Julia Quinn - Un romance adorable

Valoración:

Crítica realizada por Mariam

Libro 1 de la Serie "Cuarteto Smithe-Smith"

A estas alturas ¿quién no conoce el cuarteto de las Smythe-Smith? A lo largo de las diferentes novelas de Julia Quinn, mientras las parejas protagonistas de las mismas asistían a diferentes eventos sociales de la temporada en Londres, de vez en cuando se ha mencionado a las primas Smythe-Smith que "amenizaban" la velada musical que año tras año celebraban. No creo estar desvelando nada -quien más y quien menos ya las habrá conocido- saben de sobra que no son muy talentosas. Pero empeño no les falta y por ello estaba intrigadísima por leer esta novela. Confieso que me hacía gracia ver como pasaban a convertirse en las protagonistas de sus historias.

Un romance adorable es la novela que da comienzo a la que es, hasta la fecha, la última saga de Julia Quinn.

La familia Smythe-Smith además de ser notablemente conocida por las veladas musicales que ofrecen cada año durante la temporada en Londres (un acontecimiento esperado y temido a partes iguales) es muy numerosa. Las ramas de dicha familia se bifurcan repetidamente hasta el punto que incluso ellas bromean al respecto. Así, pese a que las jóvenes casaderas acaban contrayendo matrimonio siempre hay una prima soltera y sin compromiso que ocupe su lugar.

Honoria Smythe-Smith está desesperada por casarse. No precisamente por abandonar el cuarteto. Ella es de las pocas que disfruta del mismo, después de todo "es una tradición familiar". Pero siendo la menor de ocho hermanos y los seis mayores de los que la separan bastante años casados y Daniel fuera del país, tras protagonizar un escándalo tres años atrás, se siente muy sola. Lady Winstead, su madre, no ha vuelto a ser la misma desde que Daniel abandonara Inglaterra. Está muy recluida y desea retirarse a Bath. Así que Honoria espera, por fin, recibir esa ansiada propuesta de matrimonio que le permita formar su familia. Una familia que ansía sea tan ruidosa y numerosa como la suya propia lo era.

Pero tras varias temporadas no ha tenido éxito. Por ello comienza a desesperarse.

Para colmo no deja de encontrarse con Marcus Holroyd, el marqués de Chatteris, y mejor amigo de su hermano.

A diferencia de Honoria, Marcus fue hijo único y un niño solitario hasta que conoció a Daniel en Eton. Desde entonces se hicieron amigos inseparables y pasó a formar parte de la bulliciosa familia Smythe-Smith.

Así que cuando Daniel abandona el país le pide un favor que Marcus no puede dejar de cumplir: velar por Honoria y evitar que se case con algún idiota. Palabras textuales.

De modo que Marcus se ve obligado a trasladarse a Londres durante la temporada, asistir a tediosas reuniones y bailes, soportar a las damas que tratan de atraer su atención y sus rapaces madres -más peligrosas aún si cabe- para disimuladamente vigilar a Honoria.

En los últimos años ya ha tenido que espantar a algún que otro pretendiente indeseado. Y esta temporada...

bien en esta temporada todo puede pasar. Incluso que una pareja que parece simplemente soportarse porque son amigos de toda la vida, empiece a verse con otros ojos.

Empezaré diciendo que las novelas de Julia Quinn me gustan mucho. La razón principal es que si bien no son historias muy profundas ni que destilan originalidad, son divertidas y me hacen pasar un buen rato. Es el tipo de lectura que en ocasiones prefiero y que busco.

Ya comenzaba esta crítica diciendo cuántas ganas tenía de leer Un romance adorable.

Lo cierto es que creo que tiene muchos de los elementos que me atrapan y entusiasman en una novela romántica. Pero pese a todo ello no me ha atrapado como lo hicieran los Bridgerton o incluso otras sagas como los Bevelstoke.

Honoria y Marcus se conocen desde niños. Al ser la menor de ocho hermanos y Daniel el único a su lado -y más cercano en edad- Honoria lo perseguía a todas partes. Así que cuando Marcus aparece en su vida lo sigue del mismo modo.

Es divertido y tierno ver como ha cambiado la relación entre Marcus y Honoria. De hecho durante los primeros capítulos me divertí mucho con la novela. El reencuentro entre ellos sucede en una escena muy del estilo pintoresco y gracioso a los que nos tiene acostumbrados Julia Quinn. Aderezada con los diálogos ingeniosos y que te atrapan tan característicos de esta autora. Así que me entusiasmé, pero poco a poco la historia o más bien el poco dinamismo que, en mi opinión, hay hizo que me fuera desencantando.

Pese a que la novela no es muy extensa, en ocasiones la he notado un poco falta de ritmo.

Más adelante la novela recupera un poco esa dinámica de la temporada en Londres, aderezado con los encuentros y desencuentros entre Marcus y Honoria y la imprescindible velada musical de las Smythe-Smith. Pero si bien acepto todo esto, lo cierto es que creo que la novela carece de la chispa e ingenio de otras de Julia Quinn. Al menos para mí.

No puedo negar que es divertida, o tiene escenas bastante divertidas. Es interesante ver como va cambiando la relación entre Marcus y Honoria, sobre todo cuando él comienza a mirar con malos ojos a posibles pretendientes que no son malos partidos (incluso aparecen los Bridgerton) y como ella empieza a pensar que algo raro sucede para que Marcus siempre ande cerca.

No faltan algunos malos entendidos pero se aclaran tan rápidamente que no da lugar a que se prolongue un poco más la incertidumbre. No faltan escenas emotivas ni una complicidad palpable entre Marcus y Honoria. Esa complicidad es una de las razones por las que la historia me gusta. Pero pese a ello, como digo no me ha calado como otras. Pese a que es una pareja atractiva y la historia es a ratos alocada. Pese a que bajo la apariencia imprudente y atolondrada de Honoria se dice mucho más como sus sentimientos hacia la familia, las tradiciones, su lealtad...

Por ello Un romance adorable es una novela que a ratos me ha entretenido, a ratos me ha intrigado y a ratos emocionado, pero no está entre mis preferidas.

Me gustaría mencionar que me parece mucho más acertado el título en inglés "Just like a heaven", o lo prefiero, pese a que comprendo que la traducción Un romance adorable puede ser más comercial y estéticamente más bonita, pero creo que se pierde un poco el significado que tiene en la historia esa frase y transmite esa complicidad de la que hablo.

 

Crítica realizada por Anasy

Por alguna razón que desconozco, sigo leyendo todos los libros que Julia Quinn edita en España, no sé la razón, porque sacando la serie Bridgertton y unos pocos libros más, últimamente sus historias dejaban mucho que desear, al menos en mi opinión, pero no podía resistirme al primer libro de las más que famosas, Smythe-Smith, la curiosidad podía conmigo y para mi sorpresa, si bien no es un novelón, no me arrepiento de habérmelo leído.

Para las que leyeron a los Bridgertton pronto se darán cuenta de que esta historia va paralela a la de Colin y Penelope que salen casi de pasada por el libro pero que siempre es una bonito recordatorio de viejas historias. La Smythe-Smith de este libro es Honoria, que siguiendo la tradición familiar toca en el famoso cuarteto de música que todos los años desde hace dieciocho las chicas solteras de la familia Smythe-Smith interpretan para la velada anual que dan a la alta sociedad Londinense, unas veladas famosamente conocidas por destrozar los tímpanos de los oyentes debido a lo mal que tocan todas las chicas de la familia.

Honoria es una de esas primas que sabe que tocan mal, muy mal, pero que lo hace feliz por seguir la tradición familiar de tocar en el cuarteto hasta que se case. Viene de una familia unida donde todas sus hermanas son mucho mayores que ella y con un hermano, Daniel que aún llevándole siete años, se dedica a perseguir durante toda su niñez, a él y a su mejor amigo, Marcus.

Marcus será el futuro Lord Chetteris, hijo único y huérfano de madre, crece solo bajo los cuidados de preceptores y siendo ignorado por su padre, es un niño solitario, tímido que le gusta pasar desapercibido, sin amigos y que tampoco se le da muy bien relacionarse con los demás, hasta que entra en la escuela y se hace amigo de Daniel Smythe-Smith, a partir de aquel momento serán inseparables y Marcus empieza a pasar todas sus vacaciones en la casa de éste. Pasan los años y Marcus es uno más de la familia Smythe-Smith .

En la actualidad Daniel lleva tres años fuera del país y la relación de Marcus y Honoria se ha enfriado un poco, pero las circunstancias hacen que en poco tiempo eso cambie. Los dos se ven casi como hermanos, pero cuando empiezan a pasar tiempo juntos algo se altera entre los dos. Marcus siempre ha cuidado de ella a falta de Daniel, asistiendo a bailes que detesta y veladas que preferiría pasar en el campo, no se da cuenta de que lo hace por más que una simple promesa de cuidar a la hermana de su mejor amigo hasta que empiezan a pasar más tiempo juntos, Más o menos le pasa lo mismo a Honoria, deja de ver a Marcus como un hermano pero no está segura de lo que siente él o los motivos por los que pasa tanto tiempo con ella.

Es una historia muy sencilla, no de los mejores de la autora, pero no de los malos, si tiene un gran pero y es que la autora resuelve todo muy precipitadamente metiendo alguna escena con calzador y quitándole bastante chispa a la pareja, pero que tampoco desmerece el resto de la historia que sin grandes pretensiones, algunas bromas, mucho sentido del humor, rencuentros con viejos y ya muy conocidos personajes, y una pareja protagonista que se conoce de toda la vida, que se quieren desde siempre pero de una manera familiar y amigable hasta que los dos se dan cuenta de que sus sentimientos van cambiando y modificando la perspectiva que tienen el uno del otro te hace pasar un rato muy agradable y simpático.

Bueno.

 

Crítica realizada por Dougless

1º de la Serie: "Smythe-Smith Quartet"

Honoria es un Smythe-Smith, de las veladas musicales tan horrendas que hemos ido conociendo en los otros libros de la autora. Ella sólo ha tocado un año en el cuarteto, el año pasado, y se está preparando para otro. Lo suyo es el violín, y aunque sabe que es muy mala , musicalmente hablando, lo hace con una sonrisa en la cara durante todo el concierto. Es la pequeña de la familia y ahora mismo se siente muy sola. Sus hermanas mayores se han casado y su hermano Daniel, al que más unida estaba, ha tenido que abandonar Londres hace unos años . Desde entonces su madre se ha recluido y la ha dejado un poco de lado. Ya ha pasado por una temporada y aunque creía que alguno de sus pretendientes se iban a declarar no ha ocurrió así. Ahora empieza otra temporada y está decidida a encontrar marido, quiere tener su propia familia y una casa llena de risas y alegrías, no el silencio que la acompaña ahora.

Marcus Holroyd, conde de Chaterris, es amigo de su hermano Daniel y compañero de ella de sus travesuras de niñez. Es un ser solitario y muy tímido que creció sin hermanos ni primos, sin el cariño de su padre y que encontró en Daniel su amigo de alma y en su bulliciosa familia una aceptación que necesitaba mucho.

Casualmente se encuentran cuando Honoria está de visita en casa de una amiga que es vecina de Marcus y ahí surge otra vez esa amistad. Un inconveniente tras un accidente hacen que Honoria corra rauda y veloz al lado de Marcus, el cual está gravemente enfermo. Entre Honoria y su madre consinguen ayudarle y en el proceso nuestros protagonistas descubren que están enamorados.

¡Qué ganas tenía de leer este libro! Y es que la autora nos ha "torturado" en muchos otros libros sobre la velada musical de los Smythe-Smith, que me apetecía conocer la forma de pensar y ser de esas infelices criaturas que atemorizaban a todas con sus violines y piano. Me ha gustado la historia ,más que nada por su sencillez y ternura. La trama no es nada complicada , lo que salva el libro son los diálogos, sobre todo los de Honoria que son divertidos, amenos y esclarecedores. Es la historia de un amor tranquilo, tierno y muy dulce, de esos de poquito a poco.

Los secundarios dan mucho jugo a la historia , brevemente aparecen Gregory y Colin Brigderton, las otras primas Smythe-Smith, son de risa, unas deseando casarse para salir del cuarteto y otra pobre que de verdad cree que tiene talento. Daniel , la madre de Honoria e incluso la institutriz de sus primas son otros personajes que creo que pueden dar mucho juego en otras historias.

Veamos, una historia sencilla , con diálogos amenos y divertidos, con un protagonista que sale del cascarón, por así decirlo, gracias al amor y una protagonista que sin ser nada del otro mundo consigue llevarse el gato al agua, en este caso un conde, gracias a su sencillez y a su honestidad y a una forma de ser muy poco convencional para esa época.

Para pasar una tarde divertida y entretenida y te deja una sonrisa en la cara. No es ningún novelón pero a mí me ha gustado porque he encontrado lo que quería en esta novela.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |