Justine Evans - El octavo clan

Crítica realizada por Ruth

Nadie recuerda cómo sucedió, solo que las aguas crecieron hasta devorarlo todo. Únicamente los edificios más altos sobresalen aún del mar. Titanes de acero y cristal que siguen desafiando al océano y a las peligrosas criaturas que viven en él.

En el interior de estas torres, en la ciudad ahora conocida como Nyork, siete grandes clanes se disputan la preciada "tierra seca"... y los recursos todavía más escasos. Una lucha a muerte.

A la sombra de los siete grandes, sin embargo, existe otro clan. Uno al que todos creen exterminado pero cuyos últimos miembros se resisten a morir. Un clan que, en su pugna por la supervivencia, topará con la oportunidad de cambiarlo todo. De devolver la esperanza a un mundo en el que ya nadie se atreve a esperar nada.

Nueva York, ahora llamado Nyork, esta inundado. Solo los edificios más altos han sobrevivido, y las personas se han tenido que adaptar al clima, generando ocho clanes, aunque los principales son los pastores de algas, las hijas voladoras y los predators, que son los clanes en los que se centra esta historia.

A simple vista, El octavo clan parece un libro apocalíptico, en un futuro sin determinar y después de una larga guerra entre clanes por ver qué territorio ocupaban cada uno. Sin embargo, creo que este libro es más de fantasía porque cada clan está adaptado a su entorno (las hijas voladoras pueden volar, los pastores de algas están dotados de membranas subacuáticas).

La historia se centra básicamente en los pastores de algas, en cómo Syren y los demás se enfrentan a los predators, aquellos que quieren acabar con ellos de una vez por todas, pero después las hijas voladoras, los techs y los predators empiezan a cobrar protagonismo poco a poco.

En este libro se desarrollan muchísimos personajes, que intervienen una vez, varias o salen continuamente en el libro, y ese es un aspecto que no me ha gustado, porque me costaba saber quién era quién, porque con tantos nombres pululando entre las páginas, me liaba.

Los principales yo creo que son Syren, la protagonista, Wren, su mejor amigo y Logan, un chico que viene de repente con una historia muy interesante. El personaje de Syren no me gustó mucho porque me parecía una chica que se creía la dura pero que por dentro era insegura; Wren se me atragantó por ser muy controlador y celoso. Logan, sin embargo sí me gustó, porque transmite una sensación de seguridad que antes no había en el clan.

Los personajes secundarios son muy importantes, porque cobran mucho protagonismo; tenemos a Dragonfly, una de las jefas del clan de las hijas voladoras, a Dacnis, la curandera del clan de los pastores de algas y a mi personaje secundario favorito, Ibis, la hermana de Syren. Cada uno tiene su pequeña historia, y poco a poco sabemos más acerca de ellos.

La ambientación me ha parecido genial. Aunque me parece que la autora abusó un poco de las descripciones, me parece que creó un buen mundo a partir de algo que existe en la vida real, en este caso Nueva York. En ocasiones creía que estaba allí, y eso es un punto a favor.

Otro pero que tengo es el romance que se desarrolla entre las páginas de este libro; me parece que Wren peleaba por Syren hasta que Logan llegó de la nada y ésta, desde el primer momento se enamoró de él. No me suele gustar el amor a primera vista, y este tampoco es una excepción.

El final me parece que se narró de una manera muy precipitada, como si la autora estuviese obligada a terminar el libro, y eso tampoco me gustó bastante, aunque sí me dejó con la boca abierta. Dentro de lo predecible tuvo sus giros repentinos.

La trama en sí me pareció muy violenta, casi de ciencia ficción, pero creo que encaja más en fantasía. La historia me pareció muy original, y aunque a veces se me hizo pesada, es un libro que te puedes leer fácilmente si te gusta el suspense, la ciencia ficción y la fantasía. La autora ha descrito un mundo excepcional y los personajes me han gustado bastante.

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |