan es un laird algo desesperado. No cree en leyendas, y mucho menos en la que podría poner fin a las penurias económicas de su clan. Como ladrón es algo pésimo, y como fabricante de Whisky es peor. Janet es una joven alegre y vivaz que ha visto como necesitaba templar su carácter si quería sobrevivir en una tierra extraña. Su padre le enseño a tener paciencia y una cualidad que sería muy apreciada por el clan Sinclair si lo supieran. Entre los secundarios de la novela está Harriet. Una arpía egoísta y rastrera que le encanta buscar defectos en todos los que tiene alrededor, pero sobre todo en Janet. Y a su hermano Jeremy, que siente un amor platónico por Janet.

En conclusión, un relato con el que disfrutar de vez en cuando. Seguro que lo releeré a menudo. Creo que me animaré a buscar más novelas de esta escritora.

Lo valoro con un 4.5/5.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |