Joan Lindsay - Picnic en Hanging Rock

Crítica realizada por Anasy

Febrero de 1900. Un grupo de alumnas del selecto colegio Appleyard para señoritas se dispone a celebrar un picnic el día de San Valentín.

Lo que empieza siendo una inocente comida campestre se torna en tragedia cuando tres niñas y una profesora desaparecen misteriosamente entre los recovecos de Hanging Rock, un imponente conjunto de rocas rodeado de la salvaje y asfixiante vegetación australiana. La única chica que logra regresar, presa de la histeria, no recuerda nada de lo sucedido. Considerada una de las más desazonantes novelas de culto de la literatura anglosajona, Picnic en Hanging Rock dio lugar a una aclamadísima película de Peter Weir, que contribuyó a incrementar el éxito de una obra ya mítica. Jamás se reveló si los hechos narrados fueron reales o no, y ese ambiguo e intrigante juego alentó la aparición de una legión de seguidores que afirmaban conocer lo ocurrido aquel aciago día de San Valentín en el sobrecogedor paisaje de Hanging Rock.

OPINIÓN:

Este es uno de los libros más peculiares que he leído y seguramente el más difícil de reseñar, pero también es uno de los mejores libros que me he leído en años y entiendo muy bien por qué es un libro de culto desde hace décadas.

Día de se San Valentín de 1900, en un internado Australiano sus veinte alumnas se preparan para ir de picnic a Hanging Rock una zona de procedencia volcánica llena de cuevas y agujeros sin fin que no fueron explorados hasta casi una década más tarde. Mientras la directora se queda en el internado, acompañan a las niñas dos de sus maestras, la encantadora institutriz francesa y la señorita McCraw que imparte matemáticas. Miranda, Irma y Marion, tres de las alumnas más mayores junto con la torpe y atontada Edith que las sigue como un perro llorica, piden permiso para explorar un poco Hanging Rock apartadas de la zona del picnic. Edith volverá muchos después gritando como una loca, a las otras tres y a la señorita McCraw, no se las volverá a ver.

Al leer la introducción del libro me permití una sonrisa burlona al leer que era un libro obsesivo para el lector y como era descrita toda la historia, pero después de leerlo no me queda más remedio que darle la razón y confesar que la historia te atrapa de una manera obsesiva casi desde el principio intentando desengranar mil y un detalles que te pueden llevar a la aclaración de los hechos o que te den una pista de la que pudo haber pasado realmente, muchas veces he vuelto a releer párrafos esperando encontrar alguna pista que hubiera podido pasar por alto, pero Picnic en Hanging Rock es un misterio en si mismo, una mezcla de novela de misterio y novela gótica, pero lejos de esas mansiones inglesas que suelen ser escenario de ese tipo de lecturas, aquí nos encontramos en un paisaje australiano a plena luz de día, un paisaje lleno de misterios y secretos al que no le hace falta oscuridad o sombras para temerle.

La autora hace un trabajo grandioso en su narración, parte del libro parece una crónica de los acontecimientos, desde las declaraciones policiales hasta los recortes de prensa, otras son la narración de todos los personajes que de manera directa o indirecta forman parte de ese fatídico día de San Valentín. La autora también juega con el hecho de no aclarar si todo eso está basado en una historia real o no. ¿Qué pasó con las niñas? Sólo una de ellas volverá a ser vista, de las demás no se sabrá nada, y ¿qué hacía la señora McCraw que no salió con las niñas en su expedición a la roca pero que no vuelve a ser vista nunca más?

Ese día marcarán el futuro de mucho de sus personajes, algunos que se obsesionan con lo que pasó y especialmente con Miranda, a la que se describe en todo momento como un ángel, desde Sara, la alumna más pequeña, hasta el honorable Michael Fitzhubert un joven inglés que ese día es una de las últimas personas que ve a las chicas al encontrarse también en la zona del picnic. La directora Appleyard, un alma fría a la que poco le importan las niñas si no lo que le pasará a sus finanzas y su colegio tras los sucesos, un personaje oscuro que se hace más odioso según avanza el libro, o la atontada Edith, que deseas en todo momento que ella fuera una de las desaparecidas en lugar de las otras.

La autora no da pistas ni se vale de escenas fantasiosas para darle más intriga o fantasía a este misterio, es el propio lector el que se imagina todo a raíz de lo que lees ¿qué es real y que fantasía de los propios personajes que sueñan o se imaginan cosas motivados por el impulso o el deseo de saber? Sea como sea, ese día marcará de manera trágica para algunos y alentadora para otros, la vida de todos los personajes.

Hanging Rock es una lectura que como dije, obsesiona, te mantiene acongojada en muchas partes del libro, en otras parece una historia más que relata la vida de algunas personas que se ven envueltas en un gran misterio, aquí no hay grandes detectives, muchas pistas se pierden por la torpeza de algunos y la ignorancia de otros, tampoco hay escenas que te lleven a pensar en tintes paranormales sin embargo terminas por pensar en ello ¿asesinato, secuestro, accidente o un hecho paranormal? Uno de los libros más raros que he leído en el sentido de no sabes a qué conclusión llegar, que no te resuelve nada de lo que pasó aquel día pero que al mismo tiempo no puedes dejar de leer y de admirar.

Que nadie haga caso de esta reseña porque me es muy difícil explicar todo lo que el libro despierta en el lector, lo mejor de Picnic en Hanging Rock, es leerlo y que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

 

Otros contenidos de la web

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |