Jule McBride - Hechizo de deseo

Valoración:

Crítica realizada por Rosamoni

La vida de Signe Sargent era perfecta. Vivía en Manhattan, donde tenía unas amigas estupendas, un nuevo empleo y un fuerte encaprichamiento. Pero parecía que al guapísimo Garrity, el soltero más codiciado de la Gran Manzana, no le afectaba el poder de seducción de Signe; así que, para divertirse un poco, decidió hacerle un hechizo de amor.

El resultado fue increíble porque esa misma noche consiguió llevárselo a la cama... Pero resultó que se había equivocado de hermano. James era un simple guarda forestal, no un ejecutivo de altos vuelos. Mientras tanto, James no podía creer cómo había podido enamorarse de la sexy Signe después de pasar con ella solo una noche.

Signe vive en Manhattan y adora trabajar en el Museo, a pesar de haber estudiado para ello la única forma de alcanzar sus sueños es trabajar en él aunque sólo sea de camarera, seguro que codeándose con la gente del museo podrá al final conseguir un trabajo y realizar sus sueños, en la nueva inaguración de una exposición el director confía en ella para que conecte la alarma, y todo parece estar resultando hasta que roban la estatuilla de Eros, ahora es una posible sospechosa, pero bueno si no consigue trabajar en el museo quizás pueda conseguir su otro sueño que Georgeus Garrity el multimillonario soltero de la ciudad caiga rendido a sus pies, y quizás con un hechizo pueda conseguirlo o quizás sólo consiga a un maravilloso guardabosques.

James trabaja de guardabosques, es feliz y tiene todo lo que desea hasta que una noche una maravillosa mujer acaba en su cama, una noche de pasión y cae rendido a sus pies, pero ella desaparece como Cenicienta, lo mejor será buscarla y comprobar si sólo ha sido un sueño o es el amor de su vida.

No hace mucho lei un libro que rememoraba la historia de Cenicienta y todavía tiemblo al pensarlo, y después de aquella terrible experiencia cuando en esta novela volvió a salir el dichoso nombre ¿por qué no salí corriendo? Pues no lo sé hay errores que se pagan muy caros.

Estamos ante otra historia que no tiene ni pies ni cabeza o por lo menos a mi me lo ha parecido. Signe es una snob con unas ideas a su entender maravillosas, ha estudiado una carrera para trabajar en un museo pero ya que por su brillantez no puede conseguirlo qué mejor que entrar como camarera, ganarse la confianza sirviendo lo mejor posible al director del museo y que éste en un alarde de confianza sin limites la haga encargada de conectar y desconectar la alarma de la exposicion. Aquí ya me puse a llorar, ¿pero qué inepto puede hacer eso? ¿alguien lo encuentra creible? Pues yo no, por muy bien que le sirva el café, o le haga el bocadillo con doble de queso como mucho se puede ganar una buena propina pero de ahí a confiar millones de dólares en una camarera pues ...
Total que la maravillosa Signe esa mujer que desata confianza allá por donde sirve sus geniales desayunos dejando a todos boquiabiertos con sus destacados conocimientos en el mundo del arte ya sea moderno o antiguo decide que además de conseguir un puesto en el museo desde ese puesto destacado también puede conseguir un buen marido, un hombre apuesto y sobre todo muy rico ya que ella se merece todo y más, y es que yo no sabia el poder de la cafeina, de echo ya casi lo ha conseguido porque el mecenas de la exposición le ha dicho hola y le ha sonreido, ella bate las palmas porque lo tiene casi en el bote, ahora junto a sus amigas decide ir a un parque natural y lanzar un hechizo de amor, ahhhhhhhhhhhhhh solo de recordar la escena se me ponen los pelos como escarpias. Pero algo ha salido mal no es el maravilloso mecenas sino un guardabosques, mejor correr y no mirar atrás porque una puede tener un tropiezo pero no cargar con alguien que no merece a tan magnifica mujer.

James, otro que de la cueva sale, trabaja como guardabosques porque es feliz, y una noche de repente una magnifica mujer con una trompa de caballo aparece en su cama, y él piensa que a caballo regalao no le mires el diente, no pasa nada porque tenga la borrachera del siglo y no sepa ni quien es, una noche de pasión es una noche de pasión, y si alguien te ofrece algo es de muy mala educación no cogerlo. Al día siguiente su fiera visitante desaparece, ella y su resaca salen por la puerta, pero no pasa nada el amor ha llamado a su puerta y si tiene que ir a Manhattan y conquistar a esa mujer pues lo hace, porque para eso es un millonario camuflado, y aunque sepa que es una cazafortunas, trepa, snob, que solo quiere a un hombre por lo que le puede aportar, el amor es así, ciego ante los pequeños defectos de esa magnífica mujer.

Dos personajes que me han caido fatal, ella va de glamurosa por la vida y es más pobre que las ratas, con unos aires de grandeza que no se los acaba, y él por ella cambiará toda su vida, dejará la vida y el trabajo con el que es feliz para ser lo que nunca ha querido, el heredero millonario que la haga feliz, le pedirá perdón por ser tan sencillo e intentara conquistarla a golpe de talonario.

Bueno creo que se podrá ver aunque, haya sido muy sutil, que no me ha gustado nada, una novela aburrida, no creíble, unos personajes idiotas hasta decir basta, una historia que no se sostiene, unos diálogos que dan ganas de llorar, para mi el nuevo bestseller del invierno. Un nuevo ejemplo de lo que no debe hacer una autora si quiere escribir una novela que se deje leer.

Sé que las novelas son ficción, que algunas incluso necesitan un auto de fe, pero ya ésto es intentar que comulguemos con ruedas de carro.

Valoración: Muy malo. Del 1/5 le doy un negativo. 


Crítica realizada por Maesfe70

Cuando ya creí que con la lectura de Capulela, la mágica obra salida de la pluma de la insigne Liz Fielding, había tocado techo en cuanto a lectura de bodrios infumables y torreznos truñeros se refiere, llega Rosamoni, (¡que poco me quieres, guapa!) y me envía este pestiño, malo cual cólico nefrítico, que me ha tenido al borde del suicidio en varias ocasiones y que me ha obligado a hacer testamento antes de tiempo por si me daba por hacer balconing desde el cuarto piso.

Vayamos con los personajes:

Signe Sargent. ¿Que podríamos decir de esta mujer maravillosa llena de inquietudes cuyo mayor deseo es trabajar en un museo aunque sea de camarera y casarse con un millonario aunque sea mediante un hechizo? ¿Que sufrió de falta de oxígeno en algún momento de su vida? ¿Que es idiota total e irrecuperable?

James Garrity. La alegria de la huerta. El hombre que se hizo a si mismo, consiguió lo que quería y lo perdió por una imbecil. Un sinsustancia, un sincerebro, un sinpersonalidad propia, ¡un tonto a las tres!

El detective Perez, que no se porque cada vez que lo nombraban me acordaba del Ratón Perez, un ratón de comisaría muy listo, muy listo, que sabe siempre cuando le miente la protagonista pero es incapaz de encontrar una figura que por lo visto da una potencia sexual de escándalo al que la posee.

Las tres amigas lelas de la protagonista. ¡Que Dios me libre de tener amigas como estas! Son unas gorronas que sólo quieren colarse en las fiestas a las que nadie las ha invitado para ponerse tibias de canapés y mojitos y conseguir números de teléfono de ricachones que las retiren de la pobreza y las pongan chacha y las den una visa oro. Y para demostrar lo buenas amigas que son llevan a la protagonista a un encuentro del tipo de los que se realizaban en las cuevas de Zugarramurdi con caldero, hechizo, escobas y toda la parafernalia.

El hechizo. Aqui fue donde intente meterme en el microondas pero era físicamente imposible. Si hubiera habido un modelo como para que yo cupiera dentro me hubiese ido a la tienda de electrodomésticos más cercana y lo hubiera comprado sin dudarlo. Decenas de mujeres haciendo el lelo echando maldiciones a ex-maridos y ex-novios o haciendo conjuros ridículos para casarse con tipos que no saben ni que existen, bebiendo como cosacas y tirando al fuego llaves de coche de maridos picaflores y mechones de pelo de novios calvos con la esperanza de que el matojo vuelva a salir.

Con las escenas sexuales salí escaldada (ahí fue donde intenté meter la cabeza en el horno pero es eléctrico y la muerte hubiera sido demasiado dolorosa y no me la merezco, si lo hubiera tenido de gas hubiese salido en las páginas de sucesos de los periodicos y en el telediario de la tarde)
La moza se tira al guardabosques en la caseta del guardabosques, pensando que está en la suya, la trompa que llevaba era de aúpa. El se la tira porque a nadie le amarga un dulce pero ete aqui que se enamora en tres horas y media, y posteriormente ella abandona su nido de amor en pelotas saltando entre las madreselvas durante kilómetros hasta llegar a su casita como Caperucita. Me encantó la casa de ella, en la que tambien se la tira ¡como no! con el salón decorado en rojo puticlubero, muebles rojos, adornos rojos pero con cortinas de colorines tipo Dora la exploradora, las amigas la ayudaron a decorarlo, ¡a tirarse al pantano mas cercano con una piedra atada a los pies las ayudaba yo!

La trama detectivesca. Tiene menos sustancia que un pedrusco.

Los diálogos. El de un peque de tres años tiene más recorrido verbal, más consistencia, más inteligencia y más fluidez que el de todos los protagonistas juntos

Vamos, que me ha encantado como podeis ver. Podemos subir a Julie McBride al firmamento de bodrieras del siglo XXI.

Es un pestiño, un atentado contra el sentido común, una caca mierdosa que no hay por donde cogerla, un cólico miserere, un horror, una pesadilla de la peor clase, la cagarruta de una gallina moribunda....

Mi puntuación : Un cero como un castillo de grande ¡¡por Dios!!

 


Crítica realizada por Mary Jo

 

No voy a relatar la sinopsis del libro, ya que mis dos antecesoras lo han hecho muy bien y mis sucesoras lo harán mejor. Me vais a permitir ponerme la piel del lobo.

En las sociedades prehistóricas, la figura del Chamán era sumamente importante. No era un ser con poderes sobrenaturales, sino un individuo dotado de una sensibilidad extraordinaria, de una gran psicología y de una teatralidad fuera de lo común. Capaz de declamar con sentimiento los diálogos de su historia, de una puesta en escena inaudita, tanto que para el simple común era un ser tocado por los dioses. En las largas noches invernales en las que los miembros de la tribu no podían salir de la cueva, la función del chamán consistía en trasmitir la historia no escrita de la comunidad, leyendas y sucesos que no solo entretenían sino que además enseñaban algo.

El escritor de hoy en día es el sucesor del chamán, nos crea de la inmensa nada, un historia deslumbrante, es capaz de dar vida a unos protagonistas creíbles que casi son de carne y hueso, el escritor es ese ser mítico que dedica horas y horas a mimar su obra, a indagar sobre el tema del que va a hablar, a crear personajes inolvidables, para llegar a mi y proporcionarme horas de inmenso deleite.

Y si el escritor es importante, un libro es un objeto sublime. Es ese instrumento celestial que me entretiene, al que dedico muchas horas de lectura, y el que me cuesta una parte importante de mi presupuesto, que tan duramente me cuesta ganar.

Y todo esto viene, por que cuando encuentro que un autor/a no se ha tomado en serio su obra, cuando me utiliza para ganar un dinero fácil, un dinero que a mi me resulta difícil ganar, me siento herida en lo más vivo.

Hechizo de deseo es una novela mala, escrita por alguien para ganar unos euros y pasar sin pena ni gloria y vivir del cuento.

Es un libro plagado de errores. Erratas gramaticales me he encontrado muchas. Un artículo femenino acompañando sustantivos masculinos, repetir la misma palabra tropecientas veces en el mismo párrafo, tanto que la lectura resulta redundante, algo que ya en primero de EGB mi profesora Sor Adelina no se cansaba de repetir que no debíamos hacer al escribir una redacción. En varias escenas a la protagonista se le cambia el nombre y de pronto se llama Jessica, o tiene una doble personalidad o ni siquiera se han preocupado de corregir el manuscrito. La traducción es mala, malísima.

Normalmente no soy una persona que se dedica a consultar en google mientras va leyendo, pero cuando la historia trata de un tema que conozco, como es Egipto y se cometen errores garrafales me salen ampollas.

Si, ya estaréis temblando y pensando ya viene la pesada a darnos una clase de egiptología. Pues si.

La famosa estatua de madera que desaparece nos la hacen pasar por egipcia. No hay ningún Eros del Nilo. Sí hay un símbolo de dios de la sexualidad en Egipto, es el dios Bes, cuya imagen es de un enano deforme y que es más bien un dios protector.

Los egipcios no tallaban la madera, principalmente por que no tenían. Si hay algo que les sobraba era piedra. Granito, gres, mármol e incluso la fayenza eran los elementos en los que tallaban sus estatuas y sus dioses. ¿Resulta tan difícil abrir el google y comprobarlo?

Pasemos a los protagonistas.

La autora ni siquiera se ha molestado en dotar a su héroe de personalidad, ni de sentimientos, es un ser frio e inanimado. Aparece en las escenas junto a ella porque nos dicen que ahí está, no por que lo notemos. Solo se de él que le sientan tan bien los vaqueros y las camisas de cuadros como los trajes de Armani. Que adora a los felinos y que tiene su casa llena de gatos. Ah, y que es carne de forense, por tonto, por acostarse con una desconocida que entra en su casa a oscuras, y que podría ser una asesina en serie con fijación por los guardabosques.

Ella. Es la persona mas insufrible, cansina, superficial, anodina, irritante, antipática, trepa.....etc, que me he encontrado en la romántica, tal vez exceptuando a otra palurda, Cenicienta. La autora no se molesta en crear una protagonista creíble, que nos provoque ternura o empatía, todo lo contrario, son nauseas lo que provoca. Le he cogido tal manía que le daría de collejas.

Se ha de tener mucho cuidado con lo que se pone por escrito, hay mentes muy frágiles que pueden creérselo todo. La imagen que la autora nos da de la sociedad de hoy, es que si quieres llegar a algo en la vida, no estudies una carrera, no pases años trabajando en museos menores y creándote un nombre dentro del mundo académico, no, trabaja de camarera, ponte blusas ajustadas, y en cuestión e semanas el director del museo te ofrecerá el trabajo de tus sueños. Coquetea con millonarios petulantes que te lleven a tener todo lo que te mereces en la vida y si encuentras un buen tipo, solo acuéstate con él.

Los secundarios son para echarles de comer aparte. Las amigas otras idiotas como la protagonista. La autora se las carga después del primer capitulo, porque no vuelven a aparecer más. A mi me decoran el piso así, y les retiro la palabra por siempre jamás.

La familia del incauto. Insostenible. El padre es tan inanimado como el hijo, se merece lo que tiene y mas. La madre es un incordio que solo echarle el ojo encima a la acompañante del hijo ya la adora, cree todo lo que ésta le cuenta, y la invita a casa de la hija a pasar el fin de semana. El hermano del susodicho, se pasa semanas coqueteando con la Signe ( ¡por dios! Que clase de nombre es ese? ) Y cuando la tiene delante en una mesa no la reconoce.

El detective Pérez. ¿Alguna de las que ha leído este bodrio, no encuentra parecido entre el detective de marras y el actor que protagoniza La pantera Rosa???. Por que yo si, imaginaros entonces el papel del detective.

Me siento dolida, herida y muy enfada, por que estoy segura que en alguna parte, hay una persona que porta bajo el brazo un manuscrito de una historia preciosa, digna, elegante, y romántica a más no poder. Y no se la editan, por que algún descerebrado de alguna de las tropecientas editoriales que ha visitado ya, considera que no es vendible porque los protagonistas no se encaman hasta la pagina 148 cuando ya están verdaderamente enamorados, y no en la segunda hoja y además en la escena no están involucradas ni cuerdas, ni látigos, ni amos, ni hechizos. Y las lectoras nos la perderemos, y seguirán vendiéndonos estas idioteces, y mi chamán se acabará dedicando a vender estanterías en el IKEA.

Mi valoración, muy negativo, 0.005 y porque la portada me hizo rechinar los dientes cuando la vi.


Crítica realizada por Dougless

Llevo tiempo intentado encontrar las palabras para describir la sensación que me ha dejado el libro porque ya adelanto, desde ahora, que el libro va a ser muy difícil de explicar.

Y es que cuando llevaba apenas 8 páginas ya salió la palabra Cenicienta, ¿cómo no salí corriendo entonces? ¡Si hasta pierde un zapato!
La trama, creo, ha quedado clara ya.

Lo que quería expresar y dar a entender la autora creo que lo he pillado, y digo creo porque es todo tan lioso que la final ya no sabes por dónde va a salir. Me parece que la intención y la moraleja era que el amor supera todo lo esperado, que el dinero no es importante si hay amor y que a veces nos dejamos llevar por lo superficial pero que a la hora de la verdad no importa tanto.

A ver chicas, ella Signe (menudo nombre) es una chica normalita que ha estudiado Bellas Artes y Biblioteconomía (¿eso existe?) y quiere hacerse un hueco en el Museo de Nueva York. Sus aspiraciones en la vida son: trabajar en el museo y conseguir que un ricachón se fije en ella y vivir la gran vida como ricachona también.

Tiene unas amigas originales y muy dispares y como se cree la mojigata de todas decide sacar los pies del tiesto y echar un hechizo a rico de turno. La escena de la cama, con ella borracha y él medio dormido y los dos pensando que estaban con otra persona es memorable… ¡¡¡¡Aaaaaaahhhhhhhhh!!!! ¡Que escena tan ridícula y espantosa!

Resulta que se acaba acostando con James, un simple guardabosques y claro, aunque está sexualmente satisfecha no es el ricachón que esperaba por lo que huye como alma que lleva el diablo ¡¡desnuda!!

James, otro que tal baila, resulta que sí que es rico pero prefiere hacer su vida aparte de su loca familia y después de una noche (a oscuras) con Signe cae rendido a sus pies (y eso que pensaba que era otra) y la sigue a la ciudad.

La escena de la cena en familia ¡¡¡Dios mío!!! Casi caigo redonda de la cama de la absurda que puede llegar a ser; diálogos sin sentido, todos hablando al mismo tiempo y yo que sé porque pasaba las paginas como en un limbo, no hacia mas que preguntarme ¿De verdad publican esto? Me parece que no he sido capaz de coger el punto al libro y sí, creo que sé lo que la autora quería contar pero siento decir que no lo ha conseguido, la historia es absurda, los diálogos son pobres, los secundarios, bueno, los secundarios mejor no hablar porque entonces nos tiraríamos aquí todo el día.

Queda dicho que después de un par de días juntos ella empieza a pensar lo de “que pena que no sea rico”, “sino fueses un simple guardabosques …” y él, zorro, callado e intentado evitar a la familia, ¿pero no ves que sales de Guatemala y te metes en Guatapeor?

Lo del hechizo lo dejo para que lo cuente otra, basta decir que la pobre Sig decide ser sincera y deshacerlo ….

En fin, me dejo mucho en el tintero pero no quiero destriparlo todo, hay que dejar algo para las que vienen detrás, jajaja.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |