Julia Justiss - El honor de mi dama

Valoración:

Crítica realizada por Mailo

¿Quién era aquella mujer? ¿Un doncella recatada... o una descarada aventurera?

Al conocer a la joven dama que había deslumbrado a su mejor amigo, Gilen de Mowbry vio algo sorprendentemente familiar en ella. Pero tan recatada señorita no podía ser la gitana de ojos violetas que había bailado para él a la luz de una hoguera... y que desde entonces se había hecho dueña de sus sueños...

Desesperada por huir junto a su hermano de los malévolos planes de su primo, Gwennor Southford había aprovechado la ocasión de marcharse con una caravana de gitanos. Sólo una cosa se interpondría después entre ella y la seguridad de un matrimonio perfecto: los inolvidables momentos que había pasado junto a Gilen de Mowbry...

Empiezo a hacerme un lío con los títulos de las novelas románticas. Yo juraría que ya me he leído un par de ellas con este título o uno tan similar que se me cruzan los cables. El honor de mi dama, El honor de una dama, El honor de la dama... Digo yo que no parece muy complicado poner a las novelas, sobre todo a las romántica, un título que no se repita con otras, porque como además las lanzan en distintas ediciones y cambian la portada, al final acabamos comprando el libro repetido. Particularmente me sienta como un tiro gastarme el dinero y luego ver que ya lo tengo. Al final tendremos que ir al Corte Inglés con una lista, como cuando vamos al super, para no traer azúcar cuando ya tenemos seis kilos en casa.

Bueno, al margen de mis elucubraciones, como no me acababa de sonar el argumento decidí leerla. Menos mal, ésta no la había leído.

Aunque ya han caído en mis manos novelas en las que la protagonista se fuga con gitanos para escapar de algún problema y se da de narices con un libertino y encantador aristócrata, la novela no me ha defraudado. Eso sí, me ha fastidiado que se la confunda durante buena parte de la novela con una perdida.

A la protagonista están a punto de casarla con un hombre al que no ama, bastante mayor que ella. No le ilusiona, desde luego, la situación, pero piensa en su hermano, con dificultades, y que podrá tener un hogar decente. Luego descubre que no es tan buena la idea como parece, que se va a meter en un jaleo del que no podrá salir porque estará atada de por vida, y que su hermano no va a estar mejor, por eso escapan decididos a llegar a casa de un familiar en Harrowgate. Como no les cabe duda de que su deleznable primo va a seguirles la pista, la única solución que ven Gwen y Parry, su hermano, es viajar en una caravana de gitanos.

Gilen de Mowbry es el vizconde de San Abrams. Una noche, acompaña a sus amigos a un campamento gitano con el fin de pasar un rato divertido, flirtear con las mozas y, si la cosa sale bien, retozar con alguna. Son los típicos aristócratas aburridos de todo que buscan diversión donde la encuentren.

Hasta aquí, la novela me ha recordado otras ya leídas.

Gilen conoce a la protagonista. Ella es hermosa, altanera, decidida y violenta. Sin poder remediarlo se siente enormemente atraído por esa mujer que le quita el aliento y a la que consigue besar. Digamos que se queda fascinado por ella pero cuando va a buscarla de nuevo ha desaparecido. La caravana ha partido y con ella la bella muchacha que le ha enamorado. Por descontado, ni se imagina quién es y mucho menos que ha emprendido viaje para ir a casa de su tía Alice.

Gwen es una protagonista realista. Una vez establecidos en Arrógate se da cuenta de que su única salida es encontrar a un hombre que quiera desposarla. Pero no quiere a cualquiera, pide al menos que sea una persona respetable y galante, no un mezquino acaparador que reste su libertad.

Aquí es donde entra otro personaje que tiene cierta importancia en la historia, Jeffrey Masterson. A Gwen le parece adecuado, es joven y atractivo y parece buena persona. Lo que ella no sabe es que este hombre es amigo personal del que le robó un beso aquella noche, Gilen.

Por fortuna o desgracia, Gilen la reconoce cuando se reúne con su camarada.

Es esclarecedor ver que el protagonista, con la excusa de proteger a su amigo de aquella zorra sin corazón, porque está convencido de que no es otra cosa más que una aprovechada, intenta separarla de él, pero con sus propios fines. Hasta la amenaza de contarlo todo. Gilen se convierte en una pesada carga para Gwen, pero así y todo no puede evitar sentirse atraída por él.

Sí, es posible que la historia esté algo trillada, que ya hayamos visto a unas cuantas chicas de buena familia que se esconden entre los gitanos, que hayamos encontrado también muchos aristócratas embelesados con ellas y que al final averiguan que no son lo que parecen y que se han confundido en sus apreciaciones. Pero esta autora narra los sentimientos de un modo inmejorable y eso la hace distinta.

Es una novela de anhelos, de dudas y de romance. Todo lo que se pide en una historia de este género. Posiblemente hay demasiados encontronazos entre los protagonistas, pero a fin de cuentas es lo que agrada, al menos a mí, que haya tensión en la novela, que discutan, que incluso se alcen la voz, porque eso demuestra que están locos el uno por el otro y que ambos quieren mantener su independencia como personas. Francamente, cuando un protagonista se deja amilanar por el otro me resulta poco creíble, es posible que yo tenga mal genio y me meta demasiado en la novela. Como yo no me dejaría anular, ni creo que haya que anular al contrario, tampoco me gusta verlo reflejado en las novelas.

No la pondría un 10, pero hace pasar un buen rato, no decae la historia, te mantiene entretenida y pendiente de cómo va a solucionarse el enredo. Yo no pido mucho más cuando leo romántica, simplemente pasar unas horas de entretenimiento, soñar y que esté bien escrita.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |