Johanna Lindsey - Un corazón por conquistar

Crítica realizada por Kkekka

Tiffany Warren está a punto de casarse, pero no por amor sino para poner fin a una enemistad. A regañadientes, viaja al Oeste para encontrarse con su padre y con el hijo mayor del enemigo de este, el ranchero Hunter Callahan. La unión entre Hunter y Tiffany está destinada a que los Warren y los Callahan dejen de disputar por una parcela de tierra.
Pero el tren en que viaja es atacado, y durante la confusión Tiffany aprovecha la oportunidad para adoptar la identidad de la nueva ama de llaves de su padre, lo que le permitiría vivir con el progenitor al que nunca ha visto y evaluar su auténtico carácter, y también el del vaquero vecino con el que está comprometida...

No he leído muchas novelas de la Lindsey. Y he de decir que las que he leído, salvo una, me han gustado todas. Esta no es una excepción.

La historia en si no es complicada. Una antigua enemistad familiar que pretende saldarse con un matrimonio entre dos jóvenes que no se han visto en su vida. Pero la dificultad no solo radica ahí, no. Lo difícil es que él es un chico de rancho y ella criada en el Nueva York de la época y llena de todos los prejuicios que se pueden tener hacia una vida rodeada de reses y barro.
Tiffany fue sacada de la casa familiar cuando su madre escapó del rancho y del lado de su marido. Los motivos de esa huida han permanecido siempre en secreto, pese a que siempre ha mantenido que ama a su marido y que jamás se le pasaría por la cabeza el divorciarse para poder rehacer su vida al lado de otro hombre.

Los hijos varones del matrimonio se quedaron a vivir con el padre y de vez en cuando viajaban a la ciudad ver a su madre ya su hermana. Pero la ausencia de su padre y la falta de noticias de este hicieron que Tiffany creciera sin sentir mucho cariño hacia él.

Por todo esto cuando llegó la noticia de que tenía que casarse por obligación con el hijo del dueño del rancho vecino para así mantener la paz, no le sentó muy bien. Pero en el viaje un asalto le dio la oportunidad de trastocar todo un poco. El destino hizo que se pudiera hacer pasar por ama de llaves yendo a parar a casa de su prometido y de ese modo coincidiendo a todos tal y como eran en realidad, sin darles tiempo a engañarla. Aunque puede que no saliera todo como ella creía.

Lo cierto, es que me lo he pasado muy bien leyendo este libro. Una historia sin sexo, sí con atracción y muchos piques. Acostumbrada a los libros con escenas de cama cada diez páginas ha resultado agradable encontrarme una lectura como esta, donde priman los personajes, sus sentimientos y sus reacciones.

El lío en el que se mete Tiffany con tal de no ver a su padre y enterarse de cómo es aquel con quien la quieren casar tarde o temprano la tenía que estallar y quieres ver por dónde sale todo. Te entretiene y engancha. Y no solo por la historia de la pareja principal, quieres saber qué pasó con los padres, te interesa la historia completa.

Johanna Lindsey ha creado un mundo en el que te metes y poco a poco vas cogiendo cariño a esos personajes. A esa familia que un poco te recuerda a las imágenes de “Siete novias para siete hermanos” cuando ella llegó a aquella casa destrozada y llena de polvo por todos lados y había que arreglarla de arriba abajo. Solo que aquí la que llega es una señorita que no sabe ni lo que es una escoba.

Puede que no sea el mejor libro de la autora, de eso estoy segura. Y muchas de las lectoras asiduas tienen libros suyos escondidos en un rinconcito muy especial de su memoria. Pero esta historia es entretenida y el personaje de Hunter es un pícaro con el que te ríes, sobre todo cuando hace de rabiar a “la pelirroja” y la provoca para sacar su temperamento.Como digo es una historia de corte clásico y que puede que no sorprenda, pero sí entretiene y se agradece.

Mi valoración es un 4,4/5

 

 


Crítica realizada por Anasy

 

Con Johanna Lindsey nunca sé que encontrarme, una historia maravillosa, un libro sencillo o un tremendo bodrio, por eso siempre voy con pies de plomo con ella y me gusta decir que esta vez acerté al comprarlo, no es de los mejores libros de ella, pero si es un libro sencillo, ameno y entretenido.

Los Warren y los Callaham son dos familias enfrentadas que tienen sus tierras lindando unas con otras, el enfrentamiento de estas dos familias viene de largo y cuando los hijos de ambas familias son pequeñas se acuerda un compromiso entre la hija de los Warren, Tiffany, y el mayor de los Callaham, Hunter para sellar la paz. Y ahora años más tarde ambos jóvenes tendrán que cumplir el compromiso que sus padres acordaron por ellos.

Tiffany ha crecido en New York junto a su madre y separada de sus hermanos y su padre, está acostumbrada a los lujos y a la alta sociedad llena de comodidades , postín y apariencias. Tiffany no quiere volver al oeste ni casarse con un vaquero desconocido pero promete a su madre que pasará dos meses en el oeste para darle la oportunidad de conocerlo y decidir si llevan a cabo el enlace. Pero las cosas se tuercen un poco en el viaje y cuando llegan al pueblo de ambas familias Tiffany urde un plan que le permita conocer a su prometido sin que sepa que ella es la hija de los Warren y de paso evitar el encuentro con su padre.

Así es como se hace pasar por el ama de llaves que esperaba su padre pero en casa de los Callaham que siempre están dispuestos a quitarles algo a los Warren. Cuando Tiffany llega a la casa se enfrenta al abandono de ésta desde que la señora está convaleciente, la falta de personal doméstico, la poca ayuda que va a tener y sobre todo se enfrenta a su inutilidad e ignorancia en las labores domésticas.

El que más parece divertirse con esta situación es Hunter, el mayor de los hermanos, el más risueño y desenfadado y también el más guapo, su prometido aunque él no lo sepa, aunque desde el primer momento Hunter intenta conquistar a la joven ama de llaves que le hace mucha gracia y que lo tiene cautivado.

La historia transcurre en unas semanas donde Tiffany tendrá que aprender a ser una sirvienta, y las labores del hogar, con mascotas singulares, esquivar a su propia familia, y sobre todo lidiar con un prometido que es encantador , que la hace reír y le provoca sentimientos no deseados ya que sigue convencida de volver al este y a la vida que siempre ha llevado.

Es una historia sencilla, sin sobresaltos ni pretensiones, entretenida y amena que tiene algún fallo como desperdiciar un excelente personaje como es el señor Grant o el motivo de la separación de los Warren, un poco traída por los pelos, pero en general es un libro que me ha gustado mucho porque ha cumplido su cometido, entretener y hacerme pasar un buen rato.

Un bueno alto.

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |