Julie Klassen - En la casa del guarda

Crítica realizada por Sheila H.

Es la segunda novela que leo de esta autora y me ha encantando, tanto o incluso más que la otra (La hija del boticario). Sigo opinando que Julie Klassen es una gran autora, con grandes influencias de autoras clásicas, entre ellas Jane Austen, pero también se puede apreciar los misterios de Charlotte Bronte o el drama un poco mas edulcorado de su hermana, Emily Bronte. Pero con un lenguaje y acciones más comunes en las novelas de nuestra época que en las pasadas.

En esta historia Mariah Aubrey comparte protagonismo junto con el capitán Matthew Bryant, aunque Mariah es la que más protagonismo tiene. Según comienza la historia el lector aprecia que hay muchos secretos sin revelar en ambas partes, incluso en personajes secundarios que poco a poco van apareciendo en la historia. Por supuesto el lector se puede hacer una idea bastante clara de los secretos de Mariah, pero los de los demás personajes no. Poco a poco todos los secretos van saliendo a la luz, unos te sorprenden, otros no tanto. La habilidad de esta autora para enlazar todo es brillante. El escenario no cambia en ningún momento pues Windrush Court y la casa del guarda son los protagonistas indiscutibles en la ambientación de esta historia, y no cambia en ningún momento.

Es magnífico como poco a poco la autora desarrolla la historia de tal manera que conoces a los personajes a la vez que sus protagonistas; sonríes cuando ellos lo hacen y te apena cuando están tristes. Los secundarios tienen un protagonismo propio e indispensable para Mariah y Matthew, aparecen en el momento preciso y siempre acuden cuando la historia parece que se normaliza, consiguiendo que siempre estén ocurriendo cosas y no te aburras en ningún momento; y en estos momentos son en los que ambos protagonistas descubren lo que sienten mutuamente, sin que dejen de pasar cosas. No es abrumador si no entretenido, sin necesidad de crear escenarios o acciones demasiado fantasiosas como suceden en muchas novelas. Por supuesto en esta novela hay personajes ambiciosos, vanidosos y crueles; es justo por eso que te hace apreciar a los personajes más humildes y carismáticos que sin ellos mismos lo sospechen, acaban formando una inesperada y preciosa familia.

Como ya he dicho al inicio, me ha encantado la novela, a pesar de ser extensa se lee en un suspiro, no decae en ninguna parte, al contrario, cada vez se pone más interesante y la historia asciende y mejora con cada capítulo. Como muy bien dice la autora al final de la novela, es fácil para las personas que hayan leído a autoras clásicas, encontrar semejanza sobre todo con la ya mencionada Jane Austen, aunque para nada es un plagio ni ha querido ni imitar ni copiar sus obras. Se podría decir que le rinde tributo a sus grandes obras cogiendo pequeñas ideas para crear a estos entrañables personajes.

Una novela recomendada. No vamos a encontrar una novela de amor como otra cualquiera, no va haber grandes escenas de amor o sexo, para nada. Aquí el romance consiste en poder rozarle la mano y dar un dulce paseo a caballo. Si te gustan estas clases de historias, desde luego esta novela es una historia obligada a leer, porque te encantara y si no has leído nada parecido hasta ahora, te animo a que pruebes con esta novela.

Mi valoración es de 9 sobre 10.

 

Crítica realizada por Crishi

Con esta historia termino de leer todos los libros traducidos de Julie Klassen hasta la fecha. Desde mi punto de vista, En la casa del guarda está a la altura de La hija del tutor y El secreto de Pembroke Park, el resto de los libros me han gustado pero en menor medida.

Sobre esta novela opino que la intriga y el romance casi tienen el mismo peso, no se solapan y están bien repartidos a lo largo de la historia, algo que no sucede con otras historias de esta autora, o por lo menos esa ha sido mi impresión global.

Como siempre sucede en los libros de la autora, en esta historia los misterios no son para tanto, pronto sospechas por donde van los tiros pero a mí me ha gustado mucho cómo se resuelven, unos más que otros.

Por otro lado también se expone la diferencia de clases, los convencionalismos, el ascenso social y la difícil situación de la mujer en aquella época.

De igual manera se roza con ligereza temas más atrevidos (out) dentro de los parámetros en que se tipifican esta variante romántica. En fin, pasen y vean.

Los protagonistas, Mariah y Matthew, poseen cualidades muy humanas y obran como tales, de ahí que me hayan gustado tanto. Ambos tienen sus virtudes y sus defectos, pero cuando cometen errores, saben rectificar llegado el momento a golpe de examen de conciencia. En este punto nos encontramos sentimientos y acciones tales como la venganza, la codicia, la generosidad o el perdón.

La relación de los protagonistas me ha encantado, es muy bonita y está escrita con mucha elegancia. Como he dicho al comienzo, está bien distribuida y prevalecen las formas de actuar sobre la profundidad de los protagonistas.

Que sí, que hay romance pero no como el que encontramos normalmente en la novela romántica al uso. Así que no esperemos ver a unos protagonistas pegados como lapas al estilo de, por ejemplo, la magnifica Lisa Kleypas en histórica. NO. El Clean Romance contiene relaciones muy puntuales donde priman los sentimientos, el lenguaje no verbal (cogida de manos, abrazos, miradas, caricias…), y los besitos castos (de los lengüetazos nos olvidamos), sobre todo es coherente al hilo del argumento.

Los personajes secundarios están muy bien retratados y enriquecen la trama. Entre ellos destacaría a Hart, que hacia el final de la historia juega un papel importante que no voy a desvelar.

La historia que cuenta y sus diversos personajes me ha atrapado de principio a fin. Para ser un argumento sencillo el desarrollo me ha parecido “entretenido”, no aburre pero con todo lo que sucede tampoco esperes estar en continuo estado de gracia, quiero decir que no sorprende.

El ritmo me ha parecido bastante lineal hasta la mitad, la segunda parte mejora y los capítulos finales me han encantado. El epílogo se me ha atragantado, pero es un problema personal que tengo con ellos. Prefiero que los cabos sueltos se aten dentro de la historia y poder leer su evolución, y no de forma precipitada como ocurre en este epilogo, porque no me lo creo. Los finales tan edulcorados en forma de cuento de hadas me suben el nivel de glucosa, me pasa hasta con algunos de “mi” Mary Balogh.

Como viene siendo habitual en los libros de Julie Klassen, el tema religioso también está presente en dosis muy pequeñitas, no es algo que me guste, pero no influye para nada en los protagonistas ni en el avance de la historia, si no yo no estaría leyendo a esta autora.

Tampoco me dejo atrás el toque a moralina de sus libros, que también encontramos en esta narración, así como el marcado estilo clásico y el acentuado aroma a autoras del siglo XIX, muy relacionado con las circunstancias de Mariah durante la historia.

Añado la buena documentación y la ambientación, las descripciones no son tediosas y sí las necesarias para situarnos bien en un contexto real.

Es un hecho demostrable que tod@s l@s escritor@s tienen libros buenos y otros más flojos, así que Julie Klassen no es la excepción que confirma la regla. Lo que hay que tener muy en cuenta es si tus gustos o preferencias son afines a la romántica blanca. A partir de ahí, allá tú si la lees. A mí la paranormal no me gusta y no la leo, y sin embargo no pongo en duda que habrá de todo.

Hasta el momento, en Clean Romance solo he leído a Julie Klassen y a Julianne Donaldson, y las dos me han gustado mucho en sus maneras de contar las historias.

En definitiva, En la casa del guarda ha sido muy de mi agrado, para mi gusto, se encuentra entre los que más merecen la pena leer de Julie Klassen.

Muy recomendable si te gusta Klassen o esta variable dentro del género romántico.

 

Crítica realizada por Cynthia HJ

Sin duda, esta novela es mi favorita de todas las que he leído de Julie Klassen hasta el momento. Es perfecta de principio a fin.

Mariah Aubrey ha perdido su reputación de una forma desastrosa y, debido a eso, su padre la envía a vivir lejos de la sociedad y con un estipendio mediocre. Sólo tiene la compañía de Dixon, la que fue su niñera. Gracias a la caridad de una de sus tías, Francesca, Mariah y Dixon se instalan en la casa del guarda de la mansión, una casa que necesita mucho trabajo para ponerla a punto. Mariah, viendo que el dinero del que disponen no es suficiente, pondrá a prueba su capacidad creativa para escribir novelas bajo pseudónimo y conseguir así mejorar la situación de ambas. Gracias a su hermano, las novelas de Mariah se irán abriendo camino en el mercado de la época.

El capitán Bryant ha vuelto de servir en la Armada con un buen botín. Por fin puede dejar de ser un don nadie y conseguir una buena casa y relaciones sociales que lo lleven a cortejar a la mujer que hace años lo rechazó por no ser suficiente para su estatus. Bryant se muda a la mansión de Francesca una vez esta fallece y su hijastro, Hugh, la pone en alquiler. Allí conocerá a Mariah y entablarán una preciosa amistad que, poco a poco, se irá transformando en un amor maravilloso.

Esta historia trata, sobre todo, de las relaciones personales, de perdón y de segundas oportunidades. Hay muchos secundarios, todos ellos muy bien trabajados y con sus historias perfectamente construidas que consiguen crear todo un universo literario absolutamente creíble y lleno de matices.

Los habitantes de la casa de caridad serán de vital importancia para el desarrollo de los hechos y harán que los lectores derramen alguna que otra lágrima. Sin duda, de entre todo el elenco de secundarios, destaco a Dixon (que más parece un personaje principal), Martin y Hart. Me parece tan magnífico que la autora haya creado personajes como estos dos últimos que aún sonrío cuando pienso en ellos.

Durante el desarrollo de la novela hay mucha información interesante sobre el mundo editorial de la época, la sociedad y las casas de caridad. Mientras leía he aprendido un montón y eso es algo que suele pasarme siempre que leo novelas de Julie Klassen. Me parece muy entretenido cómo la autora intercala novelas dentro de la novela, por ejemplo. La religiosidad está muy presente e íntimamente ligada a los protagonistas, cosa que también es común en esta autora. La narrativa es ágil, romántica y tan interesante que hace que leas casi sin darte cuenta y que el libro se termine en seguida. Y lo terminas con una sonrisa en los labios y una sensación dulce porque el final es, sin duda, emotivo y precioso.

Sin duda, una lectura más que recomendada para todos aquellos fans de Jane Austen y su novela “Persuasión” y, evidentemente, para los que, como yo, adoren a Julie Klassen.

 

 

Comentarios (3)

  • Cynthia HJ

    29 Septiembre 2018 a las 13:09 |
    Me encanta esta escritora y, poco a poco, estoy haciéndome con todas las novelas publicadas en español. Ésta me la apunto para comprarla en cuanto pueda. Gracias por la reseña.

    responder

  • julia

    09 Octubre 2018 a las 02:20 |
    ESTOY EN UN PARATE DE LA NOVELA X QUE SE ME HACE TEDIOSA...... LA EMPECE A LEER X SUS CONSEJOS Y NO TERMINA DE ATRAPARME O SERA QUE NO SERA ESTA EPOCA PARA ESA NOVELA LA DEJARE ALLI Y LUEGO LA RETOMARE-

    responder

  • Adriana

    11 Octubre 2018 a las 09:11 |
    A pesar de estar bien escrita es Un poco lenta para mi gusto no termina de arrancar y se hace tediosa la lectura.

    responder

Escribir un comentario

Gracias por tu colaboración.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2019 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |