Karen Marie Moning - Abrasado

Crítica realizada por Yamima

MacKayla Lane haría cualquier cosa para salvar su amado hogar. Es una sidhe-seer muy poderosa y ya ha luchado y vencido al mortal Sinsar Dubh ―un libro antiguo que esconde un mal terrible―, sin embargo, la fuerza con la que la domina nunca ha sido tan intensa.
Cuando en Halloween cayó el muro que protegía a los humanos de los seductores e insaciables fae, los inmortales, que tanto tiempo llevaban confinados, saquearon el planeta. Ahora Dublín está en guerra; seelie y unseelie se disputan el poder con nueve antiguos inmortales que llevan milenios gobernando la ciudad; una banda rival de sidhe-seers invade la ciudad con la intención de hacerla suya, y la antigua protegida de Mac y mejor amiga, Dani «Mega» O’Malley, se ha convertido en su peor enemiga. Mac solo puede contar con el peligroso inmortal Jericho Barrons, pero incluso su feroz vínculo deberá hacer frente a las dudas de la traición.

Desde la caída de los muros (allá por los tiempos de la saga Fiebre original), Dublín es un caos de faes y humanos que coexisten intentando sobrevivir. Los héroes que ya conocíamos en la saga siguen luchando para mantener a salvo a los humanos a pesar de la estupidez de estos que se ofrecen en bandeja a los faes a cambio de comida y sexo meteórico. En la novela se van alternando los puntos de vista de distintos personajes, aunque hacia la mitad Mac es la que lleva la voz cantante salvo en contadas ocasiones.

Aún estoy tratando de decidir por qué. ¿Gana en algo la novela ofreciendo las distintas perspectivas? En mi opinión, no solo no gana sino que está a punto de cargársela. Tuve serias dudas de si conseguiría acabar de leérmela, sinceramente: Dani como narradora me pone del hígado; las intervenciones de Lor son... ¿cómo lo diría finamente? Bueno, no puedo: llega un momento que me saturo de tanto "follar", "polla" y "tetas", que es lo único que centra los pensamientos del tío en cuestión. Y parece que para la Moning, era muy importante recalcarnos varias veces los profundos pensamientos de Lor, pues se repiten unas cuantas veces a lo largo de la novela.

Por fortuna, Mac se hace con las riendas de la narración hacia la mitad del libro para prácticamente no soltarlas, y la novela remonta... un poco. Vamos conociendo a Ryodan y nos vamos adentrando en los intríngulis de la abadía, y el personaje de Dani adquiere un peso considerable (e inesperado).

Pero, ¿qué será lo que tiene esta novela que queda tan lejos de las geniales cinco primeras de Fiebre? Donde aquellas eran chispeantes, divertidas, ingeniosas y muy imaginativas, con dos personajes protagonistas carismáticos y arrolladores, "Abrasado" se ha convertido en una especie de caricatura de sí misma. Barrons (sí, Él, que tenía una fuerza que se salía del libro) es una especie de fantasma que va y viene sin casi importancia en la novela; los personajes que se suponen centran la historia resultan bastante planos, la única que se libra un poco es Mac, pero incluso ella ha perdido fuelle. La primera mitad se llena de malos y subtramas que, sinceramente, no sé cómo conseguirá resolver Karen Moning en el siguiente libro (si no me equivoco, solo falta uno para cerrar la "segunda parte") y acaba por aturrullar. Y como he dicho antes, he acabado un poco hasta el gorro de palabrotas y vulgaridades que todos los personajes sueltan por igual (a veces solo se distinguen por el nombre, no por sus personalidades).

¿Me ha gustado? Bueno, confieso que hacia la mitad me ha ido enganchando y lo he terminado en un "volao", pero más por mi pasión por Mac de la primera saga que por méritos de la propia novela. Pero al mismo tiempo me ha decepcionado, después de tanto tiempo esperando leerlo.
No sé si leeré el siguiente libro.

Ah, y por cierto que la traducción es lamentable. Deberían pasar una corrección, porque hay frases que no tenían ningún sentido. Claro, que de eso la Moning no tiene la culpa.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |