Jill Shalvis - Cura de amor

Valoración:

Crítica realizada por Teresa

Serie héroes americanos

¿CUÁL SERÍA LA MEJOR CURA PARA LOS SÍNTOMAS DEL AMOR?

El doctor Luke Walker vivía entregado a su trabajo y, salvo a sus pacientes, trataba a todo el mundo con exagerada severidad y rigor, hasta que sus superiores lo trasladaron temporalmente a una clínica de remedios alternativos. Allí, la aromaterapia, la acupuntura y el yoga parecieron causar un efecto extraordinario en él… ¡pero no tanto como el efecto que Faith McDowell, la directora del centro, provocaba en su libido!

Luke y Faith estaban enfrentados en todo, excepto en su pasión por curar a los pacientes… y en la pasión que sentían mutuamente. El problema era que Luke Walker, que había hecho todo lo posible por no necesitar a nadie, empezaba a depender de ella. De modo que se vio obligado a usar sus dotes más persuasivas para convencer a Faith de que la pasión tenía que durar.

Es lo primero que me leo de Jill Shalvis, hasta ahora me era desconocida. Eso de los héroes americanos me sonaba a película de la Metro, la verdad, pero con todo y con eso decidí leer la novela y voy a tratar de contar lo que me ha parecido.

Lucas es un doctor entregado por completo a su trabajo. Un hombre serio, riguroso en lo que hace, al que no le agrada que los demás se despisten en sus funciones; digamos que pide al resto, simplemente, lo que él hace: dedicación y profesionalidad.

De este personaje me ha gustado la forma en que se preocupa de sus pacientes, su honor y su ética. Es un médico de pies a cabeza. Un médico, sí, Noel clásico héroe arriesgado que se mete en líos y que resuelve todo a mamporro limpio o con la astucia de un zorro de un buen detective. Y ya es demasiado ser sólo médico, porque este héroe no enfrenta a malvados, sino a las enfermedades y a la misma muerte, enemigos mucho más crueles.

El caso es que por circunstancias del destino (no cuento nada para no desvelar la historia) acaba teniendo que trabajar en una clínica donde se llevan a cabo prácticas de yoga, masajes, etc. Totalmente distinto a su trabajo habitual.

Lucas es un hombre honrado y decente, aunque arrogante como pocos. Terco, un poco despistado cuando se trata de reconocer los nombres de los que trabajan a su lado, y bastante distante del resto del mundo. Lo único que le importa es el trabajo y sus pacientes, en los que pone todo su afecto.

Ahora vayamos con la protagonista.

Faith ha sido enfermera pero la medicina traidicional no ha terminado de llenarla y por eso trabaja con métodos más tradicionales para curar: aromaterapia, acupuntura... Apenas tiene vida social porque su trabajo la absorbe totalmente, también para ella lo principal son los pacientes. Casi no tiene amigos, salvo si contamos a sus empleados. Además, está bajo la constante espada de Damocles por las facturas, ya que la clínica no da suficientes ganancias.

Nos encontramos con dos almas gemelas, aunque no lo parezca: ambos preocupados por sanar, pero cada uno a su modo y manera. Lucas practicando medicina tradicional y Faith usando métodos más ancestrales y naturales.

No se llevan bien. Y es que Lucas ha hecho declaraciones sobre los métodos de la clínica de la protagonista que la han perjudicado. Así que ya imaginaréis que saltan chispas y cohetes teledirigidos cuando se enfrentan. Sin embargo, la atracción es algo más fuerte que ellos.

Me ha gustado el modo en que la autora nos va describiendo cómo cada uno de ellos empieza a valorar el trabajo del contrario y cómo se van acercando casi sin darse cuenta. Creo que es una relación bonita, con cambios en el estado de ánimo de los dos, con enfrentamientos y con un amor que va creciendo poco a poco.

Muy buenas las escenas calentitas, seguro que gustarán a aquellas que lean esta novela.

Para ser lo primero que leo de esta autora, me ha dejado buen sabor de boca, creo que repetiré con alguna otra novela de ella.

Copyright © 2002 - 2020 rnovelaromantica.com y elrinconromantico.com

| Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies |