Jueves, 14 Marzo 2019

Julie Klassen - La institutriz silenciosa

Crítica realizada por Luciago

Creyéndose culpable de un crimen, Olivia Keene huye de su casa, topándose en el camino con una mansión en la que en esos momentos tiene lugar una fiesta magnífica. Sin embargo, no todo es tan bonito como aparenta.

Lord Bradley acaba de enterarse de un terrible secreto, algo que, de saberse, cambiaría su vida para siempre. Cuando avista una figura en la lejanía, teme que sea un espía o un ladrón a oídos del cual hayan llegado las devastadoras noticias. Pero se lleva una sorpresa mayúscula al descubrir que el intruso no es sino una mujer, o lo que queda de ella, con una grave herida en el cuello. Temiendo que pueda divulgar su secreto, le ofrece un puesto en su casa y la encierra en su propiedad. Cuando los secretos que tanto Olivia como lord Bradley van saliendo a la luz, ¿conseguirán que su amor venza el oscuro pasado que ambos arrastran?

Ante todo, tengo que decir que siempre he disfrutado al leer acerca de las grandes mansiones inglesas y sus costumbres, con sus estirados mayordomos, lacayos, sirvientas, jardineros, institutrices (aquí, como el título indica, es el tema principal) y por supuesto los señores... pero casi disfruto más con las historias de los de abajo que con los de los de arriba.

Por eso he disfrutado mucho leyendo La institutriz silenciosa. Todo lo que he descrito arriba está perfectamente retratado, y además tenemos una trama de intriga que me ha tenido pendiente de sus páginas, esperando ir, poco a poco, adivinando si estaban relacionados los protagonistas o no, ¿qué era lo que guardaba tan secretamente Edward y que podía hacer que perdiera todo su patrimonio? ¿Quién era el tallador de figuras de madera? Había tantas incógnitas que no podía dejar el libro, que pese a sus casi quinientas páginas, lo he leído en apenas tres días.

Olivia, había salido huyendo de su localidad, ha llegado a otro lugar y debido a su indiscreción, ha escuchado una conversación que la ha metido en problemas. El propietario de ésta, asustado porque ella pueda divulgar su secreto, la obliga a permanecer en la propiedad hasta que él se sienta seguro y la obliga a que no hable.

Pasado el tiempo se convierte en institutriz de sus sobrinos. A partir de ese momento la autora nos narra el devenir de esta propiedad, sus costumbres, su modo de vida, los acercamientos entre los personajes y cómo los dos protagonistas van tomándose cariño y respeto mutuo.

Poco a poco se van revelando todos los secretos que envuelven a los protagonistas, y que me han tenido prendida de las páginas de este relato, pero hasta bien entrado la tercera parte del libro no se conoce la verdadera historia de Edward, de su padre, de la madre de Olivia y de los demás.

Especialmente me ha gustado el protagonista, Edward, con sus inseguridades. Un futuro conde y miembro del parlamento, para esto ha sido preparado, pero siente que no es lo que realmente quiere. No es feliz, casi nunca ríe, es más bien taciturno y últimamente, con sus preocupaciones y sospechas, se ha vuelto aún más triste. Me ha gustado mucho ir viendo el cambio que va originándose en su carácter conforme pasan las páginas de la historia y cómo llega el amor a su corazón y la primera atracción hacia la institutriz que se convierte en amor.

Por el contrario, Olivia, siempre ha sido una persona que ha sabido lo que quería ser. La enseñanza es su vocación. Tiene sus sueños muy claros y cree que los conseguirá. No duda de ello, debido a su resolución y carácter valiente, el miedo inicial que siente hacía su empleador va cambiando a lo largo de la narración y poco a poco va modificando su forma de mirarle y al final entiende su modo de ser.

Los secundarios son muchos, ya que en este libro se narran las historias de varias personas, algo que me ha gustado mucho y que me ha alentado a su lectura. Es el tipo de libro que me hace disfrutar leyendo, ya que te hace conocer otra cultura y otra época. Además de estar perfectamente escrito y maravillosamente ambientado.
Hay algunos personajes que son más importantes que otros. A mí me han gustado mucho el guardabosques y el padre de Edward.

Los últimos capítulos son altamente adictivos y muy ágiles, ahí es donde todo se descubre y ya no puedes dejar de lado el libro. El final es realmente bonito y el epílogo me ha parecido precioso de veras. Es muy recomendable para la personas a las que les guste este tipo de lectura y que amen la literatura inglesa.

 

Crítica realizada por Cynthia HJ

Ésta es la segunda novela que leo de la escritora Julie Klassen. La primera fue “La hija del tutor” y debo decir que quedé cautivada por ella desde la primera página. Con “La institutriz silenciosa”, la cosa ha sido bastante parecida.

Olivia Keene no tiene una vida familiar fácil. Sus padres no se llevan bien y su padre bebe demasiado. Un día, cuando vuelve a casa, es testigo de un crimen y debe huir con lo puesto para salvarse. Después de un lamentable periplo, llega a Brigthwell Court, donde termina escuchando algo que no debería y, al final, acaba trabajando como ayudante de niñera obligadamente.

Edward, lord Bradley, ha descubierto un secreto que pone en peligro su título y su futuro. Y sabe que Olivia lo ha escuchado también. No puede arriesgarse a que su secreto salga a la luz, así que la obliga a trabajar en su mansión hasta nueva orden. Lo que empieza como una relación de enfados y odio, terminará dando paso a un amor puro y precioso.

“La institutriz silenciosa” es una historia llena de personajes, cada uno con sus circunstancias, que se van entretejiendo de forma, a veces, un tanto liosa. La primera parte de la novela se me hizo bastante lenta y algo pesada. Demasiadas descripciones que no hacían que la trama avanzase en demasía. Conforme seguí leyendo, me di cuenta de que todo lo que había contado la autora tenía luego su explicación y lo agradecí. La narrativa te atrapa y hace que leas sin parar y que quieras saber qué va a pasar en la siguiente página, cómo van a evolucionar los personajes y cómo va la autora a solucionar todos los líos que ha ido generando. Porque hay muchos, demasiados.

La intriga y los secretos son la base de la novela y a mí, a veces, el supremo secretismo me ponía un poco nerviosa. El final de la novela se centra en ir resolviendo todo y poniéndolo en su lugar, pero, salvo en lo que respecta a Olivia y a Edward, debo decir que no me gustó en absoluto. Creo que había tanto que solucionar y tanto que poner en su sitio que, en algunos casos, queda un poco forzado o hasta inverosímil. No obstante, agradezco que no queden cabos por atar.

Me sentía leyendo a las Brontë, básicamente. Julie Klassen es una autora fuertemente basada en ellas y en Jane Austen y eso se nota, a veces demasiado. En esta novela, cuya ambientación es perfecta y está muy trabajada, también vi similitudes con “Persuasión” (los que hayáis leído esta novela de Jane Austen, sabréis de lo que os hablo). Por cierto, es una novela de romance blanco, así que no hay escenas sexuales. Eso es algo que agradezco mucho porque creo que, últimamente, hay demasiadas en las novelas románticas y no hacen falta. Evidentemente, la religiosidad de la autora se ve fuertemente reflejada en sus escritos y en su forma de escribir, aunque queda en consonancia con la época de sus libros.

En general, es una muy buena novela histórica. Especialmente hecha para los que agradecemos una historia como las clásicas que he mencionado antes. Eso sí, su lectura no es sencilla ni rápida. La rapidez surge de la necesidad del lector por saber cómo van a solucionarse todos los problemas que, página tras página, no dejan de surgir.

Valoración 4,5/5

 

Escribir un comentario

Tus opiniones son muy importantes para que esta web siga adelante, por favor ayúdanos comentando nuestros contenidos. Si envías un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2018 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |