Karen Ranney - Después de besarte

Crítica realizada por Mariam

¿Nunca te has parado a pensar que hay momentos o decisiones que pueden marcar el curso de tu vida?
Ésta es un poco, a grandes rasgos, la idea sobre la que gira la novela Después de besarte.
Margaret Esterly es una mujer de origen humilde cuyo destino queda marcado la noche que un incendio acaba con su hogar, la librería que regenta y la vida de su marido. Lo única posesión que logra salvar de entre las cenizas es una caja de seguridad, en cuyo interior encuentra tres libros: los diarios de Agustín X. El contenido altamente erótico de estos la sorprende, así como descubrir en su interior una lista de posibles clientes. Sin embargo, atraída por los diarios los guarda.

Dos años más tarde, Margaret ha rehecho su vida en una pequeña aldea rural, alejada del bullicioso Londres. Su precaria situación económica la lleva a intentar la venta de los libros salvados en el incendio. Con ese fin viaja a Londres para encontrarse con un posible cliente. Esa noche su vida cambia.
Una vez finiquitada la venta del primer ejemplar, se deja seducir por la melodiosa música del baile de disfraces que se está celebrando en la mansión. Casi sin pensarlo, su pasos la conducen a la terraza, donde cómo si de la propia cenicienta se tratara, se oculta en las sombras. No obstante, no se encuentra sola, sino que tropieza con un noble, un atractivo conde con el que inicia una casual conversación donde fluye la complicidad, la atracción y una chispa de algo más. Pese a que están a punto de compartir un beso, Margaret se marcha dejando allí al misterioso hombre.

Éste que no es otro que Michael Hawthorne, conde de Montraine, un hombre prudente, comedido con una vida milimétricamente planificada y estudiada. No en vano es un erudito, cuyo mayor interés es descifrar códigos secretos, así como trabajar en un instrumento matemático que le tiene totalmente absorto. Pese a ser un noble no le gusta codearse con los de su clase, prefiere la soledad y el estudio. Incluso su mejor amigo ni tan siquiera pertenece a la nobleza. La única razón por la que se encuentra en el baile del conde de Babidge es la imperiosa necesidad de encontrar una esposa, una heredera. La precaria situación financiera de las propiedades de su familia, le obliga a contraer matrimonio con una mujer adinerada. Su madre, la condesa viuda de Montraine, le presiona a ello para lograr casar bien a sus tres hermanas menores.

La necesidad de volver a ver a la hermosa mujer que “disfrazada” de campesina se presentara en la fiesta, le aguijonea, y no ceja hasta lograrlo.
Tan sólo desea lograr aquel beso negado, algo en lo que ambos han anhelado durante días. Pero un beso conduce a otro y de ahí a una tarde de pasión entre la pareja. Y aunque Michael propone a Margaret se convierta en su amante, ya que la necesidad de casarse con una heredera sigue estando latente, ésta se niega.
Sin embargo, los acontecimientos posteriores vuelven a entrecruzar sus caminos y, a cambio de una sola una semana juntos, Margaret accede a los deseos de Montraine. Después de todo piensa que los recuerdos compartidos deberán bastarle para llenar el resto de su vida.

Nuevamente suceden acontecimientos que cambian el curso de estos planes: una sorprendente noticia y la oscura presencia de alguien que amenaza sus vidas para recuperar los dos diarios restantes.
De modo que las hasta entonces apacibles y organizadas vidas de cada uno, sufren un vuelco repentino, obligándoles a reconocer los verdaderos sentimientos que los unen y tratar de hallar una forma de cruzar el abismo que los separa.

Después de besarte es una novela que, a través de personajes sencillos y situaciones que no se alejan de lo usual, teje una historia intensa que te cautiva con facilidad, en la que abundan la sensualidad y la dulzura. A través de sus páginas asistimos al sutil cambio de Michael y Margaret, dos personas que se suponía no estaban destinadas a estar juntas, pero que los caprichos de la providencia parece pensar de otro modo.

La evolución de los personajes es lenta y paulatina. Poco a poco, a través de los encuentros que se producen entre ambos y la convivencia, somos testigos de cómo cada uno va desprendiéndose de las encorsetadas normas que los oprimían e impedían demostrar su verdadera cara.
Michael es un hombre estricto, austero y distante. La difícil infancia vivida le ha convertido en un hombre que huye de las emociones. Prefiere la lógica y racionalidad de los números y los códigos. Los sentimientos no son tan fáciles de desentrañar.
Margaret es un mujer sencilla, huérfana desde muy temprana edad. Pese a ello siempre se ha sentido protegida y cuidada, primero por su abuelo y luego por su marido, pero la pasión es totalmente nueva para ella. Algo que descubre en los brazos de Michael.

En realidad la trama de la novela no es especialmente novedosa. Nos encontramos ante dos personas que pertenecen a mundos opuestos, donde ninguno tiene cabida en el del otro, pero las circunstancias o el destino parecen decidir otra cosa. El interrogante se encuentra en saber cómo harán para eliminar ese obstáculo, ya que no lo olvidemos la historia transcurre en torno a 1820, donde la sociedad no era como la hoy conocemos.
De fondo subyace toda una trama que gira en torno a los misteriosos diarios, y aunque desde un principio sabemos quién los persigue -de modo que no hay ningún misterio- sí que se permanece a la espera de cuándo y por qué acechará este personaje.

Mientras esto sucede, la autora nos deleita con una historia de amor que te mantiene en vilo, entrelazando diálogos ingeniosos, sensuales y una complicidad entre sus protagonistas que traspasa fácilmente las páginas. Una historia que en ocasiones tiene ciertos toques a cuento de hadas, a mi parecer. En cierto modo la escena del baile es un poco parecida a la de la cenicienta y el príncipe, y las hermanas de Michael, a mí personalmente me recuerdan un poco las hermanastras de ésta.
Creo que la escritora ha logrado escribir una novela profunda, sencilla y con mucha sensualidad, una historia dulcemente romántica que te garantiza una muy agradable lectura.


Crítica realizada por paciencia68

La verdad que mi punto de vista sobre el libro es algo diferente, me aburrió. Los primeros capitulos me parecieron faltos de gracia, "oscuros", tristes y con pocos alicientes para continuar el libro. Además de todo esto, los personajes no conseguían convencerme ni interesarme, me daba lo mismo si se "enredaban" o pasaban el uno del otro. ¡¡Qué tostón!!. En algunos momentos tuve la sensación de que ya había leído el libro, supongo que influye que leí de esta mujer "La institutriz" y la forma de recrear las situaciones me parecían idénticas.

 No me parecía que estos personajes pudiesen tener nada en común, pero es cierto que los diálogos entre ellos están dotados de cierta "calidad" que quizás en otras situaciones no tuviesen, aún así, donde mejor se complementan estos dos es en el sexo. ¡¡Normal!! él, vive su vida de forma tan metódica que no permite que nada escape a la lógica, para evitar implicarse en exceso y convertirse en alguien como su padre. Y ella no ha "vivido" el sexo hasta que no ha leído los diarios, a pesar de ser viuda, pero no virgen. Por tanto cuando se reúnen se juntan el hambre y las ganas de comer, con lo cual la imaginación se desborda y consiguen "colorear" el libro a base de lazos.

 Sí que coincido contigo en que las hermanitas de él y su madre parecen las tipicas malvadas de los cuentos para niños, y ellos tan buenos y santos que incluso pueden perdonar cualquier comportamiento de ellas, lo cual me ha parecido excesivo.

 Me costó mucho terminar el libro, se me hacían pesadas tantas hojas, y supongo que la calidad de la letra, (para poner a prueba la vista de cualquier ser humano, ¡¡¡por favor!!!, queremos conservar la visión) consiguieron que todavía me costase más continuar con la lectura, en cualquier caso lo leí entero para poder criticar, pero me parece que es un libro que olvidaré rápidamente.

 Valoración:1,5/5


Crítica realizada por Mariflor

Margaret Esterly comienza el libro en una situación dramática. Su casa se incendia, su marido está desaparecido entre el fuego y ha perdido todas sus posesiones salvo un baúl con libros. Cómo ya no tiene con qué sustentarse (ella y su marido eran dueños de la librería que se quemó con la casa), decide mudarse al campo e intentar sobrevivir. Al cabo de dos años está a un paso de la pobreza y su única opción es vender uno de los volúmenes que había en el baúl: el primer tomo de los diarios eróticamente íntimos de un tal Agustín X. Contacta a los posibles compradores que encuentra en una lista escrita por su difunto marido y cuando uno le contesta interesado en la compra, ella parte hacia Londres a vendérselo. En esas circunstancias conoce a Michael Hawthorne en medio de la noche y casi comparten un prometedor beso. Un encuentro que luego cambiaria sus vidas.

Michael necesita desesperadamente casarse con una heredera. Sus tierras no son muy productivas y necesitan modernizaciones, su madre y hermanas despilfarran para mantener el nivel de vida acorde a un conde y la fortuna familiar ha sido perdida en malas inversiones. Es por eso que acude al baile de disfraces donde conoce a la mujer misteriosa que casi lo besa antes de escapar. Y Michael es adicto a los misterios. De hecho, es un conocido criptólogo que trabaja para la inteligencia británica. Así que busca a Margaret y luego le propone que sea su amante. Solamente que ella no acepta ser una mantenida. Así que se ponen de acuerdo para compartir una semana juntos y ver si después del misterio ya no se necesitan tanto.

En líneas generales el libro me gustó. La relación entre Margaret y Michael es del tipo "rico ama a pobre" y uno realmente piensa que nunca van a poder estar juntos por la diferencias sociales entre ambos. Además de candentes (ideal para aquellas que gustan de libros cargados de sensualidad y a la vez emotivos) los dos tienen una conexión de mentes que los convierte en cómplices y compañeros aparte de amantes.

Margaret es una protagonista querible. Es una chica buena, generosa y digna, que un día siente está obsesión con Michael y actúa por impulso, convirtiéndose en apasionada e intrépida.

A Michael le sucede lo mismo. Su infancia estuvo marcada por la relación tempestuosa de sus padres y en su adultez Michael es metódico y organizado. Todo tiene su patrón en su ordenada vida, hasta que conoce a Margaret y se sorprende a si mismo siento emocional y espontáneo. Me resultó un poco molesto que insistiera tanto en que Margaret fuera su amante sin entender que ceder le quitaría su dignidad y su respeto por si misma. Pero cuando se da cuenta que está errado y que la ama, me hizo perdonarle.

Especialmente me gustó cómo Ranney soluciona el tema de la diferencia de clases y los problemas económicos de Michael. Me pareció una solución mucho más real que una repentina herencia o la aparición sorpresiva de un pariente rico o el descubrimiento de un tesoro. Como para dejar en claro que lo único que necesitas es amor.

Le doy un cuatro porque sentí que una vez resuelto el problema entre los protagonistas el libro decayó en mantenerme el interés y hay algunas escenas que no le aportan nada a la trama. Además lo del villano era muy obvio (creo que nunca fue un misterio, desde el capítulo 1 ya se sabía) y toda esa subtrama era muy previsible.

Por lo demás, una buena lectura.


Crítica realizada por Rociodc

Margaret es una mujer de origen humilde, vive sola después de que algo espantoso arruinara su vida. Un incendio en su casa provoca la muerte de su marido y su ruina total. Lo único que consigue llevarse del lugar son unos libros que su marido guardaba en una caja fuerte. Con ellos, y en un lugar alejado, comienza una nueva vida. Esos libros pueden ser su única salvación, y en un momento desperado, intenta ponerse encontacto con algunos posibles compradores, conseguidos en una lista que su marido dejó.

Esto la lleva a adentrarse en el mundo de la clase alta, para llevar los libros al comprador, pero al llegar se encuentra con un distinguido baile, y se queda observando desde la oscuridad.

Michael pasea por los jardines para despejarse de la fiesta, cuando encuentra a una bella mujer entre las sombras, dejándose llevar la besa y ese beso marcará la vida de ambos para siempre.

Michael no olvida esa mujer a la que cree disfrazada, y pide ayuda a su amigo que le va a comprar unos libros para encontrarla.

Margaret tampoco olvida el beso de ese hombre, aunque convencida de que no podrá volver a pasar.

El destino los vuelve a cruzar, y consciente de la diferencia entre ellos, Michael le pide que sea su amante, Margarte se niega, pero él le hace sentir algo muy diferente a lo que nunca sintió con su marido, la pasión entre ellos la hace dejarse llevar, y convertirse en su amante.

Entre tanto la posesión de los libros la mantiene en peligro, sin siquiera imaginarlo.

Ambos luchan por lo que sienten, las diferencias sociales y el peligro que le acecha.

Yo leí hace mucho tiempo esta novela, pero la recuerdo con buen sabor de boca. Me gusta mucho esta autora y creo recordar, que esta novela fue de las primeras que leí de ella.

Es cierto que la trama no es difícil, y me gusta el argumento por la diferencia social ente ellos, y que salga algo tan bonito de algo supuestamente imposible.

Ademas creo que esta muy bien llevada la historia, y muchos diálogos o escenas son muy buenas.

Mi nota es 3,5/5.


Crítica realizada por LadyZarek

"Después de besarte" es un buen libro. No es perfecto, no es maravilloso, y desde luego que no es una de las mejores novelas románticas de siempre. Sin embargo, es un libro sencillo y dulce. Margaret y Michael me han enamorado como una pareja inusual y cariñosa.

Margaret era feliz en su matrimonio, hasta que un incendio en su librería acaba con la vida de su marido. Tiempo después, decide vender unos libros que se encontró por casualidad, que su marido tenía ocultos. Acude a Londres, y allí su vida cambiará para siempre.

Michael Hawthorne es un conde que debe casarse con una rica heredera, pues no le sobra el dinero, y tiene una madre y tres hermanas a las que mantener. El encuentro con una misteriosa mujer, con la que está a punto de besarse, le mantiene distraído.

Margaret y Michael volverán a encontrarse, y esta vez él quiere cumplir la promesa del beso que no se dieron, aunque quiere más de la mujer dulce y misteriosa a la que no ha podido olvidar.

Una historia bonita y sin demasiadas sorpresas o complicaciones. Le falta algo de chispa, y el final me ha parecido algo precipitado. Por lo demás, es agradable y se disfruta de su lectura. Os lo recomiendo.

Eso sí, al loro con la diminuta letra que la desaparecida editorial Talismán usó. Una letra difícil de leer, y eso es un gran motivo de queja. ¿En serio? ¿Quién puede leer tranquilamente con una letra tan minúscula?

Michael es un genio para descifrar códigos y las matemáticas. Además, lo que lee lo recuerda (creo que es lo que hoy llamamos memoria fotográfica), así que es un protagonista muy inteligente, y centrado en lo suyo, hasta que Margaret entra en su vida.

Margaret vive con sencillez, pero su vida da un giro drástico al conocer a Michael. Es un conde, pero parece no importarle que ella no sea de la nobleza. Es una protagonista agradable y simpática.

El malo es previsible, y le falta algo de desarrollo, lo que es una lástima. Este fallo quita puntos, ero eso no significa que no sea interesante. Pese al villano, he disfrutado con la lectura.

Nota: 3'75/5.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |