Julia Quinn - Una mujer rebelde

0.0/10 Rating (0 votos)

Crítica realizada por Linnea

La hermosa, terca y atrevida Henrietta Barrett no ha querido nunca seguir las normas sociales. Administra con mano férrea la fortuna de su tutor, viste con pantalones cuando le es posible y se hace llamar Henry. Todo un marimacho.

Al morir su tutor, todo va a parar a manos de un lejano pariente: William, un soltero cínico y arrogante que se queda pasmado al saber que ha heredado la propiedad y, lo que es peor, la responsabilidad de cuidar de una mujer.

Ella no tiene intenciones de dejar en manos de ese atractivo pariente la propiedad. Pero William decide que su obligación es cambiar los hábitos de Henrietta aunque ella se le oponga a cada momento. Y claro... surge la atracción entre ambos.

La protagonista de esta novela es guapa, terca, intransigente y nada estúpida. Sagaz hasta donde no se puede uno imaginar. Y marimacho, porque prefiere ir vestida como un muchacho y que la llamen Henry en lugar de adaptar su rol en la sociedad.

El personaje masculino es lo de siempre: libertino, cínico, orgulloso y cabezota. Un hombre que no tiene intenciones de casarse y abandonar su vida licenciosa. Pero deberá enfrentarse con un carácter tan fuerte como el suyo y a una mujer decidida a plantarle cara. Para él supone un juego, o un reto, conseguir convertir a "Henry" en la dama que piensa que debe ser. Y su pequeño juego se vuelve contra él, porque cuando ella se convierte realmente en Henrietta, se da cuenta de que está fascinado por esa belleza astuta e irritante.

Tengo que decir que el argumento no me llenaba demasiado, por eso de la típica muchacha que quiere aparentar ser un chico y demás para hacerse respetar. Y también por lo del libertino. Últimamente aparecen demasiados libertinos en las novelas y, a veces, cansan, aunque reconozco que son atrayentes y no me gustaría tampoco un tipo soso y sin gracia que cayera de inmediato en las garras de un amor platónico.

La novela es entretenida, dinámica y graciosa. Te va atrapando poco a poco y hasta te olvidas de la típica chica-chico y del libertino para lanzarte a la historia sin más pretensiones que pasarlo bien. Y lo consigues, claro.

Los personajes secundarios, buenos.

En fin, que aunque parezca una historia muy típica de esta época, te hace pasar unas horas estupendas y olvidarte de los problemas. Es lo que perseguimos cuando abrimos una novela romántica, ¿no es verdad?

-----------------------

Crítica realizada por Katemoon

Todo comienza en una apuesta entre amigos, ya presentados en otras novelas anteriores, que están felizmente casado, y que ven a Dunford, como se hace llamar su amigo, un libertino que rehusa sentar cabeza, pues no cree en el amor, algo que se dará vuelta una vez conozca a la mujer que le dará vuelta su vida, sus prejuicios, pero que principalemnte le dejará la cabeza en los pies.

Henrrieta Burretes una chica muy poco común: desde que su tutor murió, cuando ella tenía trece años, ha dedicado su vida a administrar las tierras, tan adoradas por ella, y para ello se ha acostumbrado a vestir pantalones y mostrarse más varonil que femenina.

Todo cambia cuando Duston hereda el Condado, y decide ir a conocerlo, descubriendo que una extraña joven cuya dedicación para mostrarle "el horible mundo de la granja" es constante, toda ella simpatía y naturalidad.

Los personajes son muy delineados por la autora,salvo el cambio inmediato de libertino a hombre de dedicado cuidado a su nueva pupila, que pocos meses atrás denigraba ese trato de caballero .

En el transcurso de convertir a Henry en una dama para presentarla en sociedad, se da cuenta de que ella emana una belleza superior a cualquier vestido, que basta con su temperamento, la sonrisa fácil y la amistad que han forjado para comenzar a sentir de ternura, a nececidad de estar con ella, y clro, tarde se da cuenta eso es "amor"

Henry, por su parte, ya estaba enamorada desde que acordaron ser amigos y nada más.

La pareja se siente fuerte en la lectura, la vibra, el feeling, es auténtico y no hay situaciones forzadas para que se necesite creer en esa relación.

Muy divertida, lloré sde risa con las ocurrencias de Henry. No es eltípoco personaje femenino, pero tampoco es tan extravagante para prohibirse sentir.

Una novela entretenida y muy fresca, yo le pongo un 4/5, pues he leído mejores de la autora. Pero en verdad, no tiene desperdicio!

 


Crítica realizada por Aysha

 

Hacía ya meses que no leía nada de Julia Quinn. Soy una apasionada de las novelas históricas, y aunque sus últimos libros no hicieron mucha mella en mí, con éste si que me ha engatusado.

Leído el resumen, ya vemos que es la "típica historia" de chica que aparenta ser chico y el gran protagonista se enamora de esa belleza y ,sobre todo, de esa personalidad tan extravagante para los tiempos que corren. He de decir, que me chiflan cuándo las protagonistas son más adelantadas a su época, se visten de hombre, y aunque no carezcan de modales no son finas damiselas, y que tenga tanto o más carácter que el protagonista.

Me enamoré de Dunford tan pronto leí unas cuántas páginas. La relación con sus amigos (Alex, Jhon) y sus respectivas esposas (Emma y Belle) es muy unida a la par que cómica. Por lo que creo, éste es el tercer libro (ambos amigos me parece que tienen el suyo, y si no es así deberían tenerlo). Pues sigo, que me lío. Dunford es un hombre inteligente, un calavera que las enloquece a todas pero todo un caballero. Lo que me chifla es su sentido del humor y la relación que establece con Henry.

Henry por su parte, es una mujer de armas tomar, con carácter e inteligente.Desde hace años se hizo cargo de la ha hecho cargo de la finca cuándo éstes murieron. Ella es bastante adelantada a su época, y me encanta que Dun (aunque con cierto recelo) le permita determinadas cosas. La química entre los dos tarda en salir a fuera. Y sí se ve cómo poco a poco los dos se van enamorando.

La trama en sí no tiene más por dónde sacar. Lo que más me ha gustado es cómo se conocen y cómo avanza la relación de ambos. ¡Lo que me reído! Las ideas y proyectos que ella a cabo, y él aún siendo tan inteligente cae en la mayor parte de las veces. ¡Buenísimo! Los diálogos entre ambos están cargados de ironía y humor. Lo malo, es que (o a mí se me hizo largo) alargaron para mi gusto la "estancia" en Londres. Y bueno, el "incidente" de la carta y el "malentendido" me parece que estaba de más. Estaba más que demostrado los sentimientos de ambos. Como siempre Julia Quinn, hace una lectura amena con descripciones muy bien definidas.

En general, me ha gustado mucho. Puede que no sea de los mejores, pero ¡lo que me he reído! Me quedo con la bonita amistad que tienen los protagonistas ¡es preciosa! Pues eso, que si queréis leer un libro que os haga reír, que tenga amor y pasión ¡éste es!

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |