Karen Marie Moning - Nieblas de las Highlands

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Lilith

Hay millones de leyendas y de antiguas canciones, que dicen, han sido vertidas en la mente de los bardos y trovadores directamente por las hadas, seres mágicos bromistas y juguetones que disponen libremente de la vida de los pobres mortales simplemente para aliviar el tedio de sus largas existencias. Después de leer esta novela no cabe duda de que Karen Marie Moning ha sido una de las elegidas por ellos para deleitarnos con una de estas historias o, para contarnos como el amor es capaz de florecer incluso a raiz de la venganza de un duende juguetón y malintencionado. Y es que ya lo dice el viento, no se debe molestar a las hadas: que dios se apiade del pobre tonto que aún sin saberlo provoque su ira.
 


En esta ocasión el pobre tonto no es otro que el Lord Halcón, el hombre más bello y más perfecto que nunca ha caminado por la tierra.., (lo sé resulta complicado que alguien pueda crear un personaje aún mejor que Drustan, o que Dageous, o que Grimm, o que..., yo por mi parte con esta autora ya me he resignado a enamorarme libro tras libro). Sin que Halcón lo sepa, es usado por Aoibheal, la reina de las hadas, como peón en un juego destinado a saldar viejas cuentas con su rey y con el bufón de su corte. Mala suerte para Halcón, ya que éstos, heridos en su orgullo, planean una cruel venganza para la que no dudan en saltarse las leyes del tiempo y del espacio hasta encontrar a una mujer capaz de humillar a tan sublime espécimen masculino.

Adrienne ha jurado por lo más sagrado que nunca volverá a dejar que un hombre guapo se le acerqué a menos de medio kilometro. La terrible experiencia vivida con su ex, un playboy de la alta sociedad de Nueva Orleáns que a punto ha estado de costarle la vida y que le ha hecho huir hasta el otro extremo del país, ha sido más que suficiente. De hecho, en un momento lo estaba jurando apasionadamente en su biblioteca y en el siguiente se encontraba siendo obligada a contraer matrimonio con un apuesto noble del siglo XVI. Viajar en el tiempo vale, pero ¿que ha hecho ella para merecerse volver a estar en las garras de otro hombre atractivo?.

Niebla en las Highlands es un libro plagado de ironía y en el que, basta la inocente broma de un amigo pidiendo lo que parece un inofensivo deseo a una estrella fugaz, para que al igual que en La Odisea o La Iliada las hadas, a falta de dioses griegos, jueguen como si de niños caprichosos y temperamentales se tratasen con las vidas y los sentimientos de los indefensos mortales. Solo la fuerza del amor será capaz de vencer todos los obstáculos a los que Adrienne y Sidheach, alias Halcón, deberán enfrentarse para poder al fin estar juntos.

Pero además de esta magnífica trama, esta novela cuenta una historia divertida y repleta de rápidos dialogos ente los protagonistas, o más bien de ataques verbales habitualmente por parte de Adrienne que no quiere saber nada de Sidhead, y repleta de encuentros intensos impulsados por Sidhead en un frustrado intento para seducir a su propia, bella, y extraña esposa.

Como siempre otro libro fantástico de Karen Marie Moning, (y ya van cuatro de cuatro publicados en español), en el que nos encontramos con algunos personajes conocidos como Adam, un misterioso ser al que vimos de pasada en la saga de los Highlanders (El beso del Highlander y El highlander oscuro) y que por lo visto tiene su propia historia, o Grimm, el mejor amigo de Halcón que también es el protagonista de la novela Como seducir a un guerrero, segunda parte de ésta.

¡¡Leedlo!! ¡¡Disfrutadlo!! Y sobre todo no os olvidéis de pedir un deseo cuando veáis una estrella fugaz, porqué, quien sabe, tal vez tengáis suerte.

 --------------------------------------------------------

Crítica realizada por lolailo

En el Reino todo el mundo lo conoce como Halcón, legendario predador de los campos de batalla y los tocadores de las damas. Ninguna mujer puede resistirse a sus encantos, pero ninguna ha conquistado jamás su corazón. Hasta que un vengativo ser mágico lleva a Adrienne de Simone del moderno Seattle a la Escocia medieval.
Cautiva de un siglo que no es el suyo, esa joven absolutamente temeraria, franca y sincera constituye un desafío irresistible para un seductor del siglo XVI. Obligada a casarse con Halcón, Adrienne jura mantenerlo a distancia aunque los encantos de él hacen estragos en sus planes.....



Halcón es irresistible para las mujeres pero ninguna ha conseguido interesarlo jamás. Ha vivido durante quince años bajo las órdenes del rey Jacobo, que lo ha utilizado para llevar a cabo una mezquina venganza contra su padre ya fallecido; ahora sólo querría casarse con una dama de su agrado y llenar Dalkeith-Upon-The- Sea, su hogar, de niños. Pero ni siquiera este deseo puede llevarlo a cabo tal y como a él le gustaría ya que el rey ha acordado su matrimonio con Janet Comyn, apodada “la loca” y de la que se cuentan historias horribles sobre su locura y su apariencia.

Aiobheal, reina de las hadas, alaba la virilidad de Halcón ante su rey y su bufón, provocando los celos y la ira de ambos. Adam Black, el bufón de la reina, busca la manera de vengarse, y se le ocurre buscar a través del tiempo una mujer de gran hermosura que sea inmune a Halcón. Cree encontrarla en Adrienne, despechada y herida por haber sido utilizada por su novio, el guapo Eberhard, ya que ha jurado no fijarse más en hombres guapos.

Adam Black ejerce su magia, Adrienne aparece en el castillo de Comyn como llovida del cielo, pues el terrible padre de Janet ha matado a su hija y necesita una sustituta para casarla con Halcón y evadir las iras del rey.
Cuando Halcón ve a Adrienne enseguida se da cuenta de que esa mujer no está loca y experimenta una gran atracción hacia ella, que pronto se transforma en amor. Pero Adrienne se resiste a la tentación que Halcón supone para ella y para facilitar su negativa hace ver que a quien desea es a Adam Black, que se ha materializado en el cuerpo de un atractivo herrero.

Durante gran parte de la novela Halcón luchará por conseguir el amor de Adrienne y se debatirá entre la pasión y los intensos celos que siente por Adam. Cuando por fin ella se entregue a él deberán luchar ambos contra las maquinaciones del herrero, que se niega a dejarse vencer por un simple mortal.

Karen Marie Moning se ha especializado en historias de viajes en el tiempo, y aunque esta en concreto es entretenida y original, tiene un montón de puntos débiles desde mi punto de vista y está muy alejada de “El beso del highlander”, a la que yo creo que trata de emular a toda costa. Para empezar es muy poco cuidadosa con los detalles, los protagonistas se contradicen a veces, pasan de una idea a otra en poco tiempo y además Adrienne se adapta a vivir repentinamente en el siglo XVI con absoluta naturalidad, adoptando la forma de hablar sin esfuerzo (y no me refiero al acento, ya que la autora da una breve explicación de por qué puede fingirlo tan bien, aunque es una explicación risible teniendo en cuenta que Adrienne vive en la América del Norte del siglo XX y Halcón en la Escocia del siglo XVI), si no a las expresiones (“vos”, “mi señor”.....). Creo que se podrían haber cuidado más los detalles y profundizado más en los personajes y sus circunstancias, abandonando un pelín de testosterona, de la que la historia está repleta.

En definitiva, es una historia entretenida, con algunos momentos muy románticos (el sufrimiento de ambos cuando por culpa de Adam se separan es enternecedor y muy emotivo) pero con poco gusto por el rigor y la coherencia.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |